Compartir

Esta pasada Nochevieja, el monte Lee que aguarda el icónico cartel de Hollywood (traducido como sagrado bosque) ha sufrido una breve pero significativa alteración a Hollyweed (sagrada hierba, y no precisamente de la que se alimentan las vacas…). Un cambio de dos letras para celebrar la nueva legislación que ha convertido a la marihuana en una droga legal en el estado de California.

Aunque esto haya supuesto una gran atracción para las redes ávidas de polémicas, no es la primera vez que se cambia a Hollyweed, ya que en la Nochevieja 1976, un nativo llamado Daniel N. Finegood quiso entrar en la historia celebrando la ley que despenalizaba la posesión de marihuana en California, y cambiando por primera vez el famoso letrero como forma de reivindicación para unos, y vandalismo para otros tantos.

Una anécdota jugosa y divertida que ha sido noticia esta semana, y que nos recuerda que en el mundo del cine muchos han sido los directores que han querido plasmar el psicodélico mundo de las drogas, y en particular de la marihuana. Títulos de cine tan míticos como El Gran Lebowski de Joel Coen, encabezado por el gran Jeff Bridges y muy bien acompañado por Steve Buscemi y Julianne Moore, o las cintas protagonizadas por Johnny Depp Blow, Miedo y asco en las Vegas, son solo ejemplos de lo que puede dar de sí el amplio mundo de los estupefacientes, sin caer en memeces ni perder calidad.

Nada que ver con las comedias que recurren al lenguaje simple y juvenil, como es el caso de Dos colgaos muy fumaos, How High o Ted, entre otras, cuyas tramas se centran en los esperpénticos viajes de colegas que experimentan con hierba como costumbre y manera de evadirse del mundo. En el mismo año, Oliver Stone dirigía Salvajes, con un cartel espléndido formado por Taylor KitschAaron Taylor-JohnsonBlake LivelySalma HayekJohn Travolta y, nada más y nada menos que Benicio del Toro, que narraba la vida de dos grandes amigos que además de cultivar y vender la mejor marihuana del mundo, compartían el amor de la rubia Lively.

Hollyweed en El Palomitrón

Así podríamos seguir, con cientos de títulos en los que la marihuana es protagonista o al menos acompañante, y tan solo en la gran pantalla. En el mundo de las series, ésta tiene su representación más clara en la serie homónima Weeds en la que una ama de casa se convierte en la camello más fiable de su barrio, aunque encontramos también una gran dosis del estupefaciente en la serie protagonizada por un demente Elijah Wood en la que ve al perro de su vecina como un humano disfrazado de perro, al que da vida Jason Gann, cuyo nombre da título a la serie, Wilfred.

En definitiva, sea Hollyweed o Hollywood, nos queda claro que la marihuana siempre tendrá un huequito especial en el vasto e ilimitado mundo del cine, que nunca se cansará de reproducirlos efectos de la droga.

Naomi Barki

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.