El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE CRÍTICAS REDACTORES Sevilla 2022

CRÍTICA: SIETE JERELES

Historias para no contar

ANTECEDENTES

Gonzalo García Pelayo es un genio polifacético. Ha producido más de 130 discos y como cineasta ha dirigido más de diez películas muchas de ellas dedicadas a la representación de Andalucía y su esencia. Una sensibilidad que le ha llevado a rodar obras como la reciente Nueve Sevillas en 2020 y Manuela (1975) pero su vertiente popular más conocida es la de célebre diseñador de uno de los métodos legales más famosos para ganar a la ruleta en los casinos. De todo esto se hizo una película titulada The Pelayos.

LA PELÍCULA

Una de las metáforas más bonitas vistas en este SEFF2022, 19 Festival de Sevilla, se encuentra en Siete Jereles. La representación no puede ser más fascinante, una yeguada baja desde lo más profundo de la naturaleza adentrándose en el corazón de Jerez. A su paso solo queda lo puro, aquello de lo que venimos y somos: música, sentimientos, amor, belleza e historia. El flamenco en su esencia. Algo fascinante.

De llevar esta hermosa idea a buen puerto se ha encargado Pedro G. Romero y Gonzalo García Pelayo, ambos responsables de este film que no ha pasado desapercibido en este SEFF2022. Un canto de amor al flamenco. Una película claramente emocional y pura. Un tributo a la música filmada en un escenario como Jerez, cuna de una de las muestras culturales más representativas de nuestro país, el cante jondo. Para plasmar todo esto la presencia de la cámara en cada segmento de Jerez en Siete Jereles no es casual. La forma en que está rodada y hasta la más mínima decisión de cámara está predestinada para el disfrute de la mente y los sentidos del espectador. Pero ¿cómo se consigue eso?

A través de una puesta en escena única y cuidada. Véanse la singularidad de cada uno de los números musicales, de los cantantes y estrellas que reaparecen por las calles de Jerez todos ellos y ellas remando a favor de obra. El cuidado empleado en la representación de los números musicales, la mezcla de géneros musicales y la utilización en el apartado técnico de herramientas, todas destinadas a la mayor representación de la obra, en especial la utilización de los planos aéreos desde dronnes.

Siete Jereles en sus más de dos horas de duración se muestra como representación del camino correcto que deben de seguir aquellos cineastas que buscan la fórmula para hacer buenas películas: filma aquello que conoces, que te conmueva y que sientas único (aunque sea solo para ti). Todo lo demás sobra.

ELLOS Y ELLAS

Todos los cantaores y cataoras de la película. Sin excepción.

LA SORPRESA

Una puesta en escena que nos recuerda en momentos al mejor Sorrentino y la calidad y originalidad de las conversaciones de sus protagonistas.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Cualquiera de las ocasiones en las que el espíritu del flamenco de Jérez, representado en la yeguada que atraviesa el pueblo, aparece en pantalla.

TE GUSTA SI

Te gusta el flamenco y el cine experimental de calidad. O si eres un ser humano con solo un gramo de sentimientos.

LO MEJOR

La puesta en escena, insuperable.

La relación del cante flamenco con la noche.

El retrato de un pueblo, Jerez, preñado de arte y vida en cada plano.

LO PEOR

Quizás su larga duración.

Las pegas que siempre ponen los más puristas del flamenco siempre que se representa en la gran pantalla.

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.