El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE CRÍTICAS FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS REDACTORES Sevilla 2022

CRÍTICA: MATADERO

Historias para no contar

ANTECEDENTES

La pareja creativa formada por Oliver Laxe y Santiago Fillol irrumpió en el mercado internacional con Mimosas y más tarde con Lo que arde. Ambas películas se acabaron convirtiendo en referentes cinematográficos representando una fórmula creativa a la hora de abordar la realidad en el cine. La importancia del entorno natural, su influencia en lo humano y el contexto histórico que rodea a los protagonistas de sus obras son su sello de identidad. En esta ocasión en el marco del SEFF2022, 19 FESTIVAL DE SEVILLA, en plena Sección Oficial se estrena Matadero que llegará a la salas el 9 de diciembre. Santiago Fillol rueda su segunda obra en solitario sin alejarse lo más mínimo del estilo creado en sus anteriores trabajos.

LA PELÍCULA

Durante el film Matadero, la obra clásica de la literatura argentina escrita por Esteban Echeverría es llevada al cine por un director de cine de serie B incapaz de mantener el control y orden creativo de un rodaje. La influencia de la obra original en el contexto social que vive el rodaje no tarda en hacer mella en el reparto. Incapaz de controlar la realidad y menos un rodaje, su director Jareed Reed, interpretado por Julio Perillán se ve sobrepasado pese a no admitirlo en ningún momento.

Santiago Fillol retrata en paralelo, con la misma intensidad y pulso, las inclemencias sufridas por el pueblo argentino, representado en un grupo de actores y actrices, en manos de un director dictatorial que hará la película que quiere a cualquier precio. Matadero es un cuento de terror filmado en ocasiones con desproporcionada veracidad. Una reflexión sobre el mundo del cine y los rodajes con el transfondo de los conflictos dictatoriales en países desamparados.

La película de Santiago Fillol posee un comienzo prometedor. Un viaje en coche tétrico y oscuro que nos prepara para una historia donde lo sensorial está por encima del propio relato. Unas manos viejas y arrugadas en mitad de la oscuridad del asiento trasero de un coche, gritos de asesino, el espectador no está preparado para lo que se le viene pero ¿cómo se comporta uno cuando todos te creen un asesino?.

Con una puesta en escena espectacular, dotando de un sobresaliente realismo los diferentes espacios y estadios por los que sus protagonistas deambulan, Santiago Fillol eleva a Matadero a ese lugar de películas malditas que generan más angustia que reflexión sobre lo que se está contando. El director acaba filmando un tour de force donde el espectador no concibe percibir con claridad las verdaderas intenciones del relato: mostrar de manera convincente un episodio dramático de la historia de Argentina o una reflexión con tintes humanistas y morales sobre el precio a pagar por la concesión de una obra.

ELLOS Y ELLAS

Con un reparto desconocido para el gran público, resalta la presencia de Julio Perillán presente en nuestro cine por diferentes trabajos de autor como Demonio tus ojos. También podemos ver a la emergente actriz argentina Malena Villa que ha trabajado en films como El Ángel con un notable éxito en su paso por Netflix. El resto del reparto en su mayoría no son actores profesionales con la intención de dotar con más realismo la obra.

LA SORPRESA

El mimo y detalle con el que Santiago FIllol rueda ciertas escenas, todas las relacionadas con los momentos más dramáticos del film que irán in crescendo a medida que pasa el metraje. Todo un hallazgo.

LA SECUENCIA, EL MOMENTO

Hay dos en especial, la mirada de uno de los extras que trabajan en el film, oscura, perdida y desesperada, el fiel reflejo de todo lo que está pasando en el rodaje de la película y de manera premonitoria en como acabará el film. Y el final, un plano donde el sonido reemplaza con acierto todo lo que queremos ver y no vemos.

TE GUSTARÁ SI…

Eres amante del cine de autor.

LO MEJOR

La acertada puesta en escena.

Un reparto no profesional en su mayoría que dota de realismo muchos momentos del film.

La fotografía de Mauro Herce.

LO PEOR

Ese desequilibrio entre lo que se cuenta y lo que se percibe.

A veces Julio Perillán te saca de quicio.

Personajes que deambulan por el film sin ningún motivo ni razón como el de la actriz Lina Gorbaneva.

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.