Compartir

BONES ha demostrado ser capaz de poner en marcha el guión original de Kōhei Horikoshi de una forma que casi alcanza la maestría. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y pese a la fuerza con la que cuentan sus animaciones, Boku No Hero Academia no ha dejado de ser una obra que, sobre el papel, resulta quizás demasiado plana.

¡Sigue con nosotros Boku no Hero Academia S3 a través de este enlace!

Héroes y villanos, blanco y negro. Como las películas sacadas del spaghetti western, porque los malos son solo malos y los héroes son, eso, héroes. Pero el arco final que daba cierre a su segunda temporada planteó una duda que rompió esa frágil imagen. La llegada de Stain sembró la semilla de lo que ahora que brota en estos nuevos episodios. ¿Que significa ser un héroe?

Superando el límite

Los últimos episodios han dado la vuelta a Boku No Hero. Si bien el conflicto se ha preparado con delicadeza con algo más que dos simples entregas, eran la fuerza de su sexto episodio y el devastador sentimiento de impotencia de su capítulo número siete los que se hacían con el control de la obra.

Es un nivel de intensidad difícil de describir —y, si me lo permitís, uno que mis compañeros han conseguido plasmar de forma increíble en sus respectivas críticas. La abrumadora fuerza del Escuadrón de Vanguardia de la Liga de Villanos, el sentimiento de impotencia al ver como, tras sacrificar sus incluso sus propios cuerpo, el enemigo se levantaba victorioso.

Pena, dolor, rabia, vergüenza, miedo. El hecho de que sea la U.A quien cargue con todo el peso de las repercusiones. El límite de lo que la sociedad, los héroes, son capaces de soportar está a punto de desbordarse.

El mismo límite que el propio Midoriya superaba en el cuarto capítulo de esta tercera temporada para derrotar a Muscular y que ahora le pasa factura. Uno, además, que se encuentra introducido de forma magistral, siendo nada más que el producto de quien se encuentra al borde del éxtasis. Como si visualizar el borde del abismo con sus propios ojos le impulsara con toda su fuerza.

¿Hasta que nivel es necesario sacrificarse para salvar a quien quieres?

Deber y responsabilidad, el peso de la verdad

No importa. No importa el sacrificio si con ello se cumple con la responsabilidad. Porque, al fin y al cabo, eso es lo que significa ser un héroe, ¿verdad? ¿De que sirven sus habilidades si no pueden salvar a una persona importante?

Esta pregunta no es precisamente original. Si no la hemos escuchado en Bleach lo habremos hecho en Naruto y sino podemos encontrarlo incluso en obras menos reconocidas como Ga-Rei: Zero. Pero también es una cita que encaja a la perfección con lo que representa Boku no Hero. Con lo que representa ser un héroe.

Hay un momento en One Punch Man en el que Saitama, tras verse acorralado por una muchedumbre, reconoce que el no actúa por el reconocimiento. Algo que se representa en las palabras de Stain, recordadas en este episodio por Spinner, «solo son héroes aquellos que no necesitan una recompensa por sus actos». Es algo que One no solo explora en su magnum opus, también lo trabaja en Dotō no Yūshatachi e incluso en Dangan Tenshi Fan Club, dos de sus obras menos populares.

Un trabajo del que el propio Horikoshi se apropia en este episodio para reconstruir la figura del héroe. Porque los jóvenes que parten para salvar a Bakugo no lo hacen en búsqueda de reconocimiento, sino en busca de su propia persona. Buscan salvar a su amigo, da igual si eso les impide a convertirse en un héroe. Porque, ¿que clase de héroe deja atrás a un compañero?

Iida y Midoriya, la fuerza del valor

Que el capítulo tenga un título tan simple como “De Iida a Midoriya” significa muchísimo por la propia obra, porque la química que se genera entre ambos personajes en este capítulo da para un estudio particular. El hecho de que Midoriya, Todoroki, Kirishima y Yaoyorozu partan en búsqueda de su compañero supone mucho. Pero todavía siente más, porque se sienten capaces de desafiar sus propias leyes y convicciones —a riesgo de su posición y su vida— solo para cumplir con su deber.

Sin embargo, la aparición de Iida, que dejó que sus propios sentimientos le nublasen la mente en la temporada anterior, rompe con ese sentimiento por unos segundos. La escena del puñetazo a Midoriya es algo mucho más que visual, es un golpe emocional, que rompe en pedazos lo que sus compañeros habían creado momentos atrás.

Durante unos segundos intercambian papeles y es el representante de la clase el emocional, el egoísta, el que —al menos por un momento— se deja llevar por la desesperación, por el hecho de que a nadie le importe lo mucho que le dolería volver a verles sufrir. Pero Midoriya se levanta y ambos lo entienden, escogen el mismo camino. Porque, al fin y al cabo, ya hace mucho que son héroes.

El camino del héroe, la podredumbre de la sociedad

La partida de los héroes supone la obertura de un nuevo camino. El flashback de Midoriya hablando con su madre —uno que se ve enmarcado por un tono luminoso, como si quisiesen remarcar esa figura heroica— nos lo dice todo. Es un héroe. ¿De que sirve el poder de All Might si no lo usa para su cometido? Ese es el significado de One for All.

Pero incluso así, su guión se atreve con el apartado cómico. Uno que parece estar fuera de lugar pero que, lejos de eso, hace mucho por su desarrollo. Porque rompe y alivia la tensión. Y cuando el espectador se ha relajado ataca con la velocidad de Toga para abrir dos nuevos frentes.

El primero lo protagonizan los héroes, mediante una disculpa en directo a todo el público. Una forma de mostrar la podredumbre de la sociedad que se ha formado en la comodidad, en el sentimiento de seguridad sobre el trabajo de otros. Una que muestra su verdadera cara al sentir que el muro que la protegía empieza a derrumbarse desde sus cimientos. Pero también lo vemos en su otra vertiente, en la reunión de héroes profesionales, los mejores del sector además, que piensan contraatacar pronto.

El segundo, aunque las conexiones son claras, llega de manos de la Liga de Villanos. Mientras un lado se desmorona el otro crece a su costa. Y entonces Horikoshi aprovecha para introducir la moneda de la doble cara moral para cambiar la balanza. Sus villanos no son más que personas que han sido tratadas de forma injusta, según dice. Porque, ¿que diferencia a un villano de un héroe?

Una explosión. Determinación. Una explosión, en los términos narrativos de la obra, es todo lo que diferencia a Bakugo de Shigaraki, una escena simple pero con más fuerza que la del propio All Might. Y sin embargo es imposible quedarse con las palabras del villano antes de cerrar el telón.

«¿Que es un héroe? ¿Que es la justicia? ¿Acaso es justa esta sociedad?»

Crítica de Boku no Hero Academia 3x01 banner - el palomitron

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.