Compartir

Crítica Aggretsuko destacada - Retsuko ordenador

Una vez más, Netflix vuelve a la carga. Y como en muchas otras ocasiones, nos trae una serie de anime producida por ellos mismos. Aggretsuko es la historia de Retsuko, una joven panda roja de veinticinco años que sobrevive un trabajo frustrante. Su sueño es dejarlo para no tener que lidiar con su jefe, pero su situación económica no se lo permite. Para sobrellevar toda esa ira que se le acumula, Retsuko visita un karaoke por las tardes para desfogarse. En él disfruta su gran pasión: el Death Metal. Aggretsuko es una serie con capítulos de quince minutos y con una estética kawaii. Pero bajo esa apariencia, esconde muchas verdades sobre el mundo laboral, el amor romántico o incluso el amor por uno mismo. ¿Te atreves a descubrir lo que esconde realmente Aggretsuko?

Una vía de escape cuando estamos ahogados

De una u otra forma, todos somos Retsuko en algún momento de nuestra vida. Teniéndonos que enfrentar a una situación académica o laboral abusiva, y en la que sabemos que no se está siendo justos con nuestro esfuerzo. Y eso nos ha llenado de emociones que, si no las hemos canalizado, se han ido acumulando. Y todos, como Retsuko, hemos buscado nuestra vía de escape. Ya sea cantar Death Metal en un karaoke, hacer excursiones al campo o ver series de anime. Esta idea permite al espectador empatizar muy rápido con esa pequeña panda, facilitando la inmersión en la serie.

Y como no, su forma de liberar energía genera situaciones hilarantes y cómicas. Retsuko, siempre agarrada a ese pequeño micrófono, escapa de las situaciones que le saturan para pegar un par de gritos cuando lo necesita.

Crítica Aggretsuko dDeath Metal - el palomitrón

Las expectativas sobre el amor y las rarezas de uno mismo

Aggretsuko también tiene una buena dosis de amor. Retsuko sueña con casarse para poder dejar su trabajo y poder vivir con su marido. Una idea que suena un tanto antigua en la sociedad occidental, pero que en Japón aún se conserva. Con ese deseo de encontrar a alguien, Aggretsuko acaba teniendo pareja. Y al principio, ella ve en él todo lo que quiere ver. Su enamoramiento actúa como una venda que la joven lleva en los ojos, que le impide ver la realidad. Vive en un mundo de color rosa —literalmente— hasta que se da cuenta de cómo es de verdad su novio.

Crítica Aggretsuko Retsuko - el palomitrón

El proceso del noviazgo de Retsuko es muy curioso. El espectador enseguida se da cuenta de que las cosas no son como Retsuko las ve; sabe que algo no va bien. Y sobretodo, cuando deja de ser ella misma. Aggretsuko nos da una lección sobre mantenernos fieles a nosotros mismos, y a no dejarnos cambiar por las personas de nuestro entorno. Sin duda, una curiosa forma de desmontar el amor romántico.

Crítica Aggretsuko Retsuko trabajando - el palomitrón

El trasfondo importa

Otra de las cosas que hacen a esta serie muy real, son sus personajes. Como hemos comentado, a pesar de su estética kawaii, sus personajes son notablemente carismáticos y profundos. Ton, el jefe de departamento, Fenneko y Haida, sus compañeros de trabajo, o Washimi y Gori, dos mujeres con influencia dentro de la empresa. Ellos y muchos otros conforman una red de personajes perfectamente identificables. Y entre todos crean un ambiente de oficina entrañable, donde la sencilla trama se desarrolla con fluidez.

Para terminar con los personajes, llama la atención los matices que la serie es capaz de darles en los escasos diez episodios de quince minutos que tiene. Todos ellos son mucho más de lo que vemos a simple vista. Aggretsuko se ha encargado de mostrarlo en pequeños detalles que enriquecen la serie. Este es uno de sus mayores logros.

Crítica Aggretsuko Retsuko y su jefe - el palomitrón

Finalmente, puede que lo peor de todo sea su escasa duración, ya que cuando estamos totalmente metidos en ella, se termina. Aggretsuko nos deja con ganas de más. Y otro de sus posibles puntos negativos, es justamente lo que la hace diferente: su estética y tono. Puede que haya quien no conecte con ese tipo de producción, y se le haga difícil seguirla. Pero, en general, Aggretsuko es una serie amena, simpática y agradable. En términos generales, su formato juega en su beneficio, y sus puntos fuertes se alzan sobre sus flaquezas.

Mikel Iturbe

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.