Compartir

Crítica de A Silent Voice (Koe no Katachi) principal - el palomitron

¿Es el sonido la clave de la comunicación? A Silent Voice nos golpea todos y cada uno de nuestros sentidos diciendo claramente, NO. De la mano de Naoko Yamada y Kyoto Animation estamos ante la adaptación homónima del manga creado por Yoshitoki Oima y licenciado en España por Milky Way Ediciones que consigue, a modo de excepción, adentrarnos en un viaje emocional y redentor a través de las profundidades de la depresión para descubrir el significado de la amistad en un metraje de aproximadamente dos horas de duración.

Los esquemas más sencillos de la obra la definen como un axioma que trata temas tales como el acoso escolar o la discapacidad, pero A Silent Voice es mucho más. Se atreve a lidiar con la realidad y no le da miedo apostar por contarla tal y como es. Shoya Ishida es un joven algo problemático cuya rutina diaria orbita alrededor de la escuela y los amigos. En un intento de combatir el aburrimiento, Shoya propone desafíos cada vez más extravagantes a sus compañeros. Cuando Shoko Nishimiya, una niña con discapacidad auditiva, llega a la escuela a mitad de curso, Shoya ve en ella una nueva forma de entretener sus días. Así, pasa de mostrar un interés inicial amigable a la exasperación que le provocan los problemas de comunicación con la niña, por lo que insta a sus compañeros a que le hagan la vida imposible: burlas, intimidaciones, persecuciones… Todo bajo la mirada indiferente del claustro de profesores. Sin embargo, las cosas cambian cuando Shoko abandona de repente el colegio y el director llama a Shoya a su despacho para que responda por sus acciones. Entonces sus compañeros lo señalan como único culpable, se vuelven contra él y lo aíslan, con lo que acaba convirtiéndose en la víctima de los mismos tormentos a los que sometía a Shoko.

Crítica de A Silent Voice (Koe no Katachi) puente - el palomitron

Cuando el acoso de Ishida alcanza un punto de quiebre, se ve condenado al ostracismo por sus compañeros, lo que expone una visión aún mayor de la crueldad de la juventud. Lleno de soledad y aflicción, Ishida se desliza hacia un severo estado de depresión que se burla de manera experta en el flash que abre la película. Se trata de un esfuerzo por escapar del pozo de la desesperación que lo atrapa, un Ishida de escuela secundaria establece una enmienda que sirve como trampolín narrativo para esta historia de redención.

Lo que sigue es un viaje emocional de acercamiento para abrirse a los demás y aprender a perdonarse a sí mismo. Mientras que el elemento romántico está presente, sirve para complementar —más que eclipsar— la búsqueda de Ishida del verdadero significado de la amistad, que, de acuerdo con su compañero de clase Tomohiro Nagatsuka «yace en algún lugar más allá de las palabras y la lógica».

Es completamente imponente el giro de 360 grados que consigue dar el personaje de Ishida, dejando atrás completamente su pasado y siendo un adolescente emocionalmente en bancarrota, humillado y en constante búsqueda de la expiación de sus pecados. La película te da la oportunidad de vivir esa evolución a través de todos y cada uno de sus personajes. Un proceso donde no sólo te emocionarás, sino que conseguirás empatizar con cada instante del filme. Consigue aunar todos los problemas expuestos para finalmente hacer un ingrediente mágico con ellos y vencerlos. Todo a través de una brillante narrativa tejida con hilos que logran una coherencia emocional en la progresión de la historia. Un viaje catártico donde no sólo Ishida, sino todos y cada uno de sus personajes, consiguen dejar de lado sus flaquezas. Un viaje donde A Silent Voice no sólo demuestra que sabe tratar la discapacidad auditiva o representar el silencio, sino que también te señala qué es la depresión y cuáles son sus efectos.

Crítica de A Silent Voice (Koe no Katachi) protagonista - el palomitron

Todo ello siempre bajo una cámara perfectamente dirigida y cuyo arte corre a cargo de Kyoto Animation. Cada uno de los planos ofrece múltiples perspectivas de cualquier escena, brindando un sentido real del lugar y evitando que la película se sienta visualmente estancada. Del mismo modo, el enfoque variable de la cámara recorre un largo camino no sólo para aumentar el atractivo visual de la película, sino también para reflejar el estado interno de Ishida. Los disparos de la tierra proporcionan una perspectiva en primera persona de la disposición abatida de Ishida, y los disparos que acompañan a la bulliciosa multitud alrededor de Ishida, con solo su rostro en foco, refuerzan su desapego de quienes lo rodean. Pero todo ello no sería posible sin la perfecta compañía de la banda sonora de Kensuke Ushio. Una melodía que te abraza cálidamente cuando más lo necesitas y te suelta cuando necesitas volar. Notas que se quedarán para siempre en tu corazón dando voz a ese silencio tan necesario entre nosotros.

A día de hoy, sacar a la palestra tales temas con una obra como A Silent Voice me parece una decisión maestra. Y más que una decisión, una necesidad. La sociedad necesita ver cuáles son sus problemas y este filme refleja perfectamente de qué pecamos, qué tememos y cómo actuamos. Somos humanos y por ende no somos perfectos, y de vez en cuando es menester que nos lo digan. Aunque, una vez el mensaje está lanzado tan sólo nos quedan dos opciones, reaccionar o dejar que el silencio que supone la mentira siga sonando. A Silent Voice es una declaración de intenciones, un postulado ante la realidad y un centelleo de una sociedad que parece ir cada vez más a la deriva.

LO MEJOR

  • La exaltación de los valores de la vida tales como la amistad o el amor.
  • Atreverse a hablar de acoso escolar y discapacidad.
  • La representación del silencio.
  • Una animación hermosa bañada de tintes rosados de la mano de Kyoto Animation.
  • La presencia sonora de Kensuke Ushio.

LO PEOR

  • Su “excesiva” duración ¿tal vez?

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.