Compartir

Sony UBP-X800Corría el 2 de noviembre de 2016 cuando Sony Pictures Home Entertainment lanzó su primer título en 4K Ultra HD Blu-ray al mercado doméstico español, y apenas un mes después la firma nos convocaba a varios medios para formalizar su propuesta y enseñarnos en riguroso directo sus virtudes.

Más de un año y medio después, hemos querido comprobar las bondades de una tecnología que por primera vez acerca la definición de sus títulos al rango dinámico del ojo humano. Y hemos querido hacerlo cómodamente en casa y armados de títulos que puedan representar de alguna manera el abanico de opciones que los compradores vais a encontrar en este formato en los puntos de venta. Con ellos hemos puesto a prueba las capacidades del reproductor Sony UBP-X800, un modelo señalado en muchas comparativas como uno de los mejores reproductores de su clase, y que con un precio medio puede jugar una de las bazas más interesantes para todos los que estéis a punto de dar el salto a esta tecnología.

Los antecedentes

Está claro, y no vamos a ignorarlo, que el mercado tecnológico tiene sus propios mecanismos para seguir vendiendo, y para que sus productos sigan llamando la atención del consumidor. En tecnología, y a todos los niveles, las marcas se toman muchas molestias en que nunca nos sintamos del todo a gusto con lo que tenemos en casa, y pasa por estrategia colectiva en el sector (y realmente en todos los sectores de gran consumo) innovar constantemente para sorprender al consumidor y empujarle a volver a comprar y reponer sus obsoletos equipos.

No pasa nada, es parte del juego. Pero el juego a veces no obtiene los resultados previstos; por eso, y ante todo, siempre os vamos a recomendar esperar un poquito antes de tiraros a la piscina invirtiendo en equipos que quizá no tengan tanto futuro como nos prometen las marcas en un principio. Y de esto se acuerdan mucho, y muy bien, todos aquellos que corrieron a las tiendas para hacerse con los gigantescos (y carísimos, si hablamos del precio de sus reproductores) LaserDisc que tanto furor desataron en los 90.

Por eso, y queriendo ser previsores, hemos decidido esperar un poquito para comprobar si efectivamente esto de la tecnología 4K UHD venía para quedarse, y tras casi 20 meses en el mercado podemos prever que la inversión en esta tecnología está más que justificada, especialmente si estáis pensando en haceros con un nuevo televisor y rematar la jugada apostando por un reproductor preparado para brindaros la posibilidad de sacarle el máximo partido al nuevo rey de vuestro salón.

Entrando en materia

Gerard Cassadó ya avisaba en su excelente editorial Elogio del 4K que la gran revolución de nuestros días nos ha llegado de la mano de la revolución digital, un punto de partida decisivo para que estén llegando a nuestros hogares, especialmente a través del Home Video y las plataformas, contenidos que por fin pueden rivalizar con la otrora imbatible pantalla grande. “Por primera vez, el home cinema ha alcanzado el sueño de emular, en calidad y nitidez, a las imágenes del cine. Y no es absurdo afirmar que, a día de hoy, hay televisores que, aplicando la relación de ratio y distancia adecuada, ofrecen una imagen tan o más “grande” que la de algunas salas de cine”, defiende Cassadó en su editorial; y razón no le falta, porque tras probar el reproductor SONY UBP-X800 bien podemos ratificar que se abre ante nosotros una época especialmente dorada, llamada a convertir las veladas domésticas en verdaderas experiencias cinematográficas. Sin movernos de casa, y con todas las comodidades y caprichos que queramos poner a nuestro alcance para personalizar cada sesión (podéis recuperar aquí nuestro artículo sobre las ventajas y desventajas del cine en casa).

Desde que Sony España nos envió su reproductor para este banco de pruebas, han pasado tres generosos meses, y durante este tiempo hemos visualizado un puñado de películas en 4K Ultra HD para poder trasmitiros nuestras sensaciones, y cómo este formato va a afectar a vuestras compras. Para este comparativo hemos escogido cuatro títulos que bien pueden representar el mercado actual y las variantes del catálogo para sibaritas de la imagen que podéis encontrar en los puntos de venta habituales, y que mes a mes crece con nuevas incorporaciones: Dentro del laberinto (Jim Henson, 1986), Tomb Raider (Simon West, 2001), Un día maravilloso en la tierra (Peter WebberLixin FanRichard Dale, 2017) y Blade Runner 2049 (Denis Villeneuve, 2017) son los cuatro largometrajes escogidos para el banco de pruebas, y para comprobar si efectivamente estamos ante el máximo estándar de cine en casa de nuestros días.

Dentro del laberinto

Una de las grandes bazas del Home Video es la reedición de grandes clásicos populares, remasterizando sus copias para actualizar con la mejor calidad posible sus imágenes y su sonido. Este restyling suele ser bastante atractivo para los consumidores potenciales, y aúna el factor nostalgia con el coleccionismo propio que se esconde tras estas compras. En el caso del clásico de Jim Henson no se puede negar que la edición ofrece una calidad de imagen bastante importante, recuperando el esplendor de los efectos especiales y mejorando de manera muy notable su definición respecto a las ediciones que nos han ido llegando a lo largo de los años que siguieron al estreno de la cinta. Ha sido una verdadera gozada reencontrarnos con este clásico básico del cine ochentero, y a buen seguro el éxito en resultados también acompañará a otros títulos de posición similar en el catálogo 4K Ultra HD.

Tomb Raider 

Otra de las opciones que más vais a encontrar es el de los títulos de acción y entretenimiento que en los últimos años han supuesto algunos de los estrenos más esperados en salas, bien por su temática o reparto, bien por trasladar a la pantalla grande otros universos afines, como es el caso de Tomb Raider, un filme muy esperado por todos los amantes de los videojuegos (cuántas horas buscando salidas y llaves ocultas nos hemos pasado más de uno…) que llevó a la heroína más famosa de las consolas a la pantalla grande. Y quizá esta sea la gama del catálogo donde menos luzca la mejora, ya que hablamos de títulos más cercanos en el tiempo y que hemos disfrutado ya en unas condiciones bastante notables en salas. Tampoco debemos aislar en este caso el factor de inmersión en la película, pues este acercamiento de Simon West al personaje queda bastante en evidencia si al relato le quitamos ese puñado de escenas y localizaciones espectaculares, auténtico (o único) aliciente del filme, aparte, por supuesto especialmente para sus fans, de su protagonista Angelina Jolie.

Un día maravilloso en la Tierra

Aquí, en el terreno de los documentales, ya os podemos advertir que entramos en terrenos nuevos en la definición, o al menos desconocidos para un servidor. Asomarse a la naturaleza del planeta Tierra en este formidable trabajo firmado a tres bandas por Peter WebberLixin FanRichard Dale, y hacerlo con toda la calidad que nos brinda el 4K Ultra HD, es una experiencia única e insólita. Las imágenes realmente impactan por el festival de colores rabiosos y la definición de los detalles en este maravilloso escaparate llamado naturaleza, al que somos invitados a disfrutar como si estuviésemos ahí mismo, agazapados y observando el espectáculo de la vida en su estado más salvaje y libre. La secuela de Tierra, producción de la BBC británica, es el primer documental puesto en circulación en este formato por Sony Pictures Home Entertainment, y aunque solo está disponible en versión original con subtítulos, os podemos garantizar que eso no dejará de ser peccata minuta en cuanto os enfrentéis a esta joya. Si las imágenes son de entrada tremendamente bellas, el realismo y la definición de los rasgos de cada animal, de cada escenario de la naturaleza, elevan la experiencia a cotas que nos cuesta creer que puedan ser superadas.

Blade Runner 2049

Lógicamente no podíamos dejar por el camino en este banco de pruebas a Blade Runner 2049, una maravilla de cuya salida al mercado doméstico en varios formatos ya nos hicimos eco en este artículo, y que pasa por ser la bandera de esta definición hasta la fecha. Y es verdad que lo tiene fácil, porque cinematográficamente (es muy fácil que Roger Deakins sea el mejor director de fotografía en activo) el largometraje es un auténtico festín visual, y con el Sony UBP-X800 en casa podemos llevar sus virtudes hasta el límite, asistiendo ojipláticos a un desfile de planos que alcanzan categorías de virtuosismo cuando nos adentramos en la corporación Wallace o viajamos a Las Vegas con K. Con una paleta de colores que escapa de su oscura predecesora, Denis Villeneuve buscó su propia identidad dotando al largometraje de colores protagonistas para cada escenario, y el resultado no puede ser más espectacular si nos decantamos por la edición en 4K UHD.

Luces y sombras del Sony UBP-X800 

Con estos cuatro títulos visionados, solo nos queda reflexionar y preguntarnos si todo esto merece la pena, si todo esto compensa. Y aunque está claro que muchos seguirán confiando en la calidad (que no es poca) del Blu-ray, lo cierto es que la balanza, y aquí nuestra cinefilia y nuestra seriefilia pesan mucho, se acaba decantando por posicionarse por este reproductor.

Y aunque el Sony UBP-X800 sea mejorable en algunos aspectos técnicos (resulta intrigante que no cuente ni sea compatible con Dolby Vision, cuando hay televisores OLED de la casa que sí lo son…) o de acabado (carece de display frontal y el mando a distancia parece un juguetillo), lo cierto es que su calidad de imagen es muy seria, y el resto del acabado es tan elegante que ni nos acordamos del bendito display. Silencioso también donde los haya, y con un puerto USB bastante preparado para reproducir una cantidad de formatos mareante, no hay que perder de vista que las ediciones en 4K UHD vienen todas con sonido Dolby Atmos, el mismo sistema que podéis gozar en las salas más avanzadas de nuestro país.

Y si además tenemos en cuenta que el 4K poco a poco será una definición cada día más normalizada, no solo en cine o Home Video, sino también en las plataformas digitales a las que vais a tener acceso desde las apps de vuestros televisores, cada vez más grandes y cada vez más smart, lo que nos pide el cuerpo es hacernos (de una vez por todas) con un reproductor 4K UHD y olvidarnos de pensar cómo sería la vida sin… Lástima que Sony haya elegido el camino más largo para convencernos de las virtudes de este sistema (nunca entenderemos por qué no se incluyeron lectores 4K en las consolas de última generación) y que al final hayamos tardado tanto en barrer el escepticismo de nuestros pensamientos, porque una vez que probéis estos niveles de calidad y definición, va a ser difícil que os contentéis con otra cosa. Porque convertirse en sibarita es sorprendentemente fácil con estas opciones sobre la mesa.

A DESTACAR:

  • La mejora en la calidad de imagen (esta vez sí) se nota y se disfruta.
  • El precio no es prohibitivo (300 € aprox.) y nos permite hacernos con un aparato referencia en su tramo.
  • El reproductor es elegante, rápido, silencioso y lee prácticamente todos los archivos digitales del mercado, desde DVD hasta MKV 4K HDR.

A MEJORAR:

  • Ese mando a distancia, poco en línea con el diseño del reproductor.
  • ¡El Dolby Vision!
  • Que la oferta de películas editadas en formato 4K UHD aún siga siendo cortita; y lo de siempre: ver como esos precios que pagaréis al principio bajan (con toda probabilidad) al cabo de unos meses. Vamos, nada nuevo bajo el sol.

Alfonso Caro

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.