Compartir

 

1864_zps4ee192ef

 

A principios de enero llegaba a España a través de Canal + Series una nueva promesa danesa: 1864. Otros títulos anteriores como BORGEN o THE KILLING ya habían conseguido poner a las ficciones televisivas danesas en el punto de mira, pero es con 1864, la producción para televisión más cara de la historia de Dinamarca, con la que han logrado consagrarse. 1864 no fue un año cualquiera en el pasado histórico de Europa, fue el año en el que Dinamarca se enfrentó a una gran guerra, la Guerra de los Ducados.

Con el conflicto bélico entre daneses y prusianos por hacerse con el control de los territorios de Schleswig-Holstein como telón de fondo, 1864 se sirve de las historias personales para representar los sentimientos y el sufrimiento de aquellos que vivieron la guerra más o menos de cerca. Y como gancho absoluto para apelar a nuestras emociones encontramos un triángulo amoroso: el formado por los hermanos Jensen y la bella Inge.

 

27862333-1864ny

 

EXPERIENCIA DE CINE

1864, ya desde el principio, nació como el gran proyecto que finalmente ha llegado a ser. Con una calidad narrativa y técnica propia del trabajo cinematográfico, la ficción venía avalada por la dirección de un reconocido cineasta danés, OLE BORNEDAL (EL VIGILANTE NOCTURNO o EL ORIGEN DEL MAL), quien es autor a su vez del guión de la serie en colaboración con TOM BUK-SWIENTY. Coincidiendo con el 150 aniversario de este conocido episodio bélico por parte de los ciudadanos daneses, pero hasta ahora bastante desconocido para el resto de los europeos, la serie veía la luz en Dinamarca a principios de octubre del pasado año y se convertía en un auténtico fenómeno. Y lo hacía no solo por ser la máxima apuesta de la televisión pública danesa (DR – DANMARKS RADIO), también porque poco a poco fue levantando ciertas reticencias por parte del público más patriota. Hablar de los errores del pasado es algo que no todos encajan bien, y si hay algo patente en 1864 es que el director ha querido mostrar las debilidades políticas de los nacionalistas de la época que llevaron a miles de daneses a morir en una guerra desequilibrada. Ya desde el principio se planteaba como una guerra desigual: la Prusia de Bismarck no solo es superior en el número de combatientes y aliados, también en su estrategia sobre el terreno.

 

Vigtig__Pressem_de__733644y
El director danés OLE BORNEDAL en plena promoción de 1864.

 

La serie sigue la estela de otras ficciones danesas de éxito y para ello se sirve de las caras más conocidas y reconocidas del audiovisual del país. Actores y actrices como SIDSE BABETT KNUDSEN, PILOU ASBAEK o SOREN MALLING, quienes triunfan desde hace años en su país y soportan en este nuevo formato gran parte del dramatismo narrativo, pese a que muchos de ellos funcionen en ocasiones como secundarios.

Pero si hay algo que sobresale por encima de todo es el acabado técnico de fotografía y sonido. Campos de batalla que se retuercen en sí mismos bajo el crepitar del bombardeo o la virulencia de los disparos. Una luz fría es capaz de mantener la tensión de la guerra al mismo tiempo que brilla un sol cálido en los campos daneses llenando de vida el día a día de los campesinos. Además, otro aliciente: la música del compositor MARCO BELTRAMI, quien ha trabajado en diversas producciones estadounidenses.

 

1864-afsnit-1-717x375

 

LECCIÓN DE HISTORIA CON HISTORIA

La narración nos sitúa en el año 1851, donde recién acabada la Primera Guerra de Schleswig los soldados daneses regresan a casa con una herida abierta difícil de cerrar. Uno de ellos es el padre de dos hermanos muy diferentes entre sí: Laust es el hermano mayor, posee la fuerza y es astuto y descarado. Peter es el hermano menor, es inocente e inquieto y disfruta aprendiendo herbología con su libro escrito en sueco. Ambos conocen a Inge, la hija del mercader. Los tres crecen juntos hasta que los hermanos inevitablemente terminan enamorándose de ella, y ella de los hermanos pero de cada uno de una manera especial. Esta premisa sirve de anzuelo a todo lo que está por llegar. Los hermanos, motivados por conocer los terrenos más allá de sus fronteras y defender la bandera bajo la que han nacido se alistarán en las filas danesas justo antes de que estalle la guerra auspiciada por los nacionalistas, encabezados por el primer ministro y teólogo Monrad.

La serie se compone de ocho capítulos que bien parecen medidos al extremo para ser exactamente divididos por la mitad. Los primeros cuatro capítulos suponen el ascenso y justificación de las ansias nacionalistas y el desarrollo de las relaciones interpersonales de los protagonistas. Los cuatro últimos son la encarnación viva del dolor de la guerra, la muerte y el sacrificio por defender una guerra que parece perdida desde el principio, pero por la que lucharán hasta el último momento.

 

1864 (2-8)

 

Los ochos capítulos se encuentran perfectamente conectados por una historia del presente: la joven y problemática Claudia empieza a cuidar de Severin, un anciano dependiente que vive solo en una casa prácticamente en ruinas. Claudia encontrará el diario de Inge y relatará lo acontecido durante el año que cambió por completo el sentir de Dinamarca. Esta historia, aunque en algunas ocasiones parece lanzarse al vacío sin paracaídas, por otro lado representa una vieja y una nueva Dinamarca. Y los sentimientos de dos historias personales, cada una de ellas franqueada por la pérdida del ser querido. Severin, la de 1864. Claudia, la de Afganistán y la presencia de tropas danesas en este territorio.

 En definitiva, una serie tan redonda en su acabado técnico como circular en su desarrollo narrativo. Casi ocho horas de metraje total que empieza con los pequeños Laust y Peter corriendo por los campos daneses y acaba del mismo modo, aunque Laust ya no sea Laust o Peter nunca vuelva a ser Peter. Dos hermanos entonces, y dos hermanos nuevamente, justo hacia el final.

 

 

Noelia Salcedo

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.