Compartir

 

wiplash40

 

La perfección, la excelencia, el llegar a ser el mejor y el afán de superación son rasgos comunes en muchos artistas, y no es raro que acaben anteponiendo esas metas personales a todo y a todos. Esta perspectiva de la vida es la que plasma DAMIEN CHAZELLE, un joven guionista y director con tan sólo una película a sus espaldas, GUY AND MADELINE ON PARK BENCH (cuyo argumento gira también en torno al jazz), con su último trabajo: WHIPLASH, una película de corte independiente que le ha brindado el difícil reconocimiento unánime por parte de crítica y público.

Neiman, un joven y ambicioso batería que se esfuerza hasta el extremo para llegar a lo más alto de su carrera musical y perseguir su sueño de ser el mejor batería de la historia, consigue entrar a formar parte de una exitosa y afamada banda de jazz de un elitista conservatorio. Es entonces cuando comienza una tormentosa relación con el profesor de la orquesta, Terence Fletcher, conocido tanto por su talento como por sus rigurosos (y extremos) métodos de enseñanza, que empujan al joven al límite de su capacidades físicas y mentales.

Podría parecer que la relación maestro-pupilo pueda estar demasiado trillada en la pantalla grande pero, para gran deleite del espectador, nos encontramos ante una relación auto destructiva, en la que la presión y exigencia de uno y la ambición desproporcionada del otro colisionarán en una espiral de obsesiones que vaticina que ninguno de los dos personajes va a salir bien parado. Y es esa atormentada relación entre profesor y alumno el pilar básico de esta cinta, tanto en su vertiente académica como, posteriormente, a nivel personal. Ambos vivirán una relación absorbente, por momentos claustrofóbica, que involucra al espectador, incapaz de no involucrarse con el desarrollo de la historia.

 

Whiplash-5547.cr2

 

Sobre el duelo interpretativo entre MILLES TELLER (Andrew Neiman) y J.K. SIMMONS (Terence Fletcher)  recae todo el peso del metraje TELLER, que ya dio muestras de su capacidad interpretativa con LA PRUEBA DE AMOR  (Premio Especial del Jurado por actuación dramática en el Festival de Cine de Sundance en el 2013), consigue trasmitir a la perfección la pasión de Andrew por alcanzar la perfección con la música hasta convertirla en una obsesión, llegando a desatender totalmente todos los demás aspectos de su vida. Con cada gesto y con cada palabra es capaz de transmitir a toda la sala sus sentimientos con un talento asombroso. Su interpretación en WHIPLASH bien puede suponer el trampolín perfecto para que sea una de las figuras más a tener en cuenta en la industria en los próximos años. Por su parteJ.K. SIMMONS (JUNO, SPIDERMAN), actor con una larga trayectoria desde mediados de los años 90 y que da vida al atormentado y frustrado profesor Fletcher, por fin consigue el reconocimiento de toda la industria cinematográfica con este papel. No es para menos, solamente con una mirada suya en la primera escena transmite tanto que hechiza al espectador, que comprende que está ante uno de los personajes mejor trazados y mejor interpretados de los últimos años. Con su merecidísimo Globo de Oro y su más que seguro Oscar (que funcionará como colofón) el actor cerrará un año donde básicamente se ha llevado todos los premios y reconocimientos habidos y por haber. Sin duda, el que CHAZELLE haya podido contar con este actor ha sido todo un lujazo, o un acierto tremendo.

 

wiplah3

 

Mención aparte al tercer protagonista de la historia: la maravillosa y excelente banda sonora. Los temas elegidos para las diferentes secuencias son tan impresionantes que se hacen un hueco por mérito propio entre los protagonistas de la cinta.  Desde “Overture”, pasando por “Caravan” o la música que da título a la película, “Whiplash”…, todos los cortes consiguen que al espectador se le muevan los pies desde la butaca inconscientemente. Todo ello acompañado de unos primerísimos primeros planos de los músicos con sus instrumentos que te dejan embelesado y de un montaje muy dinámico a cargo de TOM CROSS

Todo este conjunto conforma una película explosiva, entretenida, amena, interesante, con golpes inesperados, con unos actores que dan lo mejor de sí mismos y una banda sonora que se te queda dando vueltas en la cabeza una vez se haya salido de la sala. CHAZELLE ha dado en el clavo y ha hecho de WHIPLASH, una de los films más sobresalientes del año. Totaltamente recomendable.

 

LO MEJOR:

  • Sus dos protagonistas, MILLES TELLER y J.K. SIMMONS, que mantienen un duelo interpretativo de la mejor calidad. Son ellos los que llevan todo el peso de la película, pero con eso basta y sobra.
  • La banda sonora entera. Según sales del cine, lo primero que harás es irte a la tienda de discos más cercana a comprarla. Inmejorable.
  • El montaje de la cinta, a cargo de TOM CROSS, pasando de planos detalle a planos generales con gran maestría.

 

LO PEOR:

  • Que el tema central de la historia se base en la relación maestro/pupilo, algo que puede echar para atrás a algún que otro espectador.

 

 

Sonsoles Caro

 

1 Comentario