Compartir

LOS ANTECEDENTES

Una de nuestras productoras favoritas, Blumhouse, sacaba nueva película. Ya partiendo de esa base y con su título, Verdad o reto (Truth or Dare), estábamos expectantes y con pistas de que lo que nos íbamos a encontrar ante la pantalla iba a ser más que un juego del director de filmes como Memorias de un asesino internacional o Kick-Ass 2: Con un par, Jeff Wadlow.

LA PELÍCULA

Verdad o reto es una nueva historia de “terror” (mucho miedo no pasamos, para ser sinceros) que cuenta el juego horrible que tienen que experimentar unos universitarios estadounidenses tras su viaje a México. Pase lo que pase, si no cumplen las siguientes reglas, mueren: si no juegan, mueren; si no dicen la verdad, mueren, y, por descontado, si no cumplen el reto que se les propone, mueren. El filme, con guion escrito por su propio director, Jeff Wadlow, acompañado de Jillian Jacobs, Michael Reisz y Christopher Roach, se va sobrellevando bastante bien en su comienzo, aunque desearíamos que la “marcha macabra” fuera más al grano. Poco a poco, los 100 minutos de duración de la cinta se nos alargan debido a la repetición constante de guion, un mix que nos recuerda a la saga de películas Destino final, a cintas como Eliminado y, como ya podíamos deducir por el título, al famoso juego de “beso, verdad o atrevimiento”. Con esta premisa, lo que no faltan son las dosis de risas que el público quizá agradezca.

 ELLOS Y ELLAS

Lucy Hale como Olivia (vista como Aria Montgomery en Pequeñas mentirosas o en Scream 4), Tyler Posey como Lucas (reconocido por su papel de Scott McCall en Teen Wolf) o Violett Beane (Flay, The Flash) como Markie son algunos de los intérpretes que protagonizarán esta historia con un marcado cliché de estereotipos, donde Olivia es la amiga responsable y recatadita, Lucas el guaperas del que todas se enamoran y Markie la rubia sexy del grupo. Los jóvenes están correctos en su papel, pero tampoco son artífices de ninguna maravilla interpretativa que nos haga replantearnos nada (quizá también por lo limitado del guion). Es más, ni siquiera nos queda claro el fin ético en el que se basan a la hora de realizar el juego: ¿Solamente quieren salvarse a sí mismos o quieren lo mejor para todos? La idea queda difusa incluso al finalizar el largometraje.

LA SORPRESA

Debemos destacar los filtros (que parecen sacados de redes sociales como Instagram o Snapchat) que aparecen en las caras de las personas que son “poseídas” por el demonio mexicano. No sabemos si nos dan risa, miedo o, directamente, vergüenza ajena, pero sorprendernos desde luego que nos han sorprendido…

LA SECUENCIA/ EL MOMENTO

Cualquier secuencia en la que se dé el “¿Verdad o reto?”, entre las que destaca la primera verdad que suelta el desconocido en la iglesia abandonada de México, que nos deja a todos con cara de póker.

TE GUSTARÁ SÍ…

Sabes a lo que te “enfrentas”, no quieres ir al cine a pensar más de la cuenta o eres un adolescente que no ha visto muchas películas del género.

LO MEJOR

  • La premisa del juego.
  • Descubrir los secretos del grupo de “amigos”.
  • Blumhouse es la productora que está detrás del largometraje.

 LO PEOR

  • Los filtros “infernales”.
  • Su guion repetitivo.
  • Las motivaciones de los personajes quedan demasiado difusas.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta