Compartir

 

ROBOCOP0

 

Los remakes son difíciles desde el punto de vista del estudio y del espectador. El estudio ha de decidir si simplemente se va a dedicar a adaptar la obra original a los nuevos tiempos con unos simples cambios estéticos (y efectos especiales que antes no eran posibles) o crear una nueva historia partiendo de la esencia del original.

Con esas dudas se nos presenta el  remake de ROBOCOP (PAUL VERHOEVEN , 1987), una de las películas míticas de finales de los años 80, gracias a su mezcla de acción, mala leche y critica social. El director elegido para esta cinta es JOSE PADILHA (TROPA DE ÉLITE 1 y 2), que se ha desmarcado completamente del original y nos ofrece una película completamente diferente, que sólo referencia la original para hacernos algún guiño (“Gracias por su colaboración” y los míticos acordes centrales de la B.S.O. original) decantándose por añadir su propia visión critica de la sociedad.

Así, veremos como Murphy (JOEL KINNAMAN) sufre un atentado y su cuerpo es usado por una OCP dirigida por Raymond Sellars (MICHAEL KEATON) que busca crear un “robot humano” que le permita derogar la ley que impide el uso de robots de seguridad en las calles de Estados Unidos. De crear su cuerpo y mantenerlo en funcionamiento se ocupa el Doctor Dennet Norton (GARY OLDMAN), que también le sirve de apoyo a la hora de volver al lado de su esposa Clara y su hijo David , que son conscientes de su nueva condición.

 

Joel Kinnaman;Gary Oldman

 

El trabajo de los actores es correcto, sobre todo el trío protagonista. KINNAMAN logra transmitir todo lo que siente Murphy desde una posición que no le permite muchos lujos teniendo, como tiene, eliminado el lenguaje corporal. OLDMAN logra que tengamos simpatía por su moderno profesor Frankenstein y KEATON, al que se le nota que ha disfrutado con su papel, consigue que el director de la OCP sea una mezcla entre STEVE JOBS y el SR. BURNS. La mayoría de los secundarios son poco menos que intrascendentes, ya que tienen poco espacio y peso en las tramas.  Aunque de entre todos ellos hay que destacar a Pat Novak (SAMUEL L. JACKSON demostrando que lo suyo son los papeles breves), una parodia del típico presentador reaccionario estadounidense, tan bien construido por JACKSON que se come la pantalla en los 15 minutos que tiene, y a Rick Mattox (JACKIE EARLE HALEY, conocido por ser Rorschach en WATCHMEN), el típico psicópata a sueldo que toda empresa ha de tener y que en manos de este actor resulta más inquietante de lo normal.

 

1174829 - ROBOCOP

 

Es en las tramas donde radica el problema de la película, ya que a una primera parte con un ritmo estupendo en la que Murphy se acostumbra a  su nueva condición, retoma las relaciones con su familia (ABBIE CORNISH y JOHN PAUL RUTTAN) y se desarrolla la trama empresarial, le sigue una segunda parte demasiado acelerada donde todo se encadena sin que dé lugar a explicar el por qué. Posiblemente PADILHA no sea el culpable de esta situación, sí el montaje que se ha realizado buscando que la película no pasase de las dos horas (justas), y que bien podría haber sido alargado unos minutos más para evitar esa sensación de aceleración.

Técnicamente ROBOCOP es impecable, con unos efectos de sonido a la altura del original y unos efectos especiales que acompañan a la historia, que no apabullan. El rediseño del protagonista es bastante acertado, y aunque es bastante moderno (y un poco basado en los juegos de HIDEO KOJIMA) tiene cierta fidelidad con el original, aunque aumentándole la movilidad y añadiéndole nuevas funciones.

En definitiva, una película para disfrutar con un cubo de palomitas y que contentará tanto a los que conozcan el original, como a los que se acerquen a este Prometeo metido a policía por primera vez.

 

 

 

LO MEJOR:

  • SAMUEL L. JACKSON.
  • Unos efectos especiales que no tapan la historia.
  • No es una copia del original.

LO PEOR:

  • Esa mano (cuando veáis la película lo entenderéis).
  • Las tramas se acaban acelerando y no terminan de convencer.
  • Quizás a muchos no les guste un ROBOCOP tan ágil.

 

 

Alberto Plumed

No hay comentarios

Dejar una respuesta