Compartir

 

 

Coincidiendo con el estreno de MARTE (THE MARTIAN), presentamos esta serie de artículos dedicada a la obra de RIDLEY SCOTT, empezando con BLADE RUNNER, su tercer largometraje, que filmó tras ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO, y que lo alzó, definitivamente, al Olimpo de los grandes directores de la historia reciente del cine. Una película que puede considerarse la mejor de su carrera por variados motivos que, a continuación, detallamos.

Para empezar, su guion, escrito por HAMPTON FANCHER, un actor secundario de numerosas películas y series, y DAVID PEOPLES , que ha firmado, entre otros, los guiones de DOCE MONOS y SIN PERDÓN, basado parcialmente en la novela corta ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick (1968), llevó el cyberpunk a la gran pantalla por primera vez. Una distopía en la que la tecnología más avanzada se mezcla con la basura en callejones oscuros y en la que los humanos tratan de escapar a las colonias extraterrestres, pues la Tierra está superpoblada. A pesar de todo, hasta Los Ángeles llegarán seis replicantes huidos para encontrarse con su “dios” y pedirle explicaciones por su esperanza de vida tan corta, lo que provocará un enfrentamiento con Rick Deckard (HARRISON FORD) que tratará de “retirarlos” lo antes posible.

 

blade-runner

 

Su atmósfera oscura y agobiante está inspirada en el cuadro Nighthawks de Hopper, con esa sempiterna lluvia ácida que va desgastando poco a poco los edificios y a las personas que los habitan. Esa habitación de hotelucho mugriento, el desastrado apartamento de Deckard, la mustia casa palaciega de Sebastian, el siniestro local de clase alta, el grasiento restaurante chino, incluso el recinto suntuario de la Tyrel Corporation, cuentan una historia de desesperanza, abatimiento y angustia del género humano. Una estética que ha sido copiada, imitada y homenajeada hasta la saciedad en películas como EL QUINTO ELEMENTO MATRIX). Aderezada con la música de VANGELIS, que fue nominada al Óscar y al BAFTA  en la categoría de Mejor Banda Sonora, y cuyo corte de los créditos finales se usó como sintonía de Informe Semanal durante muchísimos años.

Con unos actores magníficamente dirigidos por SCOTT que supieron meterse en sus respectivos papeles para dar vida a esos personajes tan profundos y complicados, nos creemos la historia de amor entre Rachel (SEAN YOUNG,) y Rick Deckard (HARRISON FORD), a pesar de que no podían ni verse, y cuyo enfrentamiento terminó con la actriz de baja cuatro días tras grabar una escena en la que FORD la golpeaba con demasiado ímpetu. Nos asustamos con Pris, que tiene la cara de una jovencísima DARYL HANNAH, y su peculiar maquillaje; admiramos la sensualidad de JOANNA CASSIDY como Zhora; y descubrimos a EDGARD JAMES OLMOS como Gaff, y su curioso idioma, la “interlingua”, que él mismo creó para la película.

 

 

Mención aparte merece Roy Batty y el actor que lo encarna, RUTGER HAUER. Con una dilatadísima carrera en desiguales producciones, se metió tanto en el papel, que hace suyo cada segundo de metraje en el que aparece. Su peculiar físico, su caracterización para la cinta, la forma tan visceral de actuar… Sea lo que sea, está claro que se involucró en la película hasta ser uno con Roy, al punto de que alteró su monólogo final e improvisó algunas de las tan conocidas frases, o que fue suya la idea de coger la paloma entre las manos antes de morir. Esta escena, guste o no guste la película, es hipnótica, una fuente de inspiración para músicos y escritores y un hito de la cultura pop.

 

 

BLADE RUNNER es una película de cine negro futurista, con su detective en horas bajas, con una mujer fatal que le causará problemas, con una misión prácticamente suicida… Pero a esto se le une una profunda reflexión sobre la identidad del ser humano, la necesidad de los recuerdos como parte de la personalidad, la presencia constante de la muerte, la toma de conciencia sobre nuestra propia fragilidad, la complejidad de los sentimientos… Un conjunto de ideas que cada espectador analiza de una forma distinta según su propia experiencia vital, lo que hace que cada vez que se vea la película el mensaje sea diferente. Por no hablar de que también dependerá de la versión de la ficción que se proyecte, ya que hasta el momento hay tres que han llegado al gran público (con y sin voz en off, con y sin final feliz, con y sin unicornio…), y siete en total, entre pruebas para la productora, preestrenos, etc. Y, ¿cómo no?, de qué creamos que es Deckard: ¿un pellejudo o un humano? Una cuestión sobre la que corren decenas de teorías y sobre la que ni SCOTT ni FORD se ponen de acuerdo.

 

Blade Runner: The Final Cut

 

Hasta aquí los argumentos que exponemos para considerar a BLADE RUNNER lo mejor, hasta el momento, de RIDLEY SCOTT, aunque hay muchísimos más. Lo que no se debe olvidar es que es un clásico del cine universal y no solo una película de culto, que siempre aparece en las listas de los mejores filmes de todos los tiempos y que, aunque en Estados Unidos su complejidad apabulló en un principio a público y crítica, terminó teniendo el éxito que se merecía en todo el mundo, siendo una de las películas más alquiladas en los videoclubs y una de las primeras películas en salir en formato DVD. Por último, es importante recordar que, tras años de rumores, en 2016 se grabará la secuela, con RYAN GOSLING como protagonista y DENIS VILLENEUVE como director, quedando RIDLEY SCOTT solo como productor.

 

 

Rocío Alarcos

1 Comentario