Compartir

 

MOVISTAR SERIES ESTRENA BRAQUO

 

Es sorprendente como MOVISTAR SERIES apuesta por producciones europeas, descubriéndonos ficciones no anglosajonas que bien merecen ser consideradas a la altura -incluso por encima- de muchas de las consumidas compulsivamente por el gran público. Francia sigue el camino de la internacionalización, primero con VERSAILLES y ahora con BRAQUO, una reinvención del policíaco desde sus cimientos. 

El domingo 21 de junio fue la fecha elegida por el canal para estrenar sus tres primeras temporadas, dejando al espectador la posibilidad de administrarse las dosis a su ritmo. Su final será en la cuarta temporada, prevista para 2016. Así que todavía hay tiempo para ponerse al día. Porque BRAQUO no es una serie cualquiera.

EL PILOTO

MOVISTAR SERIES ESTRENA BRAQUO

 

BRAQUO es una serie de policías. Policías al límite, con poco sueldo, muchas deudas y un sistema que deja impune a la peor calaña. Policías cansados, consumiendo su aguante. Y policías (cuatro en concreto, sus protagonistas) que explotan ante la muerte de un compañero en circunstancias de presión por parte del propio cuerpo. Ese sacrificio es la gota que colma el vaso, decidiendo operar por su cuenta para saciar la sed de venganza. Lleva más lejos el viejo arquetipo del agente al margen de la ley, tan abundante en el cine negro. Lo oscurece todavía más.

La primera escena es un tópico del género: un interrogatorio. Pero pocas veces -puede que nunca- habremos visto uno tan inquietante, con el interrogado temblando en un constante tintineo de sus esposas, que crea incomodidad y tensión. La palabra adecuada es crudeza. No sólo presente en el primer compás, si no en el ADN de la serie. 

Todos los entornos, incluida la comisaría, son mohosos e insanos. Los personajes siempre visten de negro, aparentando un enlutamiento constante. La cámara se recrea tanto en sus arrugas -cicatrices de sus propios fantasmas- como en sus ojeras y miradas cansadas de ver el lado oscuro del París suburbial. Los colores apagados acercándose siempre al gris y la cámara al hombro en un encuadre nunca estable, para que toda la estética sume adrenalina a un argumento cargado de brutalidad.

 

MOVISTAR SERIES ESTRENA BRAQUO

 

Esa violencia implícita y explícita dota a la serie de la virtud más importante en un piloto: no poder apartar la mirada, hacer volar el tiempo y querer ver más episodios. Es una serie cargada de emociones fuertes, que sólo obedece a tres parámetros: tensión, tensión y tensión. Aunque no es un envoltorio carente de contenido: es un retrato fiel de la Francia más desolada y la estéril lucha contra el crimen. Un relato de crisis moral y de cómo defender unos principios puede salir caro.

El primer capítulo está tan bien planteado que se nos mostrará el detonante (que recibiremos como un fuerte puñetazo en la boca del estómago) con todos sus antecedentes sin perder un minuto, para finalizar con algunos círculos cerrados, una decisión tomada y una trama que continúa. Aspecto que agradecerá el espectador que sólo quiera ver el piloto. Un deseo imposible, porque BRAQUO es adicción pura.

 

MOVISTAR SERIES ESTRENA BRAQUO

 

Es cierto que la inversión de tiempo en una serie es elevada, y que no hay mayor decepción que una serie floja. Pero también es de justicia reconocer la satisfacción que supone acercarse a una (aparentemente) desconocida y descubrir una obra brillante. Este es el caso.

 

 

César Valladares

No hay comentarios

Dejar una respuesta