Compartir

 

foxcatcherbanner1

 

Ocurre con los largometrajes basados en algún tipo de actividad deportiva que lo que se esconde detrás del trabajo físico va más allá del culto al cuerpo, de la consecución de logros y de la ambición que un deportista siente cuando se trata de conseguir un puesto en un podio olímpico. Dicha ambición y dicha necesidad de alcanzar la gloria eterna y el reconocimiento mundial en un campo concreto deriva, quizá, de la necesidad de demostrar que uno es capaz de conseguir lo que otros no han logrado ni siquiera soñar. Ocurre, pues, que en este tipo de películas el contexto básico atiende a lo que rodea a un equipo o a un solo atleta frente a sus propios límites casi siempre mentales y no tanto físicos. Pero, en pocas y contadas ocasiones, va mucho más allá. Más allá de lo que supone el esfuerzo, profundizando en aspectos tan mundanos que fácilmente el espectador más aficionado al sofá que al banco de ejercicios puede sentir una identificación que quizá no haya conocido antes.

Con FOXCATCHER esta identificación del espectador que no siempre se busca en un largometraje puede perderse en el camino de la película, abandonando el drama fácil para alcanzar un estado complejo y hasta rebuscado. Dirigida por BENNET MILLER, quien casi logró hacerse un holgado hueco entre los cineastas de renombre con CAPOTE (2005) y MONEYBALL (2011), utiliza demasiado libremente el drama como para centrar la atención en lo que pretende dar al público desde el principio. Cierto es que agradar el público dista en muchas ocasiones del estilo de MILLER, como ya demostró en sus anteriores trabajos, pero en esta ocasión emplea quizá este carácter libre para alargar innecesariamente la trama y para llenar los huecos vacíos de diálogo de solemnidad incongruente.

 

FOXCATCHER

 

La atmósfera de drama que MILLER tiene intención de recrear y con la que pretende envolver al espectador apenas llegar a conmover, alejándose de las premisas básicas que atienen a dicho drama y acercándose a la extravagancia de un solo personaje, quizá de dos, pero olvidando que, a pesar de tratarse de una historia basada en hechos reales que se torna desconocida u olvidada para muchos, los personajes son los que llevan el peso principal de la trama y han de ser, al menos en este caso, los que conduzcan el argumento al puerto dramático que en FOXCATCHER se ha querido construir. En ocasiones resulta tan forzado este hecho que uno puede olvidar el aspecto dramático y nada común que nace de esta historia y pasar por un momento de turbación en el que no sabe realmente qué está pasando en pantalla.

STEVE CARELL (VIRGEN A LOS CUARENTA, PEQUEÑA MISS SUNSHINE) da vida magistralmente, eso sí, al personaje de John du Pont dotándolo de un frialdad, un inexpresividad y una crueldad escondida tras una capa de amabilidad que prácticamente traspasa la pantalla y congela la sangre. Su interpretación bien merece la nominación al Oscar, a pesar de retratar a un personaje que resulta tan complejo como espeluznante en varias ocasiones a lo largo de la película. El crecimiento exponencial al que el personaje de John du Pont se ve sometido y la capacidad de CARELL para dotar a este individuo de apatía hacia otro ser humano y de un carácter atormentado que, en algunos momentos puntuales, llega a conmover, hacen de este actor un valor seguro a la hora de emplear sus capacidades interpretativas hacia retos dramáticos con más asiduidad de la que nos tiene acostumbrados.

 

foxcatcher-cannes-2014-4

 

Sin embargo, la sorpresa interpretativa emana de CHANNING TATUM (MAGIC MIKE, 22 JUMP STREET), quien hace del protagonista un personaje indiscutiblemente empático, cuya capacidad para dar vida a un cuerpo exageradamente musculoso pero lleno de fragilidad interior le eleva a oportunidades interpretativas que solo el futuro parece presagiar. TATUM demuestra que, más allá de lo que él aparente, sus dotes para la caracterización de un personaje aparentemente simple pero realmente más complejo de lo que un primer vistazo nos enseña, apuntan a una capacidad para ponerse en la piel de un personaje de este tipo. Ocurre algo parecido con MARK RUFFALO, quien recrea a un personaje que sí que resulta mejor construido en comparación con el resto de elementos que conforman FOXCATCHER, atendiendo a las necesidades que emanan de su personaje y sin olvidar que él es el que al final logrará conectar con el espectador.

FOXCATCHER supone, así, el decrecimiento de un drama que centra su atención en elementos externos que poco parecen tener que ver con la trama en tantas ocasiones que llega a despistar y a provocar más de un resoplido. La emoción y el drama que pretende dar al espectador terminan muertos una vez que aparecen los títulos de crédito, olvidando que la lentitud de sus intenciones abruma. La intención final se pierde en unas interpretaciones magistrales que no cargan con el peso de la trama, solo con el peso de sus personajes.

 

 

LO MEJOR

  • Las interpretaciones del trío protagonista: CHANNING TATUM, STEVE CARELL y MARK RUFFALO
  • La catarata de imágenes que enmarcan los hechos.

LO PEOR

  • El discurso principal se pierde tras la estela de unos personajes únicamente bien construidos por los actores, no por la historia a la que pertenecen.
  • El alargamiento de la trama abruma de tal manera que uno puede terminar revolviéndose en su butaca.

 

 

Sheyla López

 

4 Comentarios

  1. Buena atmósfera, pero aburrido guion. Y las interpretaciones están, en mi opinión, sobrevaloradas. Vamos, que mientras otros se preguntan por qué no opta al Óscar principal, yo me pregunto por qué opta al resto. Un saludo 🙂

    • Totalmente de acuerdo. El guion pierde fuerza según avanza la película, a pesar de ser ambicioso desde el principio. En cuanto a las interpretaciones, creo que sí que crecen y encuentran un hueco en un guion tan flojo. A mí me sorprendió muy gratamente Channing Tatum, no esperaba tanto de él. Pero tantas opciones a Oscar… Igual se les ha ido un poco la mano con las nominaciones. Veremos a ver si nos sorprende.
      ¡Muchas gracias por tu comentario!
      Un saludo.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.