Compartir

palomi0

¿Alguna vez has intentado ver una película de la forma más perfecta posible? Seguramente sí (¿quién no?) y, probablemente, habrás pensado de inmediato en el cine. Una pantalla enorme y un potente equipo de sonido como los que hay en las salas de cine no tienen rival. Si a eso le sumamos algo de comer (palomitas y refrescos) y la mejor compañía, el resultado es difícilmente superable. Pero que sea difícilmente superable no quiere decir que sea inalcanzable, y como el lector no habrá entrado aquí para leer cosas que ya conoce, sino para buscar alternativas al cada vez más caro lujo de ir al cine, le proponemos unas ideas para disfrutar del cine de forma casi perfecta y sin moverse de casa (bueno, ni del sofá).

¿DÓNDE VERLO?

cine2

Empezamos con el mencionado sofá, probablemente el mayor punto a favor que tiene ver una película en casa y, a la vez, la mayor desventaja del cine. Las probabilidades de encontrarse una butaca incómoda, que convierta la religiosa experiencia de ver una película en la gran pantalla en una tortura inquisitorial, son muy elevadas (y eso sin tener en cuenta que lo mismo más que una sala de cine parece que estemos en un vuelo de bajo coste, y los altos, que ya de por sí entramos a duras penas en una butaca, tenemos que hacer contorsionismo). En casa, sin embargo, podemos tumbarnos, taparnos, destaparnos, levantarnos, sentarnos… y todo sin molestar a nadie.

Casa 1 – Cine 0

 

¿Y LA TELE?

xd080615

Si en el anterior párrafo hablábamos de la mayor desventaja del cine, en este debemos hablar de su mayor virtud: la pantalla. A no ser que usted sea un afortunado y disponga en su casa de una sala de proyección, lo más probable es que tenga que ver la película en condiciones de tamaño y calidad inferiores, si bien los últimos años las televisiones han alcanzado unos niveles de calidad y definición totalmente inéditos. Pero aun así, este punto es para el cine. No existe pantalla doméstica capaz de rivalizar ni de lejos con una pantalla de cine.

Casa 1 – Cine 1

 

PERO PUEDO MOLESTAR A LOS VECINOS…

71jOB4p19BL._SL1500_

Otro invento extraordinario de estos últimos años es el home cinema, que permite un sonido envolvente en nuestro salón y que rivaliza con el de una sala de cine. El problema que tienes es que en la sala de cine no hay vecinos, y en un piso sí suele haber (arriba y abajo) gente a la que le interesa más dormir que escuchar de fondo una película. Una pena. Por suerte hay una solución para esto: ya viva usted solo, acompañado de gente que necesita descansar, o bien rodeado de vecinos con malas pulgas y mucho sueño, la solución pueden ser unos auriculares inalámbricos para TV. Estos permiten ver la televisión desde cualquier posición sin líos de cables y con la máxima calidad, evitando molestar a nadie, ni a los vecinos ni a tu compañero de piso. Los cascos inalámbricos (aquí hay algunos recomendados) son una opción económica y muy satisfactoria para aquellos que quieren escuchar la televisión de una forma diferente o más discreta. No obstante, en este caso, debido a la inigualable potencia del cine, daremos un empate técnico.

Casa 2 – Cine 2

 

¿Y SI ME ENTRA HAMBRE?

Person watching television, holding remote control and bowl of popcorn, cropped view distracciones diversion control remoto palomita mirar la tele telemando ocios pochoclo una persona alimentacion y bebida tecnologia alimentacion malsana estilo de vida poco saludable colacion television pantalla plana barreÒo interior salon dia mano comer holgazanear sostener contemplar perder el tiempo parte del cuerpo vista parcial perspectiva personal enfoque en primer plano foco selectivo imagen a color fin de semana zapping vista acotada cropeo manos comida y bebida comiendo interiores dentro salones holgazaneando mirando pasando el tiempo vistas parciales pantallas planas primer plano vistas acotadas cropeos vistas parsiales

Si te entra hambre en el cine, ya te puedes aguantar, a no ser, claro, que hayas comprado un combo palomitas más refresco por el módico precio de empeñar un riñón, medio hígado y a tu cuñado. En casa, sin embargo, tienes la ventaja de que puedes pausar la película, acercarte a la cocina y coger un refresco del frigorífico y hacer unas palomitas en el microondas. El problema es que, aunque el refresco es igual en todos los sitios, la mitad de las palomitas de microondas suelen acabar sin hacer, la otra mitad quemadas y, la mayoría, un poco blandas. La solución a esto puede ser una máquina de palomitas doméstica, con la que conseguiremos que la calidad de las palomitas sea mayor; además, el ahorro es, a la larga, más grande, pues existen multitud de máquinas de palomitas económicas en el mercado que permiten, casi por lo que cuesta un combo grande en el cine, preparar este cinematográfico manjar de la mejor forma y sin moverte de casa, una y otra vez. La comodidad de casa vuelve a ganar en este caso.

Casa 3 – Cine 2

 

Y LOS COLEGAS

watch-movie-with-friends

Otro de los grandes placeres que permite el ver una película en casa es poder estar con tus amigos comentándola, haciendo algún chiste, quejándote de que no paran de mirar el móvil, de que no entienden qué está pasando en la película, o simplemente disfrutando de su compañía. Si la película se presta a ello, verla con amigos puede ser una experiencia impagable, mucho más memorable que en un cine.

Casa 4 – Cine 2

Algunos dirán que la oferta del cine es mayor. Lo es (de estrenos), pero con las nuevas plataformas online como Netflix o Yomvi, no hay que esperar casi nada para poder disfrutar de las películas más nuevas. Y mientras tanto, siempre se puede ver alguna otra película de cualquier época o director sin más que acercarse al estante o hacer un par de clics. Los gustos de la gente a la hora de disfrutar del cine están cambiando cada vez más. La experiencia es igual o mejor gracias a la imparable mejora de la tecnología.

Y vosotros, ¿qué ventajas e inconvenientes veis a cada opción?

 

Guillermo Martínez

Compartir
Artículo anteriorCANAL+ SERIES ESTRENA THE CATCH, LO ÚLTIMO DE SHONDALAND
Artículo siguienteEL ABOGADO DEFENSOR: EL PADRINO III
Intento de físico que descubrió demasiado tarde que el cine era su pasión. Desde entonces, compagino la carrera con el séptimo arte (el arte que más alegrías me ha dado). Desde los clásicos hasta el cine más actual, todo ha trascendido la mera afición para convertirse casi en una forma de vida. Y qué mejor forma de disfrutar algo tan grande que poder escribir sobre ello.

No hay comentarios