Compartir

 

 

critica de viaje a surseyt. cine el palomitron

 

La idea que nos plantean los directores y guionistas MIGUEL ÁNGEL PÉREZ BORONAT (guionista de ERES MI HÉROE) y JAVIER ASENJO (director del corto UNA CIERTA IDEA DE FELICIDAD) resulta atractiva y reconocible para todos aquellos que ya tienen una edad porque, quién no ha mirado hacia atrás y recordado con añoranza o tristeza o frustración todo lo que quería haber sido o hecho cuando la vida parecía infinita y nada era imposible. O volver a sentir antiguas emociones y revivirlas sin las responsabilidades del presente.

En este caso dos amigos distanciados por la vida y por su distinta manera de afrontarla trataran de reencontrarse con el pasado reviviendo sus viajes a la montaña en los que, en el aislamiento de la naturaleza, su único objetivo era pasarlo bien sin límites. El problema es que en esta ocasión deberán cargar con sus hijos y con los cambios que la vida ha hecho en ellos. El resultado de esta experiencia, que por supuesto no es lo esperado, les enfrentará no sólo entre ellos sino consigo mismos. Pero, y este es el primer mensaje de la película, sólo en el enfrentamiento se puede avanzar. Es evidentemente un análisis de la amistad pero su enfoque se amplía a las relaciones sentimentales en general, solventadas desde el perdón y la aceptación.

surtsey2

Protagonista indiscutible de la película es su fantástico paisaje, rodada en Los Pirineos aragoneses, en la provincia de Huesca, y la envolvente banda sonora del australiano afincado en España Aaron Thomas, con una profunda emotividad que conecta a la vez con la naturaleza y con el interior de los protagonistas. Esta conexión, música, voz, paisaje junto con la soledad de los cuatro componentes del grupo crea los momentos más mágicos.

La sencillez de la propuesta y la inmediatez de su mensaje se resuelven en ocasiones con excesivo simplismo. Sin embargo la química entre los dos actores principales y su capacidad de transmitirnos la profundidad de su relación, con toda la parte de frustración que arrastran, compensa en parte la trama un poco pobre. El humor, las peleas, sus fracasos y triunfos compartidos muestran los momentos más creíbles y conmovedores, que no sería posible sin la magnífica interpretación de RAÚL FERNÁNDEZ DE PABLO, en el papel de Mateo, que realiza un papel perfecto eclipsando en parte la muy correcta interpretación de LUCAS FUICA, en el papel de Iñaki. Pretenden ser dos polos en la manera de afrontar la vida y si bien uno aparece como el éxito y el otro el fracaso esta premisa ya constituye de por si un prejuicio cuestionable.

PEP ANTÓN MUÑOZ en el papel de Fernando, experto montañés y a la vez experto en la vida, contrasta en su tipo de interpretación, más hierática y declamatoria, con las interpretaciones espontáneas y naturales del resto del reparto. Su papel no pasa de ser entrañable e instrumental (descaradamente instrumental).

surseit1

Una pena que en su desarrollo la película caiga en estereotipos y tópicos que decepcionan y empobrecen un relato prometedor. Insufrible resulta el papel desempeñado por las dos mujeres del relato. La esposa de Iñaki (ROSA MARISCAL) está dotada de todos los prejuicios que se presuponen en un ama de casa (aunque trabaje) bastante amargada y corta rollos (y todo esto en los pocos minutos que aparece) y la hija de Iñaki es una niña mimada, llorona (pero llorona como lloran las mujeres, sólo para conseguir cosas de los hombres) y quejica (quejica gritando, claro) que se lleva al campo bailarinas y todos los vestidos de su armario (ridiculización burda y excesiva que, si bien adivinamos sus intenciones, no se puede perdonar). Si con ello pretendían un toque de humor, la verdad es que no tiene ninguna gracia. Y esto ya no lo arreglan ni con el giro que dan a su papel tras la madurez que parece surgirle de la experiencia. En su interpretación de la hija, ELISA DRABEN, parece hacer uso únicamente del desparpajo, el que le falta al otro protagonista adolescente (LUCAS UTRAY) que carece de la más absoluta expresividad. El perro, fantástico.

Pero a pesar de sus muchos defectos es una película que indudablemente merece la pena y que ofrece una combinación de belleza, profundidad y sencillez que junto a un maravilloso paisaje, buenísima música, algunas buenas interpretaciones y mucho buen rollo nos permiten pasar un buen rato a la vez que nos aportan un mensaje positivo y cercano. Como el que nos dejan al final de la película Iñaki y Mateo en la conversación que mantienen en la cima de la montaña, una de las escenas más expresivas, donde nos recuerdan que para ser feliz es necesario soñar y tener ilusiones y que los sueños compartidos unen tanto como las experiencias vividas.

LO MEJOR:

  • La fantástica interpretación de Raúl Fernández De Pablo que consigue dar profundidad y credibilidad a su papel.
  • La combinación de un paisaje espectacular y una música completamente integrada con él y con la trama.
  • La sencillez y cercanía de la temática que permite la identificación del espectador.

LO PEOR:

  • El papel dado a las mujeres es innecesario, no se justifica ni por el mensaje que quiere dar ni por el deseo de buscar situaciones humorísticas.
  • Las interpretaciones de los protagonistas adolescentes,  un poco flojas y descompensadas.
  • El excesivo simplismo con el que desarrolla la trama, porque una historia sencilla no es una historia simple.

 

 

 

Marina Calvo

No hay comentarios

Dejar una respuesta