Compartir

 

SILS

 

OLIVIER ASSAYAS es un escritor y director parisino que le da a todo; Cine, documentales e incluso televisión; Comedia, romance y lo que hoy nos atañe, el drama. El año pasado aparecía su último largometraje VIAJE A SILS MARÍA, que le valió al cineasta cinco premios y trece nominaciones en total. Posiblemente nos parecen pocas. Tanto si eres un amante de este género como si no te convence demasiado, advertimos que puedes arrepentirte de dejar pasar la oportunidad de ver una cinta que aporta un soplo de aire fresco en el panorama cinematográfico mundial y una sobredosis de calidad totalmente soportable.

Calidad por los cuatro costados, nos encanta el trabajo de cámara de ASSAYAS; No merece otro calificativo que el de exquisita la primera secuencia en el tren. Podemos llegar a dudar si estamos cómodamente sentados en nuestra butaca en la sala, o sufriendo las sacudidas y el estrés de ese tren sin apenas cobertura cuando más la necesitas en mitad de Los Alpes. Sí, nos gusta como director. Pero directamente nos derretimos con sus diálogos. Hacía mucho tiempo que no veíamos un guión tan bien escrito; VIAJE A SILS MARIA crea un océano de cine dentro del cine, de cine dentro del teatro, de teatro dentro del cine… Tanto es así, que en muchas ocasiones no se puede distinguir fácilmente si lo que escuchamos es parte de la obra ficticia entorno a la cual se mueve la trama, o parte de la trama en sí. Maravillosa esta sensación.

 

viaje1

 

Hasta tal punto llega la capacidad de dialogar de ASSAYAS, quien para VIAJE A SILS MARIA inventó una obra maravillosa de mano de un autor inventado que en su ausencia resulta determinante y de igual forma maravilloso; La obra en cuestión se llama ‘Maloja Snake’ (La serpiente de Maloja), un título que está íntimamente relacionado con el de la película, y ambos se refieren a un fenómeno meteorológico que tiene lugar en un valle suizo. ¿Cuánto tiempo habrá empleado el parisino en escribir dos obras tan buenas, una real y otra ficticia? En la respuesta a esta pregunta está determinar si este hombre es un auténtico genio.

Diálogos naturalistas cuando se necesitan, y teatrales cuando toca. Muchas veces naturalistas y teatrales a la vez. Y si a los magníficos diálogos le unes unas interpretaciones brillantes, entonces ya la mezcla es tan explosiva que nos quitamos el sombrero. Las interpretaciones de JULIETTE BINOCHE y KRISTEN STEWART eclipsan incluso, aunque no por completo, el simbolismo estético de la cinta. KRISTEN STEWART, que anunció el año pasado su retirada temporal de la pantalla y su hastío de Hollywood, recibió por este papel el que podríamos considerar su primer premio serio; Un premio César a la mejor actriz secundaria brilla en medio de un palmarés de premios a La Pareja Más Encantadora en los Kid’s Choice Awards. Y es que de sobra sabemos que pensar en KRISTEN STEWART significa visualizar a Bella Swan en Crepúsculo. A pesar de que su interpretación sorprende, sigue siendo inevitable reconocer los mismos gestos y las mismas expresiones. Por esto, y especialmente en el caso de sus detractores, su interpretación de Valentine puede resultar quizá un pelín plana; sin embargo sería muy justo también reconocer que brilla, en parte gracias a la luz cegadora que proyecta su compañera de pantalla, la ganadora del óscar JULIETTE BINOCHE ( EL PACIENTE INGLÉS, CHOCOLAT). Una versada JULIETTE BINOCHE que interpreta a una veterana actriz atravesando una crisis vital en mitad de una oferta laboral que despertará viejos fantasmas. Fantasmas con los que toda mujer es capaz de identificarse. Y lo hace sin dejar indiferente a nadie; Arrolladora, conmovedora y exasperante a partes iguales.

 

viaje2

 

ASSAYAS trata al mismo tiempo temas universales, como el paso del tiempo o la presión de la mujer por mantenerse atractiva para los hombres, frente a temas mucho más concretos como el sexismo en la industria del cine, el producto de la mujer. VIAJE A SILS MARIA es cine dentro del teatro y teatro dentro del cine, y todo ello con una profunda y valiosa reflexión acerca de la verdadera esencia de la mujer. Sin embargo, el hecho de que nos sumerja de manera tan brutal en la vida privada de una actriz nos ofrece momentos muy curiosos; Es interesante ver a actores interpretando a otros actores y defendiendo a los personajes que han encarnado muchos años después de hacerlo. También es cuanto menos interesante ver a STEWART hablando de la dictadura de los ‘preadolescentes’ en Hollywood. El personaje de CHLOË GRACE MORETZ (KICK ASS, THE EQUALIZER) recuerda sospechosamente a KRISTEN STEWART, escondiéndose, aunque no tanto, una crítica mordaz a las nuevas estrellas que surgen en nuestros días y se exponen… Demasiado, por decirlo de una forma suave.

Nos gusta especialmente otra de las críticas camufladas a la proliferación de superproducciones  (sean de superhéroes o no) con la que Hollywood trata de suplir la falta de ideas originales, o bien escritas. La ausencia de buenos guiones es demasiado frecuentemente sustituida por grandes efectos especiales y fotografías impresionantes, y como expresa muy bien el personaje de JULIETTE BINOCHE en la película, ‘de psicología de parbulario’. La obra de ASSAYAS no peca de eso, ni muchísimo menos.

Reemplazar lo viejo por lo nuevo, parecer patéticos ante el amor, las inseguridades; A todos nos llega un momento en la vida en que tenemos que mirarnos al espejo y ver cosas en nosotros que no nos gustan, seamos actrices, actores, o no. Y en ese sentido VIAJE A SILS MARIA ofrece una historia muy concreta y muy universal. La mezcla entre la realidad y lo ficticio está tan bien hecha que termina convirtiéndose en una realidad ficticia que resulta demasiado real. ASSAYAS coloca la juventud frente a la longevidad, la inocencia frente a la experiencia de una manera exquisita y muy íntima. Si bien el género muchas veces peca de ser lento o pesado y así ahuyenta a parte del público, VIAJE A SILS MARÍA se mantiene dinámica a pesar de la sucesión de diálogos. Muchas reflexiones, muchas realidades… Ir al cine a ver esta película es prepararse para entrar en una sala de espejos deformantes.

 

LO MEJOR:

  • El sabor dulce que deja para los que se sienten fuera de lugar en esta sociedad.
  • Los  diálogos.
  • El dinamismo.

LO PEOR:

  • El último acto, que para un poco la película.

 

Elena Tara

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.