Compartir

 

maxresdefault

 

La adolescencia, esa etapa tormentosa para muchos y humillante para otros tantos, bien podría tratarse de uno de los temas más controvertidos y fácilmente más recurrentes a la hora de ser retratados en la gran pantalla. Siempre que se hiciese de un modo en el que la coherencia y el sentido común no perdiesen fuerza en un mar de situaciones condenadas a repetirse de forma inevitable.

ZOE BERRIATÚA debuta en la dirección con LOS HÉROES DE MAL, largometraje que explora (o lo intenta) el universo adolescente a través de tres jóvenes furiosos con el entorno que les rodea. Si la premisa desde el inicio casi podría suponer un traspiés, el largo recorrido a través de las tragedias de los protagonistas apenas llega a satisfacer las ansias de aquel espectador ávido de experiencias cinematográficas que realmente resulten satisfactorias. En gran parte, no es el modo en el que las situaciones se plantean, sino la ingente necesidad de envolver la historia en una espiral de violencia prefabricada condenada a la repetición para evitar la pérdida de fuerza narrativa.

 

Heroes-del-mal

 

La construcción de los hechos proyectados en pantalla se escapa de la intención final, del retrato de tres adolescentes a los que su entorno se empeña en humillar de forma continua. La introducción de las acciones violentas es fácilmente comprensible en en el maravilloso arranque de la película, que presenta a quiénes van a desencadenar unos actos altamente cuestionables posteriormente y que hace que el espectador fije su atención en quien tenga la primera palabra. La genial combinación que se crea en este inicio tan bien construido, con tanta carga visual, se ve desvanecida una vez la acción comienza a tornar en una sucesión de actos en los que el sentido se pierde de forma paulatina hasta difuminar todo lo que desde el comienzo se había intuido. Esta perdida de fuerza se caracteriza, en gran parte, por una sobrante inclusión de secuencias en las que los excesos son el centro de atención. No se trata de la (fingida) brutalidad con la que estos hechos se llevan a cabo, si no del modo altamente cuestionable en que se intenta atrapar una y otra vez al espectador, haciendo de él una marioneta a la que únicamente se le ofrecen unas imágenes gratuitas en las que la soberbia narrativa va ganando fuerza a medida que avanza la película.

 

heroes-del-mal-600x330

 

La elección de los actores que dan vida a estos tres jóvenes colmados de rabia tampoco ha sido realmente acertada. Del mismo modo en que EMILIO PALACIOS destaca por encima de los demás con una interpretación que resulta notable y que facilita la inmersión en este mundo de angustia adolescente condenada a un final incierto, BEATRIZ MEDINA y JORGE CLEMENTE exageran sus actos logrando una sobreactuación que se hace demasiado evidente en varios momentos de la cinta, olvidando lo que la actuación significa, lo que supone el consecuente desapego por parte del espectador hacia la obra que tiene delante.

A pesar de los esfuerzos, de la atmósfera que envuelve algunos hechos que, en un mundo perfecto, resultarían altamente cuestionables y de lo interesante de varias de sus secuencias, la propuesta del debutante BERRIATÚA se queda a medias en una abundante necesidad de exageración que va perdiendo fuerza poco a poco, obviando que, en ocasiones, llamar la atención no tiene por qué venir de un acto completamente exagerado.

 

 

LO MEJOR:

  • La actuación de EMILIO PALACIOS.
  • El inteligente empleo de la banda sonora.

LO PEOR:

  • La soberbia de algunas de las secuencias.
  • El empleo de la violencia como una excusa para llamar la atención del espectador.
  • La sobreactuación a la que se ven sometidos algunos personajes.

 

 

Sheyla López

No hay comentarios