Compartir

 

LA_CABEZA_ALTA_01

 

¿Qué hacemos con los que rompen las normas? ¿Apartarlos? ¿Reformarlos? ¿Cómo se puede cambiar la vida de un adolescente sin esperanzas, sin futuro? LA CABEZA ALTA es la necesaria crítica a como la sociedad se olvida de los olvidados.

Esta es la historia de Malony Ferrandot (ROD PARADOT), un ejemplo más dentro de un inmenso mar de casos perdidos, de delincuentes juveniles, de deshechos del sistema. Pero también es el relato de su relación con Florence (interpretada por la histórica CATHERINE DENEUVE), una jueza de menores implicada y, evidentemente, sobrepasada por su trabajo. Una relación que no deja de ser una simplificación del yo contra el todo, del individuo contra la ley. La adolescencia nunca es un periodo sencillo, eso lo sabemos todos, pero el inicio de la cinta ya nos avisa que no estamos delante de un caso convencional. Llantos y más llantos, una joven madre de dos criaturas que se ve completamente desbordada y un niño que acaba quedándose bajo el amparo del estado. Un niño que, al crecer, empieza a acumular compulsivamente faltas en su expediente. Robos, violencia, conducción temeraria, conducción sin carné y una infinidad de delitos que lo convierten en carne de centro para menores. Y así es, Malony, con unos precoces quince o catorce años, empieza una larga travesía por instituciones penitenciarias. Las tormentosas dinámicas que se generan con su madre (SARA FORESTIER) no ayudan a la búsqueda de estabilidad que anhela la jueza, pero el problema principal es la predilección del chico por terminar cualquier discusión con la más irracional violencia.

 

LA_CABEZA_ALTA_02

 

Dentro de la corta filmografía de EMMANUELLE BERCOT (este es su cuarto largometraje), podríamos decir que LA CABEZA ALTA es el título más sobresaliente. Su última pieza, EL VIAJE DE BETTIE, ya nos dejó ver algunos atisbos de genialidad, pero no es hasta ahora cuando podemos decir que BERCOT empieza a encontrar su lenguaje propio y muestra sus señas de identidad. En la citada antecesora ya contó con la inestimable colaboración de la inmensa DENEUVE y no sorprende que la mítica actriz repita este tándem. Han pasado muchos años desde BELLE DE JOUR (aka BELLA DE DÍA), pero su carrera ha dado unas vueltas tan inesperadas y gratificantes como las vistas en BAILANDO EN LA OSCURIDAD o cuando prestó su voz para PERSÉPOLIS, dos de las mejores producciones de los últimos quince años. Una intérprete polivalente que vuelve a demostrar que la edad no debe ser impedimento para encarnar papeles llenos de matices y fuerza. De ROD PARADOT, el genial protagonista, podemos decir menos, pues esta es su primera aproximación al mundo del cine. A su corta edad, nos demuestra un talento inusitado y genera muchas expectativas; de algún modo nos recuerda lo que significó para nuestro JUAN JOSÉ BALLESTA hacer EL BOLA. Dos personajes que tienen mucho en común, pero que, atendiendo a las circunstancias, PAROT consigue darle unos matices que nos transportan a las escalofriantes miradas de MALCOLM McDOWELL haciendo de Alex DeLarge. También es difícil ver a Malony y no pensar en un referente tan cercano e impactante como fue el Steve de MOMMY. Pero bueno, aunque es un personaje bien trabajado y una interpretación acertada, no llega al nivel de las cintas de DOLAN o KUBRICK.

 

LA_CABEZA_ALTA_03

 

Aunque LA CABEZA ALTA no sea, ni de lejos, la mejor película del año, sí nos hace reflexionar sobre un tema tan trascendente como es la justicia. Es difícil plantearse qué hacer con esos outcast que pululan por las calles, esos que nos obligan a cambiar de acera o que nos pegan un susto en mitad de la noche para reírse de nosotros. El ostracismo institucional en el que se ven envueltos, ya sea voluntario o inconsciente, provoca una alienación que alimenta este círculo vicioso sobre el que reflexiona la producción de BERCOT. Pero lo más interesante es que no se plantee este hecho como una búsqueda de culpables. Todas las piezas de este complicado puzzle acaban siendo víctimas de ellas mismas, pero también de una legislación que no saben como solucionar todos estos casos. LA CABEZA ALTA tiene la habilidad de convertir este complejo qué en un cómo que hace palpable un sentimiento tan difícil de transmitir como la frustración. La Banda Sonora, uno de los mejores elementos del film, combina con extrema sabiduría la música clásica con la electrónica moderna, creando unos espacios sonoros de lo más acertados. Es una lástima que la planificación sea tan sencilla y la técnica tan discreta. También se echa un poco de menos encontrar algo de linealidad en el guión. Hace tiempo que aprendimos a apreciar las estructuras que no respetan las “sagradas” normas aristotélicas. Y no sólo las apreciamos, sino que nos deleitamos con ellas, pero, en este caso en concreto, habría sido conveniente tener unos objetivos claros que nos acompañaran durante la errática evolución del personaje principal.

 

 

LO MEJOR:

  • Un conjunto actoral que sabe interpretar las subidas y bajadas de tensión. El dúo PARADOT – DENEUVE es genial.
  • Una reflexión sobre lo que somos como comunidad; sobre lo que tiene cabida y lo que no.

LO PEOR:

  • Una dirección algo acomplejada y falta de originalidad.
  • Una trama desestructurada que descoloca y da la sensación de alargamiento innecesario.

 

 

Adrià Naranjo

No hay comentarios