Compartir

 

BCA

Resulta realmente gratificante, observando un panorama que no termina de mejorar por mucho que nos cuelguen en las carteleras ristras de apellidos, ver como pequeños proyectos llegan (y tan bien) a buen puerto. Y es que BENDITA CALAMIDAD puede presumir de su modestia con mucho orgullo y con la cabeza bien alta, porque uno de los ingredientes necesarios para el éxito es la buena gestión de los proyectos. Y de esto, todo el equipo de la película, con GAIZKA URRESTI  a la cabeza, sabe un rato.

Si sois fans de los ratios y os encanta consultar las cifras que la taquilla española cosecha cada fin de semana, habréis descubierto una película menor liderando el ranking de promedio por copia este fin de semana. 35.7053€ de recaudación con solo 8 copias, lo que arroja una media de casi 4.500€ por sesión y un total de 6.506 espectadores, así que calculamos un precio por entrada cercano a los 5,50€.  Para una cinta de bajo presupuesto, prácticamente cocinada con la ilusión y el tesón de su equipo, estos datos son casi estratosféricos. Pocas veces hemos asistido a un estreno semejante en esta liga de luchadores, y pocas veces hemos asistido a una planificación tan certera para sacar adelante un proyecto casi en la sombra.

 

LOS SECRETOS DEL ÉXITO

Varios son los factores que apadrinan este magnífico resultado, ejemplares para todos aquellos que se enfrentan a su ópera prima sin el respaldo de grandes socios.

Por un lado, BENDITA CALAMIDAD adapta la novela homónima de Miguel Mena, un libro que se publicó en 1.994 y que va ya por su edición nº 13, gracias a que se ha convertido en lectura recomendada, primero en los institutos de Aragón y después en muchos otros a lo largo y ancho de la geografía española. Este punto de partida ya asegura un buen número de espectadores potenciales (13 ediciones son unos cuantos libros y avalan la calidad de la obra) con ganas de ver las aventuras de los protagonistas de la novela plasmadas en imagen real.

BENDITA CALAMIDAD juega además con un género que suele convencer a todos los públicos: la comedia. Y lo hace en clave de road movie e involucrando a una gran galería de personajes muy dispares. Nadie se salva: perdedores, políticos, iglesia… todo un zoo de personajes cercanos al espectador trazados con un dibujo muy paródico y muy cercano en algunos casos al tebeo clásico español, ese de Ibañez con el que muchos hemos crecido y aprendido eso de reír a carcajadas.

 

tarzona3
Detalle de las colas que ha convocado este fin de semana BENDITA CALAMIDAD

Su estrategia de exhibición. El equipo del film, que rodó la película en tierras de Aragón, especialmente Zaragoza, Tarazona y los parajes del Moncayo, ha decidido estrenar el film en esta tierra y así confiar su puesta de largo al público aragonés. No hay fallo posible. Los que no han acudido en procesión a los cines para ver su tierra en la pantalla grande o porque participaban como extras en la película, lo han hecho porque el boca oreja (o directamente el plan de los amigos para ese día) les ha arrastrado a las salas a descubrir qué es eso de los que todo el mundo ha hablado este fin de semana en la región.

Su reparto, lejos de contar con nombres de primera línea sí ha alineado a actores semidesconocidos para el gran público junto a otros muy conocidos y populares por el gran público, cinéfilos o adictos a la televisión. El presentador CARLOS SOBERA, JUAN MUÑOZ (eterno Cruz y Raya), ENRIQUE VILLÉN (20 años dedicados al mundo de la interpretación y usual de directores consagrados como ÁLEX DE LA IGLESIA) o LUIS VARELA (probablemente el actor que más cafés se ha tomado delante de una cámara) han convivido en esta producción con JORGE ASÍN y NACHO RUBIO, los auténticos motores de BENDITA CALAMIDAD, un dúo que rebosa tanta química que es capaz de dibujar una sonrisa al espectador hasta cuando el nivel del gag es moderado.

Su propio lenguaje fílmico, que acepta sus limitaciones y no busca otra cosa más que hacer pasar un buen rato al publico, sin mayores ambiciones ni pretensiones. BENDITA CALAMIDAD es honesta con sus posibilidades y lejos de intentar aspirar a cotas más elevadas, opta con inteligencia por jugar sus bazas sin complicarse o lamentarse por lo que podía haber sido con más recursos. Su honestidad es clave para que el público la acepte y la disfrute.

Y también resulta necesario destacar el fantástico trabajo de promoción que se ha hecho con la película, que con unos medios muy limitados han barrido las Redes Sociales en busca de apoyos, han contactado con blogs y webs de cine, y han conseguido una presencia muy notable en los medios locales y regionales. Una labor fundamental la de la promoción, que siempre defendemos en El Palomitrón, como fundamental es también trazar una estrategia de comunicación eficaz y adaptada a la propia naturaleza del producto del que se dispone.

 

tarazona4
Medios compañeros como Sensacine, El blog del cine español o El antepenúltimo mohicano vivieron un fin de semana de cine en Tarazona.

Factores todos ellos que en su suma han sido decisivos para que BENDITA CALAMIDAD pueda hablar de experimentar un estreno en el que no sólo los números han acompañado sino también, y quizá más importante a medio y largo plazo, el calor de un público entregado que ha conectado con un film tan sincero con sus posibilidades, y tras el que se parapeta el esfuerzo de un equipo que justamente recoge todo lo sembrado en los últimos meses. Factores que demuestran que con una buena planificación es posible hacer cine en España y que éste goce de cierta visibilidad, que al final debe ser el objetivo de cualquier creador.

En breve será tiempo para que esta cinta pruebe suerte en los circuitos nacionales, exigentes y poco dados a conceder oportunidades a todos aquellos que se mueven sin respaldo de los grandes, pero con esta inyección de vitalidad estamos seguros de que el camino será un pelín (solo un pelín) menos tortuoso.

 

Alfonso Caro

Compartir
Artículo anteriorJANE THE VIRGIN Y LA TELENOVELA 2.0
Artículo siguienteCRÍTICA: SINISTER 2
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

2 Comentarios

  1. Yo creo que un ingrediente fundamental en el éxito de público que se ha sentido impulsado a lanzarse a los cines a devorar esta película, es, sin duda alguna, la presencia de los actores del programa OREGÖN TELEVISIÖN.
    Este programa, con un éxito incuestionable en nuestra comunidad, ha hecho que la oportunidad de poder ver en la gran pantalla a las caras conocidas del mismo, sea, sin lugar a dudas, un ingrediente importantísimo en la gran cantidad de espectadores.

    • Tienes toda la razón Marga. Esa es también una razón muy poderosa y que se me ha pasado totalmente por alto porque no vivo en Aragón ni tengo la suerte de conocer el programa. Y es cierto que se comentó durante el fin de semana lo del programa, así que sí, ciertamente su popularidad televisiva es un factor clave:) Gracias por el apunte!