Compartir

El Palomitrón AliadosMarruecos, 1942. Max (Brad Pitt) cae suavemente con su paracaídas en el desierto. Un coche lo recoge para llevarle hasta Casablanca, lugar en el que se reúne con Marianne (Marion Cotillard). Juntos deben actuar como matrimonio para cumplir su misión. Así, sin apenas diálogo, da comienzo Aliados, de Robert Zemeckis. Igual que en estas primeras escenas, lo mejor de la película será aquello que se nos cuenta en imágenes y no en palabras. Y esto no ocurriría si no fuera por Brad Pitt y Marion Cotillard: si la misión de un espía es engañar a aquellos que le rodean, estos dos actores consiguen embaucarnos desde el comienzo para que su actuación nos absorba y nos quedemos pegados a la silla las dos horas que dura el filme.

En cambio, aquel que acuda al cine en busca de acción se irá defraudado. Tampoco los amantes de la historia y los sucesos bélicos encontrarán lo que buscan en Aliados. La Segunda Guerra Mundial apenas sirve de telón de fondo para la historia entre los dos protagonistas, con algún suceso argumental que se hace valer del conflicto bélico, pero del que sin duda no se saca todo el provecho que algunos esperarían. Con todo, cabe decir que guionista y director no parecían tener intención alguna de ahondar más en la guerra, sino que querían contar la historia de Max y Marianne, una historia de amor que cautiva. Y de eso va toda la película.

La acción del comienzo se irá apagando y dará paso a una película de amor e intriga en la que descubrimos la realidad de la relación sentimental entre dos personas y en la que el resto de personajes parecerán puro atrezzo. Si bien nos entretendremos durante un par de horas, probablemente la historia no nos marcará, ni para bien ni para mal, pero Pitt y Cotillard actúan de forma tan brillante que consiguen que la película valga la pena.

El Palomitrón ambientación

A los personajes de atrezzo les acompañan otros muchos elementos que se han cuidado al detalle, pero que tampoco maravillarán al espectador. El vestuario, los efectos especiales, los escenarios y un largo etcétera de aspectos complementan a la perfección la historia de Max y Marianne. Otro aspecto que podemos destacar es la banda sonora:  por un lado, mucho swing y, por otro, música de suspense, al estilo Metal Gear, para las escenas de intriga. Las dos músicas combinan mágicamente para conseguir una ambientación muy acertada, pero quizá poco aprovechada, pues la historia bien podría haber ocurrido en otro lugar y bajo otras circunstancias sin apenas cambios en la trama. Con eso no decimos que el telón de fondo no sea idóneo, simplemente que, como decíamos al comienzo, quizá podría haberse sacado más partido del contexto bélico en el que se desarrolla la historia. Si comparamos esta película con una de las más famosas del mismo director, como es Forrest Gump, vemos cómo, en ese caso, se cuenta la historia de la Norteamérica de la segunda mitad del siglo XX, a la vez que se desarrolla, en algunos momentos de manera secundaria, la historia de amor entre Forrest Gump (Tom Hanks) y Jenny Curran (Robin Wright). Aliados, que sucede en un momento inmediatamente anterior a Forrest Gump, gira totalmente su estilo de narración, y se centra sobre todo en sus dos protagonistas. A algunos les gustará esta decisión; a otros, probablemente, no tanto. En cambio, si Aliados tiene poco de Forrest Gump, sí es un homenaje a Casablanca (1942), de Michael Curtiz, pues tanto la fecha como el lugar coinciden con el primer encuentro entre los dos protagonistas. Sin duda, un bonito guiño para los amantes del cine clásico.

Crítica Aliados El Palomitrón

En resumen, una película que no dejará huella argumental en nosotros, pero dos actores que nos arrastran a cruzar la cuarta pared y a disfrutar de ellos de comienzo a fin. Dos horas entretenidas a la sombra de dos actorazos.

Y antes de acabar, dos recomendaciones para el lector: primero, aquellos que no hayáis visto el tráiler, no lo hagáis. En este se cuenta más de lo necesario, por no decir que destripa media trama y no traduce lo que más nos entretendrá (como hemos dicho hasta la saciedad): dos horas de Pitt y Cotillard. Segundo, se disfruta especialmente en versión original (todo sea por escuchar cómo Brad Pitt habla francés).

LO MEJOR:

  • La actuación de Brad Pitt y Marion Cotillard.
  • La ambientación.
  • Brad Pitt hablando francés.

LO PEOR:

  • Que no se aproveche lo suficiente la situación que supone la Segunda Guerra Mundial.
  • Que no vaya a ser una película que deje huella en nosotros.
  • Para algunos, las dos horas pueden hacerse algo largas si no están ante la película que esperaban según el tráiler.

Eloy Rojano 

Reseña Panorama
Nuestra valoración
Compartir
Artículo anteriorBIBLIOTECA: LA LIBRERÍA
Artículo siguienteBILLY WILDER ME DIJO: “YOU’RE GONNA WIN!” ENTREVISTAMOS A FERNANDO TRUEBA
Profesor de idiomas, amante de la literatura, el cine, los videojuegos y el viajar. Escribo guiones y relatos; y de vez en cuando alguien me lee (mi madre). Sigo sin haber visto una serie mejor que Breaking Bad, pero no pierdo la fe.

No hay comentarios