Compartir

Con la cantidad de series que se estrenan por temporada, muchos llegan a un estado de sobrecarga informativa que se convierte en el rechazo total de un nuevo contenido, o bien porque no se puede elegir entre tanta oferta o bien porque falta tiempo para disfrutarla. Como espectadores, en ocasiones nos hemos visto en un limbo de qué quiero ver que muchas veces ha terminado convirtiéndose en nada.

Pero siempre hay opciones. No tenemos que poner capítulos de una hora para encontrar calidad y entretenimiento: solo tenemos que darle la vuelta al formato y descubrir cosas nuevas. Por ello, y de la mano de la plataforma Netflix, os proponemos cuatro series de animación (para adultos) que llenarán vuestras horas muertas con más de una carcajada. Y es que la comedia gamberra está de moda.

1. REALITY SHOW: TOTAL DRAMA ISLAND

Comedia, acción y mucho mucho drama: esos son los ingredientes de los que se vale para proponer una serie de animación innovadora donde el entretenimiento está más que asegurado. Originaria del canadiense canal Teletoon, la serie se estrenó el verano de 2007 y, a pesar de llevar casi 10 años de vida, sigue bien fresca.

La serie nos adentra en el campamento Wawanakwa, territorio donde el reality show Total Drama Island se llevará a cabo. Veintidós participantes de dieciséis años participarán en el concurso para llevarse 100 000 dólares. Durante su estancia, estarán divididos en equipos (las Ardillas Chillonas y las Truchas Asesinas) y tendrán que competir entre ellos para eliminar a un miembro y estar más cerca del codiciado premio.

La serie juega con los estereotipos de los adolescentes (la gótica, el malote, el guapo, la inteligente, la manipuladora, Lindsay…) y los maneja a su gusto, creando interesantes relaciones entre los personajes, criticando fuertemente el concepto de los reality show y las “absurdas” pruebas que suelen conllevar. 26 episodios de 20 minutos cargados de aventuras que no te dejarán abandonar el campamento hasta el final.

2. SITCOM CALIFORNIANA: BOJACK HORSEMAN

La serie original de Netflix vio la luz en agosto de 2014, conquistando a público y crítica desde el primer momento. Antigua estrella de Hollywood en la serie de los 80 Horsin’ Around, el ahora ya veterano BoJack Horseman (Will Arnett) vive en su mansión de Los Ángeles sumido en una depresión bañada de alcoholismo. Todo esto tratado en tono de comedia.

La sitcom nos habla de las peripecias de una antigua leyenda de la televisión y su último proyecto: escribir una novela sobre sus memorias con la ayuda de la escritora Diane Nguyen (Alison Brie). Todo esto mientras vive con un parásito llamado Todd Chavez (Aaron Paul), okupa que a la vez es su mejor amigo, convive con su agente Princess Carolyn (Amy Sedaris), una gata que desborda sarcasmo, y el novio de su escritora, la actual estrella de sitcoms Mr. Peanutbutter (Paul F. Tompkins), que baila entre la amistad y el odio.

La comedia nos ayuda a tratar una realidad cruda de forma que pueda ser accesible para un público más amplio. Las aventuras (o más bien desventuras) del protagonista y sus compañeros nos muestran una vida acabada en la que reina el sinsentido de la existencia. Treinta y siete episodios de 25 minutos divididos en tres temporadas que harán que BoJack sea uno más en tu vida seriéfila (aunque intentemos olvidar su pasado ochentero).

3. SITCOM FAMILIAR: F IS FOR FAMILY

Seguimos hablando de comedia gamberra, en este caso con F is for Family. Original de Netflix y recién estrenada su segunda temporada, en 2015 conocíamos a los Murphy, la clásica familia de la década de los 70 donde los estereotipos del American way of life son más protagonistas que los propios miembros de la familia.

El cabeza de familia es Frank Murphy (Bill Burr), padre con trabajo insufrible cuyos únicos hobbies son joder a sus hijos y ver la televisión. Su esposa, Sue Murphy (Laura Dern) es la perfecta ama de casa sin ambiciones, sueños o propósitos en la vida. Los hijos los conforman el rebelde adolescente Kevin (Justin Long), el miedica pero noble Bill (Haley Reinhart) y la perfecta hermana pequeña Maureen (Debi Derryberry).

La serie es el perfecto reflejo de una sociedad norteamericana donde el progreso es cada vez más evidente pero el estancamiento en los valores tradicionales es lo que termina reinando. Y es que hay que sortear los capítulos de comentarios misóginos, racistas, violentos y patrióticos, siempre recordando que la sitcom quiere satirizarlos y no apoyarlos.

4. AVENTURAS INTERDIMENSIONALES: RICK & MORTY

No, no nos hemos olvidado de una de las mejores y más hilarantes series de animación para adultos que hay en el panorama actual. Y es que Rick y Morty se lo han ganado a pulso. Fue creada en 2013 y producida y dirigida por Justin Roiland (también la voz de Rick y de Morty) para la cadena Adult Swim. La serie nos cuenta las aventuras de Rick Sánchez, un científico alcohólico viajero entre dimensiones que solo sabe liarla a lo grande. Un día decide enganchar a su nieto Morty para vivir aventuras interdimensionales donde el aprecio a la vida es nulo.

La familia la completan la madre de Morty, Beth Smith (Sarah Chalke), la cirujana de caballos; Jerry Smith (Chris Parnell), el inepto e infravalorado padre, y Summer (Spencer Grammer), la hermana mayor obsesionada con su popularidad y sus labores de adolescente tradicional.

La pareja protagonista vive aventuras donde su vida corre peligro el ochenta por ciento del tiempo, a cuál más absurda o sin sentido. Sin embargo, la serie se ha consolidado como uno de los visionados obligados de la animación para adultos, donde el vocabulario obsceno y las escenas violentas o sexuales no se cortan un pelo. Pero la verdadera riqueza de Rick y Morty está en el trasfondo de la serie, en el tratamiento de la depresión y el alcoholismo de Rick, la decadencia de la estructura familiar tradicional y la relación con los miembros políticos de la familia. Si además mezclas criaturas asesinas, planetas en dimensiones en el quinto pino y muertes de lo más explícitas y absurdas, tienes una serie imprescindible con su tercera temporada pendiente de estreno a finales de año.

Y SIN NETFLIX, ¿QUÉ?

No todo está perdido. En otras plataformas de streaming y en la programación tradicional tenéis alternativas que lejos están de ser “series para niños”, aunque intenten venderlas como tal. Y es que canales en abierto como Boing emiten series del calibre de Historias corrientes, El asombroso mundo de Gumball, Hora de aventuras o Steven Universe, censuradas en España para poder ser emitidas como series infantiles, cuya creación original está indicada para un público joven-adulto.

Gravity Falls

Y en canales privados tenemos más opciones, con series como Gravity Falls (emitida en Disney XD), que no se queda únicamente en las aventuras de dos mellizos en un pueblo donde pasan cosas raras, sino que indaga en las relaciones de amistad, amor y familia mientras toca sutilmente temas como la ansiedad o la depresión.

En definitiva, el mundo de la animación es una mina oro por descubrir, donde hay opciones para todos los gustos. Y como fans acérrimos de las comedias de situación animadas, nunca nos cansaremos de recomendaros series que os harán reír y, en muchas ocasiones, hasta llorar.

Adventure Time GIF - Find & Share on GIPHY

Cristina Domínguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta