Compartir

Westworld El palomitron - destacada

La primera temporada de Westworld demostró que la serie tenía todas las papeletas para convertirse en referente para la HBO. Pero, a pesar de eso, había serias dudas sobre la segunda temporada. Todo indicaba que la trama planteada en la primera etapa también se había cerrado. Por tanto, ¿cómo iban a hacer los guionistas para repetir el éxito de la primera? Lo cierto es que lo han conseguido. Han vuelto a jugar con el tiempo, con la naturaleza de los personajes y, sobre todo, con los espectadores. Las teorías que se han generado han superado todas las expectativas, y la serie se ha abierto a un público más amplio.

Por ello, tras haber analizado ya la segunda temporada en El Palomitrón y también su final, esta vez os traemos los mejores momentos de la serie.

Recordad que a partir de aquí, el análisis tendrá SPOILERS.

“Hola, viejo amigo”

Una de las mayores sorpresas de la segunda temporada de Westworld ha sido sin duda la vuelta del doctor Robert Ford. Había muchas especulaciones sobre su muerte y sobre si esta iba a ser, de alguna forma, definitiva. Cuando todo parecía indicar que no volveríamos a volver a ver a Anthony Hopkins en Westworld, ocurrió la sorpresa. En el episodio 6 de esta segunda temporada, Bernard se adentra en la Cuna. Allí se encuentran una copia de todas las conciencias de los anfitriones. Y es justo allí donde Ford ha escondido su mente. Un giro argumental que pocos vieron venir en ese momento. Sin duda, una alegría para los fans, ya que la presencia de Ford mejora sustancialmente la serie.

Westworld El palomitron - Ford

El despertar de Akecheta

En el episodio ocho de la segunda temporada, la serie se tomó un respiro. El capítulo se centró en Akecheta, el líder de la Nación Fantasma. Esta era una facción del parque cuya naturaleza desconocíamos, y el episodio se centra en aclararla. Akecheta resulta ser uno de los personajes más profundos de la serie, y también uno de los más elaborados. La empatía con el personaje es automática, en un episodio sorprendente. El capítulo ocho es una pequeña maravilla. Un oasis de calma en una serie frenética, que respeta los tiempos de otras obras clásicas como Bailando con lobos. Y todo ello acompañado por una fotografía espectacular. Por todo esto, el despertar de Akecheta resulta ser una de las sorpresas más agradables de la temporada.

Westworld El palomitron - akecheta

La obsesión de William

Al igual que el episodio ocho se centra en Akecheta, el nueve lo hace en William, un personaje al que creíamos conocer, pero que ha resultado tener un pasado oculto. Toda la obsesión que le genera el parque, así como los juegos de Ford, nos conducen a uno de los momentos más tristes y duros de la temporada. Este momento no es otro que el del pistolero del sombrero negro matando a su propia hija. Él piensa que la joven es un anfitrión dirigido por Ford para complicarle el juego, pero Emily parece resultar ser su hija de verdad. Este desgarrador momento pone de manifiesto la obsesión de William por el parque. Y no solo eso, sino que también le hace dudar de su propia naturaleza, cuestionándose si es un anfitrión o un humano…

Westworld El palomitron - william

La creación de Bernard

Uno de los momentos con más fuerza del episodio final es cuando descubrimos que la Charlotte de la trama temporal después de los eventos de La Puerta es en realidad Dolores. Esto ocurre porque Bernard, viendo la debilidad que esconden los seres humanos, decide ponerse en el bando de los anfitriones. Junto a su propia ilusión de Ford crea una Dolores con el cuerpo de Charlotte, y de esta forma la ayuda a escapar. Gracias a esto, se cumple el plan de Ford de liberar a los anfitriones. Un momento revelador e impactante, que se convierte en uno de los mejores giros argumentales de la temporada. Sin duda, nadie lo vio venir.

La temporada pone punto final con una escena poscréditos. En ella aparece William bajando a La Fragua en algún momento posterior a los eventos ocurridos. Allí aparece su hija, que quiere hacerle un test sobre su fidelidad, igual al que le hacían a James Delos. Esto nos indica que William también es un humano duplicado. Y que su hija en realidad estaba viva, con lo que a quien ese William mató era posiblemente un anfitrión. El William del parque parece ser el gran proyecto de Delos, pero… ¿qué hay del William real? ¿Sigue vivo en alguna parte? Lo descubriremos en la tercera temporada.

Westworld El palomitron - william final

Estos han sido para nosotros los mejores momentos de la segunda temporada de Westworld. ¿Nos hemos dejado alguno? ¡Contádnoslo!

Mikel Iturbe

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.