Compartir

gianfranco-rosi-sacro-gra-documentary-plot

 

SACRO GRA fue el primer documental en ganar el León de Oro a la Mejor Película en el Festival de Cine de Venecia, y lo hizo delante de películas como la última delicia del Estudio Ghibli, EL VIENTO SE LEVANTA, la nueva película de JONATHAN GLAZER, UNDER THE SKIN, la encumbrada por la crítica JOE o la película con la que ALEXANDROS AVRANAS ganó el León de Plata, MISS VIOLENCE. 70 ediciones han tenido que pasar para que un documental se llevara el premio, y si este lo ha hecho es porque algo especial debe de tener. El director, GIANFRANCO ROSI, inédito en España, traspasa con este documental las fronteras de nuestro país y se sitúa en taquilla a la espera de que espectadores (llamados por el premio que se llevó en la edición de 2013 del antes nombrado Festival) acudan a las salas a ver un sufrido y altamente recomendable ejercicio fílmico.

SACRO GRA es una grotesca danza de realidad que se baila al son de la música que producen los cláxones y los motores de los coches que circulan por la circunvalación llamada GRA (Grande Raccordo Anulare, el equivalente romano a las rondas barcelonesas o a la M-30 madrileña). Una realidad siempre agridulce y a veces absurda de todo punto que busca iluminar el déficit de las grandes ciudades brillantes y admiradas por su belleza rutilante: el punto que queda a oscuras alrededor de estos crisoles de cultura y variedad y está repleto de personajes que encarnan el espíritu de una sociedad en crisis social, cultural y económica. Amén de su confección cercana al documental social, SACRO GRA recuerda vagamente al experimento de HANEKE con sus 71 FRAGMENTOS DE UNA CRONOLOGÍA DEL AZAR, pero enmarcado en los tiempos que corren y sustituyendo la ficción glacial del austríaco por la afilada realidad.

Y es que SACRO GRA es algo así como una versión experimental del programa CALLEJEROS. El director italiano, tras lo que se puede afirmar que es un enorme trabajo de búsqueda y análisis de personajes mundanos, selecciona ciudadanos interesantes pero cotidianos, la fauna de la Roma periférica, y los somete bajo el prisma de su mirada profesional a un encuadre único para cada historia. Con la ayuda de un soberbio montaje, que da ritmo, agilidad y cohesión a un relato que podría parecer duro y disperso, GIANFRANCO ROSI presenta la gran alegoría sobre la vida periférica y rota de Italia mediante un conjunto de personajes que van desde uno de los últimos pescadores de anguilas del Tíber hasta dos gogos de discoteca de carretera. Juntamente con el pinchadiscos de música latina, el conductor de ambulancias y el botánico que estudia las plagas en las palmeras cercanas a la circunvalación, todos forman una gran reflexión sobre la razón de la crisis social, cultural y económica de la Italia de hoy.

 

sacro-gra

 

Es un estudio de personajes, como ya he dicho, más cercano al cine experimental que al documental sobre las selectas vidas de las personas que habitan en el extrarradio romano: en las cercanías del GRA. GIANFRANCO ROSI se lanza a la búsqueda del Santo Grial (en italiano Sacro Graal), la verdad magna y absoluta para explicar de manera satisfactoria si el GRA, nexo de unión entre los peculiares personajes con los que intenta averiguar la realidad del momento en el extrarradio de la grande citá de Roma, tiene algo que ver con su (también común a todos las personas estudiadas por ROSI) profundo y galopante desquiciamiento. Y vaya si lo consigue. El devenir de la cámara del director, guionista y fotógrafo de la película en sus deliciosos planos circulares (obvias referencias al recorrido anular que está estudiando) y sus vistas picadas de los interiores de un bloque de edificios (haciéndonos cómplices del voyerismo que caracteriza al documentalista de profesión), es análogo a lo que hace el botánico buscando las larvas de insectos que devoran por dentro las palmeras que él con tanto esmero intenta preservar. Como éste, ROSI trabaja únicamente con el sonido de ambiente y la música diegética: tarareos de sus estudiados, las sirenas de la policía, las ambulancias, la lluvia al caer, la nieve, el viento y los motores de los coches son la única partitura entendida por el italiano.

No muy lejos de ser el documental perfecto, SACRO GRA tiene su único error en la decisión de ROSI de acortar metraje y equilibrar las historias, dedicando el mismo tiempo a personajes más inocuos y no tanto a los que dan más juego: aunque esto le da a SACRO GRA un dinamismo necesario en producciones de este calibre, se pierde la oportunidad de conocer más a fondo a los personajes y de añadir a su interesantísimo trasfondo crítico el verdadero significado de un documental, el conocimiento de los personajes analizados.

 

 

LO MEJOR:

 

  • El montaje de JACOPO QUADRI
  • La trama del conductor de ambulancia y los diálogos irónicos entre las dos gogos de discoteca
  • El análisis de ROSI de la situación italiana actual, fidedigno y doloroso

 

LO PEOR:

 

  • GIANFRANCO ROSI da la misma importancia a todos los personajes, entre los que hay altibajos

 

 

Pol Llongueras

1 Comentario

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.