Compartir

Primeras impresiones de Megalo Box Ashita no Joe - el palomitron

Megalo Box fue anunciada públicamente a finales del año pasado como un proyecto totalmente nuevo basado en la archiconocida franquicia Ashita no Joe. Se fraguó a modo de tributo, como conmemoración a los 50 años de historia de la popular obra de Ikki Kajiwara y Tetsuya Chiba. Publicado entre 1968 y 1973 en las páginas de la Weekly Shōnen Magazine, Ashita no Joe es considerado por muchos un manga de culto, el precursor de una gran corriente de posteriores obras y autores. Para muchos, Kajiwara y Chiba concibieron algo que revolucionó la industria del manga tal y como se conocía, consolidando un spokon con un aroma diferente, uno que elevaba a sus personajes y donde el deporte como tal servía de complemento.

TMS Entertainment (Detective Conan, Ashita no Joe 2) es el estudio encargado de producir Megalo Box, una ficción completamente original a pesar de su concepción de tributo o conmemoración. La producción narra la historia de JD (Junk Dog), un hombre de los bajos fondos de la sociedad que participa en combates de boxeo ilegales con el único fin de sobrevivir. Sin embargo, un día recibe las palabras de un personaje de cierto status que cambiará su percepción para siempre; la próxima vez que suba al ring será diferente. Megalo Box es una lucha de superación, un viaje de redención personal para acallar los demonios internos de su protagonista. Un intento de ascensión al pináculo del boxeo lejos de ambiciones capitalistas y ególatras. Una oda al instinto de superación y al desafío personal.

Primeras impresiones de Megalo Box Joe - el palomitron

Megalo Box traslada al espectador a un futuro tan lejano como distópico. Presenta una sociedad fragmentada y extremista en el aspecto del estrato social. Fiel a su contexto de distopía, la producción ilustra a la perfección la ausencia de clases sociales como tal. Desde la dirección se ha querido mostrar un especial énfasis en este aspecto a través del uso de los planos generales que abordan los escenarios; unos totalmente devastados y donde impera la precariedad de la vida humana en contraposición a los enormes rascacielos y la pureza que emana la urbe central. Un contraste visual que se ve muy reforzado por el uso de las tonalidades y colores empleados.

La producción de TMS Entertainment también se sirve de este contexto futurista para adaptar un deporte de contacto tan pretérito como el boxeo a este nuevo escenario. El ‘Megalobox’ —es el nombre que recibe— utiliza las mismas reglas que su homónimo tradicional, pero aquí los luchadores emplean un exoesqueleto elaborado con la avanzada tecnología Gear. Este equipo proporciona una fuerza sobrehumana a los contendientes, elevando así el grado de espectacularidad y brutalidad del deporte. Los movimientos corporales y la contundencia de los golpes lucen realmente bien, consiguiendo transmitir esa sensación de superación de los límites humanos.

Primeras impresiones de Megalo Box boxeo - el palomitron

Un tributo con mucho factor humano

Megalo Box, al igual que hizo Ashita no Joe, busca enfatizar en sus personajes. El protagonista de la ficción, Junk Dog, es un joven con un gran talento y habilidades por pulir. El espectador es muy consciente de su frustración, de verse obligado a tener que perder la gran mayoría de combates para poder ganar algo de dinero, para sobrevivir. Su sueño es participar en Megalonia, el campeonato que determinará el mejor megalo boxeador del mundo, algo utópico para él debido a su condición social. JD se ha criado en los bajos fondos de esta sociedad futurista y, como perro callejero que es, carece de identidad y derechos. Este detalle enriquece la dualidad societaria que mencionábamos, una donde los pertenecientes al estrato más pobre carecen de documentación, de derechos, de una identidad en la que ampararse. Aquí es donde el guion realiza el mayor acto de tributo posible a Ashita no Joe, uno donde el nombre del protagonista de la afamada obra juega un papel esencial.

La identidad del protagonista, Junk Dog, es uno de los pilares en los que se sustenta el guion durante los primeros compases de la serie. El espectador conoce en primera instancia a un joven desprovisto de recursos y de un digno futuro por el que luchar. Sin embargo, su inconformismo y ambición le llevarán a dar los primeros pasos en un camino no exento de espinas, uno en el que es poco probable tener éxito y muy fácil perderlo todo. Desafío personal en su máximo exponente. Pero JD no recorrerá en solitario este trayecto, otros personajes como el ex boxeador y actual entrenador del protagonista, Nanbu; o el joven rufián Sachio, un niño de gran corazón criado en los suburbios, brindan el apoyo necesario y ayudan a que el carisma fluya entre el elenco principal. Unos personajes que, por otra parte, son una representación de su homónimo en Ashita no Joe. En el personaje de Nanbu encontramos la figura de Danpei Tange, mientras que en Sachio el de la joven huérfana Sachi. Megalo Box es una continua reminiscencia a la obra de Ikki Kajiwara y Tetsuya Chiba.

Primeras impresiones de Megalo Box cartel - el palomitron

Megalo Box retrotrae al espectador a la nostalgia de los 90

La producción de TMS Entertainment no rinde homenaje solamente al título mencionado anteriormente, en su animación los espectadores fácilmente atisban su apuesta por un estilo añejo, similar al de las series de los años noventa. Bajo un dibujo completamente artesanal y un estilo gráfico muy similar al de producciones como Cowboy Bebop, Megalo Box es un anime que se diferencia eficientemente y logra no desentonar en el espectro actual de la industria. Su animación tradicional casa a la perfección con una paleta de colores que basa su potencial en las tonalidades grisáceas para acrecentar el tono de la obra y su ambientación. Este gran cuidado técnico está bañado por una banda sonora que le sienta como anillo al dedo; las pistas musicales de género hip-hop dotan cada segundo de la serie de gran personalidad, consolidando una miscelánea que se siente en armonía, al igual que consiguió Shin’ichirō Watanabe en Cowboy Bebop aunando el bebop (jazz) en la ficción.

Megalo Box es más que un tributo a Ashita no Joe. Es una declaración de intenciones dentro de una industria que cada vez más prioriza por un estilo de animación más puntero en detrimento del tradicional. Una ficción que despunta en lo visual por el mimo en su estilo artístico y cuyo guion se ha encargado de asentar en estos primeros capítulos las bases necesarias para un prometedor desarrollo. Un argumento personal, un viaje de redención interior en búsqueda de luchar por los sueños, por sentirse bien con uno mismo. Un periplo que llevará a J.D a disputar su futuro en lo alto de un ring.

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

1 Comentario

  1. Un buen anime, me ha recordado un poco a la historia de Mohamed Ali o a las peliculas de Rocky, alguien que sale de la nada y que es ninguneado por el público hasta que se hace respetar por sus propios méritos.

    El personaje que yo destacaría de la serie sería Yuri, ya que se supone que es el antagonista de la serie pero nada más lejos de la realidad ( por no desvelar la historia a quién no la haya visto todavía). Me gustaría saber que piensas del personaje.

    Un anime totalmente recomendable, corto y que va al grano.

    Una frase del anime que me he guardado – “Culpa a quien quieras, pero al final tú eres el que decide”.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.