El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE CRÍTICAS REDACTORES

CRÍTICA: VASIL

Historias para no contar

ANTECEDENTES

Avelina Prat, es arquitecta de formación, y se dedica al cine desde hace casi veinte años. Ha sido script en más de una treintena de largometrajes junto a directores como Fernando Trueba, Cesc Gay, Manuel Martín Cuenca o Javier Rebollo. Da su salto a la dirección a través de su primer largometraje: Vasil, una íntima ópera prima junto al actor búlgaro Ivan Barnev, que se ha unido a la directora en esta coproducción España-Bulgaria.

LA PELÍCULA

Es un tema recurrente en el cine de los últimos años el tema de la inmigración en nuestro país. A veces como foco principal del desarrollo de la película y otras veces como una triste realidad que sirve de telón de fondo para contar otra historia. Si bien es cierto que el cine ha acostumbrado a centrarse en la inmigración procedente de África, y en ocasiones la ha tratado con cierta estigmatización.

Vasil (Ivan Barnev), narra la historia de un inmigrante de los Balcanes, que llega a la vida de Alfredo (Karra Elejalde) de manera inesperada. Alfredo no ve más remedio que ayudarle, permitiéndole dormir en casa para evitar que Vasil duerma en la calle. Poco a poco el intolerante Alfredo irá construyendo con el búlgaro algo parecido a una amistad, a través de las historias que ambos se cuentan y por medio del ajedrez, una afición compartida.

 

Vasil de Avelina Prat ha ejecuta una película sensible sobre la realidad que sufren los extranjeros en España, cómo la administración los ignora y la manera en que la gente los criminaliza o discrimina. Sin embargo, la película no cae en el sentimentalismo, sino todo lo contrario, llegando en ocasiones a arrancar más de una sonrisa. Es un film plagado de pequeños detalles y escenas cotidianas que aportan gran autenticidad al desarrollo de la historia. Un desarrollo guiado, por otra parte, por estupendos y bien escritos diálogos, que sin duda son lo mejor de la cinta.

A nivel de dirección, la película se compone de largos planos que resuelven escenas completas. La cámara enfrenta en el mismo cuadro a dos personajes huyendo del clásico plano-contraplano. Los movimientos de cámara van desde planos fijos a sutiles panorámicas que muestran el lugar de los personajes en el espacio. En general asistimos a una fotografía lenta, sensible e intimista, muy común ya en otras películas de su director de fotografía Santiago Racaj.

Vasil, además de esto cuenta con un diseño de sonido sutil, que acompaña a los personajes y que envuelve al espectador y que es en parte responsable de que concibamos las escenas de la película de un modo tan cercano.

ELLAS/ELLOS

Ivan Barnev y Karra Elejalde tienen buena química y forman una pareja que dota al relato de una ternura y una simpatía especial. Susi Sánchez y Alexandra Jiménez a pesar de sus pequeños papeles, consiguen contribuir con su interpretación a hacer crecer esta historia.

 

LA SORPRESA

Sería el propio Vasil, que no deja de sorprender al espectador y al propio Alfredo con cada talento nuevo que deja descubrir

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Aquella en la que Vasil le cuenta a Alfredo la historia del sordo y la nieve. O cualquiera de las que comparten los dos amigos jugando al ajedrez, pues en esas secuencias es cuando ambos personajes estrechan su relación.

LO MEJOR

  • Los diálogos, que hacen que la historia avance con total naturalidad y calma
  • Los actores, que interpretan sus papeles con pasmosa facilidad
  • El diseño sonoro, sutil y elegante.

LO PEOR

  • Se echa de menos algún giro hacia el final, que resulta demasiado abrupto
  • Nos quedamos con ganas de profundizar más en el personaje de Vasil

Pablo Sánchez

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.