Compartir

LOS ANTECEDENTES

El documental Experimento Stuka llega a las salas españolas el próximo 5 de diciembre envuelto en la polémica. La cinta tiene todos los ingredientes para suscitarla: remueve los ánimos de las viejas dos Españas que mantienen sus diferencias; está rodada con dinero público y en valenciano (con subtítulos en castellano); y en ella se afirma revelar una verdad con tintes conspiranoicos, oculta durante casi 70 años. No han sido pocas las voces de diferentes partidos políticos que, ante el estreno del documental, han pedido explicaciones sobre la procedencia de los fondos (que algunos sitúan en los 200 000 euros) o sobre la inexactitud y falsedad de los datos aportados.

El documental, que es el tercer proyecto que realizan juntos los directores Rafa Molés y Pepe Andreu, ha sido reconocido como el Mejor largometraje documental de 2018 en los I Premios del Audiovisual Valenciano. Les sugerimos que acudan al cine a verlo y saquen sus propias conclusiones. En cualquier caso, les aseguramos que Experimento Stuka no les dejará indiferentes. Y si no, aquí tienen el tráiler. Juzguen por ustedes mismos.

LA PELÍCULA

La cinta nos traslada a la zona de Alt Maestrat, en Castellón. Allí, algunos supervivientes ya octogenarios de la Guerra Civil narran en primera persona cómo en la primavera de 1938 vieron aparecer tres aviones en el horizonte. Unos vecinos salieron a saludar, y la mayoría los miraban curiosos. Los aviones se lanzaron en picado y bombardearon un total de siete pueblos, entre ellos Benassal, Ares, Albocàsser y Vilar de Canes. Los resultados fueron 38 muertos, decenas de heridos y casas, calles e iglesias destrozadas.

Durante décadas, los habitantes de los pueblos arrasados han seguido preguntándose por qué. No había tropas en la zona. No eran centro estratégico de ningún bando y, durante años, tanto nacionales como republicanos negaron ser responsables del ataque. En concreto, Franco había dado órdenes de no bombardear zonas con población, después de la reacción internacional causada por los bombardeos de Guernica.

Casi 80 años después, un vecino decide juntar todas las piezas. La principal, una carpeta del archivo militar de Friburgo, Alemania, con 66 fotografías aéreas. Los alemanes se tomaron muchas molestias en documentar aquel bombardeo. Un nuevo modelo de avión, bombas más potentes y la necesidad del Gobierno alemán de experimentar con nuevo armamento sin que la comunidad internacional lo supiera son algunas de las claves que revela el documental.

Más allá del contenido político y de la puesta en cuestión de la veracidad de las pruebas aportadas en el documental, lo que sí está claro es que se han invertido muchos recursos. Las panorámicas aéreas rodadas a gran altura nos muestran imágenes que nos recuerdan al tipo de planos que se utilizaron en La isla mínimaUn mosaico de colores formado por los cultivos de la zona. Los directores han elegido, además, un formato de infografía que recuerda visualmente al que se emplea en el programa de televisión Equipo de investigación: mapas sobre los que se marcan zonas y se señalan direcciones. Por último, incorpora imágenes de archivo de la Guerra Civil que denotan una importante labor de documentación.

Estos recursos visuales se complementan con maquetas que evocan situaciones narrativas concretas. Y se recurre a diferentes fuentes, tanto en España como en el extranjero, siguiendo la pista de la investigación.

Este conjunto de recursos le dan al documental un dinamismo argumental que contrasta con la lentitud y emocionalidad con la que se expresan los testigos de los bombardeos.

LA SORPRESA

El planteamiento de una conspiración nazi para actuar en territorio español de espaldas al bando nacionalista y la idea de que ese experimento sirvió para alimentar la maquinaria bélica alemana en la II Guerra Mundial, que estaba a punto de comenzar.

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

Benassal, el pueblo que centra la historia, quedó marcado por el bombardeo. No tener respuestas para entender quién era el responsable y por qué se eligió esa zona ha mantenido las heridas abiertas. Desvelar la incógnita es, para los ancianos protagonistas, un alivio. Sus reacciones son lo mejor del documental, por su humanidad y su reveladora complejidad.

TE GUSTARÁ SI…

Estás interesando en profundizar en la Guerra Civil y en la II Guerra Mundial.

LO MEJOR

  • Los recursos visuales.
  • Las imágenes de archivo.

LO PEOR

  • La banda sonora.

 

Marisa Cruzado

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.