Compartir

 

WinterSleep-2-poster-450

 

Los amantes del cine independiente europeo están de enhorabuena: llega a nuestras carteleras la ganadora de la última Palma de Oro. Con cada una de sus preciosistas imágenes, WINTER SLEEP hace honor a todos los premios cosechados en Cannes (también se adueñó del premio FIPRESCI). Una verdadera delicia de película.

La vida de Aydin (HALUK BILGINER) es sencilla y gratificante. Vive con su hermosa y joven esposa Nihal (MELISA SÖZEN) y su hermana Necla (DEMET AKBAG) en el idílico hotel que posee en las montañas del centro de Anatolia. Tras no culminar sus sueños de convertirse en un actor de renombre, se dedica a gestionar el patrimonio, propio y familiar, y pasa sus días escribiendo una columna en el periódico local y teniendo interesantes conversaciones con sus amigos mientras un te con miel le aclara la garganta. Una existencia plácida que no tarda en perturbarse con la llegada del invierno. Todo parece nublarse con la bajada de temperaturas y la soledad les obliga a quitarse las máscaras y mostrar sus existenciales dilemas. Una guerra dialéctica incesante que obliga al espectador a reflexionar e ir avanzando a medida que lo hacen los protagonistas.

 

winter-sleep

 

NURI BILGE CEYLAN nos presenta su último trabajo con la tranquilidad y garantía que suponen los premios internacionales. El director turco no es primerizo en esto de triunfar en Cannes. Debutó en el festival francés (y también como cineasta) con una nominación a mejor director de cortometraje por DISTANT (1995). Después de eso, casi la totalidad de los siete largometrajes que ha realizado han conseguido reconocimiento por todo el globo. ¿Los actores? Algunas de las caras más conocidas de la curiosa y atrayente filmografía otomana. Unos personajes para nada sencillos a los que consiguen dar alma y humanizan los comportamientos más estridentes. Los apartados técnicos acaban de redondear una obra que roza la perfección. Las localizaciones son impresionantes, pero también el sensible modo con el que se nos presentan. Podemos asegurar sin temor a equivocarnos, que WINTER SLEEP posee una de las estéticas más impactantes y asombrosas de este año; una maravilla.

 

wintersleep-1-ca05a4ac

 

Afirmar, a fecha de 2014, que el cine en tres actos ha muerto, sería una osadía inútil y casi imperdonable. Pero sí es verdad que WINTER SLEEP es hija de una tendencia que explora los caminos menos transitados de la dramaturgia cinematográfica moderna. La estructura es tan serpenteante como las interpretaciones filosóficas que desprende la obra misma. Sin duda, la consciencia y el orgullo son dos conceptos claves que se repiten sin cesar durante la obra. El porqué hacemos algunas cosas y cómo obviamos otras, será el inicio de la mayoría de enfrentamientos. Las conversaciones consiguen dividir el film en episodios marcados, pero, con una sutileza inaudita, se logra una conexión global que deslumbra. El tempo sosegado y poético es otro de los elementos que refuerza la candidatura de NURI BILGE CEYLAN para entrar en el Olimpo de los dioses del cine europeo.

 
 

LO MEJOR:

  • Los actores afrontan roles que conllevan una dificultad extrema. Es muy poco habitual ver tan bien resueltos unos retos interpretativos de este calibre.
  • La magnética relación que surge entre espacio, fotografía, arte y dirección. Un trabajo de lo más redondo.

LO PEOR:

  • Las tres horas y cuarto de film no son aptas para todos los públicos. El ritmo lento y reflexivo no ayudará a los primerizos en este tipo de cine.
  • Algunos de los personajes secundarios resultan reiterativos y, aunque aportan algún oasis de paz al relato, suponen una bajada de tensión.

 

 

Adrià Naranjo

No hay comentarios

Dejar una respuesta