Compartir

UnReal Portada

Ha sido la serie del verano. No hay blog, periódico o revista especializada que no haya analizado (y alabado) UNREAL, el drama de la cadena de cable norteamericana LIFETIME. Encontrándonos en la época del tweet intrigante, el titular llamativo y la vida contada a través de rankings, resulta agotador que cada semana se estrene en cine y televisión una nueva obra maestra. Agotador y más falso que el reality show Everlasting, el cual centra la trama de UNREAL.

Pongámonos en contexto: LIFETIME es la creadora de muchas de esas tv movies que nunca reconocerás haber visto un domingo en las sobremesas de Antena 3 y Telecinco, las true stories o películas basadas en hechos reales y truculentos como el secuestro de una adorable y bella niña (rubia, siempre rubia), un brutal asesinato doméstico o la repentina aparición de un misterioso y maligno extraño que viene a alterar la vida doméstica de una familia de clase alta. También es la cadena que emitió THE CLIENT LIST, la serie en la que JENNIFER LOVE HEWITT era una de esas masajistas que proporcionan un final feliz. La cadena, orientada al público femenino (a un MUY determinado público femenino), necesitaba esa gran serie que le ayudase a ampliar el target y que le otorgase un mayor reconocimiento de críticos y espectadores.

Con esta misión se estrena UNREAL, protagonizada por los productores de Everlasting, reality show calcado a THE BACHELOR (una especie de QUIÉN QUIERE CASARSE CON MI HIJO). En él, una serie de aspirantes luchan por conquistar “el amor” de un joven rico y apuesto, que a su vez se presta a la pantomima para limpiar su imagen, muy dañada por algunos escándalos públicos. Como la realidad a veces necesita de determinados empujoncitos para ser atractiva, los productores provocarán todo tipo de situaciones para llevar al límite a las concursantes. De entre todos ellos destacan Rachel (SHIRI APPLEBY), productora de campo con grandes habilidades para la manipulación y la autodestrucción y Quinn (CONSTANCE ZIMMER, a la que vimos en HOUSE OF CARDS), productora ejecutiva con pocos escrúpulos. Ambas consiguen sacar todo el jugo posible a unas candidatas muy sedientas de fama, dinero y reconocimiento.

UnReal Quinn and Rachel

La construcción de estos dos personajes femeninos complejos, atractivos e imperfectos viene de la mano de otra mujer, SARAH GERTRUDE SHAPIRO, que a su vez fue guionista de THE BACHELOR, el reality que parodia Everlasting y cuyos creadores no se han tomado demasiado bien lo que cuenta UNREAL. Esta circunstancia otorga mayor verosimilitud a una primera temporada cuyo tramo final peca en exceso de locos giros de guión más propios de otras series de la cadena (CRIADAS Y MALVADAS) que de un producto al que han llegado a comparar con THE NEWSROOM.

Decir como se ha dicho que UNREAL es más propia de HBO que de LIFETIME resulta exagerado e incluso contraproducente para el espectador que vaya a acercarse a ella por primera vez. Ni el tono ni el lenguaje son en absoluto habituales en la cadena de las grandes series ni falta que le hace. UNREAL es un producto perfecto para la cadena en que se emite, la cual, a la espera de saber quién la traerá a España (¿no sería maravilloso que la comprase Mediaset?), ya ha confirmado una segunda temporada para 2016. En definitiva, no estamos ante la nueva obra maestra de la televisión, la mejor serie del año (aunque ojo a los Globos de Oro) o una ficción sólo apta para paladares exquisitos, pero es muy atractiva y altamente recomendable.

 

LO MEJOR

  • La construcción de personajes
  • El guión, que te mantiene pegado a la pantalla desde el primer minuto
  • Que hayan salido victoriosos haciendo un producto metatelevisivo

LO PEOR

  • El final de temporada, con demasiados giros

 

 

 

Fon López

 

No hay comentarios