Compartir

 

Sitges

 

Aunque para nosotros fue una pena tener que marcharnos del Festival de Sitges el pasado octubre, es ahora una enorme alegría (y una fantástica noticia) el poder reencontrarnos con él en nuestra ciudad, Madrid. Gracias al Sitges Tour todavía no nos hemos despedido de la 48.ª edición de uno de los festivales más terroríficos del mundo.

A partir del 11 de diciembre, los cinéfilos podrán disfrutar de un trocito del Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña en los cines Conde Duque Alberto Aguilera de Madrid. El Sitges Tour Contracorriente es el plan perfecto para todos aquellos que no hayan tenido la oportunidad de ir a este festival terrorífico; ahora, gracias a la productora y distribuidora A Contracorriente Films, podremos disfrutar de un minifestival en el que se proyectarán cuatro de las cintas que se presentaron en Sitges 2015: LA PRÓXIMA VEZ APUNTARÉ AL CORAZÓN, BLOODSUCKING BASTARDS, THE SALVATION y TURBO KID. Con la compra de un bono de tan solo 12 €, el espectador tendrá la oportunidad de admirar estos trabajos y, además, obtendrá una invitación gratuita para el preestreno de EL REGALO, de JOEL EDGERTON (MONKEYS), para el 17 de diciembre.

Lamentablemente, y como no somos el superhéroe de THE FLASH, Barry Allen, en nuestra cobertura en Sitges no pudimos ver todas las cintas (38 en total) que competían en Sección Oficial. De estas cuatro del Sitges Tour, solamente vimos una (la francesa): LA PRÓXIMA VEZ APUNTARÉ AL CORAZÓN (LA PROCHAINE FOIS JE VISERAI LE COEUR), adaptación de la novela de YVAN STEFANOVITCH. Pero no hay mal que por bien no venga, ya que con esta iniciativa hemos tenido el honor de ampliar nuestra lista de visionado de Sitges 2015 para contároslo a todos.

 

La próxima vez apuntaré al corazón

 

Un pequeño problema de laboratorio hizo que se confundieran en la emisión de LA PRÓXIMA VEZ APUNTARÉ AL CORAZÓN y no pudimos verla de nuevo en el pase de prensa del Sitges Tour; pero que no cunda el pánico porque, como ya os habíamos anticipado, la habíamos visto en el propio festival. Esta cinta francesa, escrita y dirigida por CÉDRIC ANGER (EL PEQUEÑO TENIENTE), trata de un asesino en serie que se dedica a sembrar el terror en una zona de Francia. Franck, uno de los policías encargados de investigar el caso, es un policía intachable en su trabajo y es, además, el protagonista de los crímenes.

A pesar de irse con las manos vacías en Sitges, cabe destacar que es un largometraje con un guion excepcional, tan bien ejecutado como los asesinatos de su psicópata. Destaca la interpretación de su protagonista, GUILLAUME CANET (QUIÉREME SI TE ATREVES), frío como un témpano, calculador… El actor traspasa la pantalla con estas sensaciones, y el espectador queda como cómplice en todos sus delitos.

 

Bloodsucking Bastards

 

Pasemos ahora a analizar lo visto en Madrid. Seguro que en algún momento de vuestra vida habéis tenido la sensación de que os “chupan la sangre” ya sea en los estudios o en el trabajo. Sí, una expresión que todos entendemos; pero, para ser más concretos, podemos definirla como “la sensación de que nuestra persona es absorbida por trabajo y más trabajo que el jefe de turno nos exige”. Esta idea es la que muestra BRIAN JAMES O’CONNELL en su cinta BLOODSUCKING BASTARDS, una historia muy divertida gracias a su guion. Este concepto resume bastante bien de qué trata la película y la vida de Evan, el protagonista del filme, al que interpreta FRAN KRANZ (LA CABAÑA EN EL BOSQUE). En el reparto destaca una cara, la de PEDRO PASCAL (JUEGO DE TRONOS), que interpreta a Max, un recién llegado que asciende en la empresa y que no dejará indiferente a nadie. Un inteligente guion que juega con una historia aparentemente absurda al introducir el elemento de los vampiros, pero que, extrapolada a la vida real, es totalmente sincera. Vampiros en el interior de una empresa, momentos de carcajadas y gore para que los apasionados del terror, los vampiros y la sangre pasen un buen rato con esta historia realista caricaturizada.

 

The Salvation

 

Y es que no solo de sangre iba a ir la cosa. El director danés KRISTIAN LEVRING (DEN DU FRYGTER) llevó el wéstern a Sitges con THE SALVATION. Esta película cuenta la historia de John, un hombre que mata al asesino de su familia él solo; este hecho provoca las ansias por matar a Delarue, hermano del fallecido, y a todos sus hombres. Una historia del Oeste sencilla, sin complejidad, sin más sorpresas que su perfecto reparto, con actores como MADS MIKKELSEN (CASINO ROYALE o la serie HANNIBAL) y EVA GREEN (CASINO ROYALE); en este caso, él interpreta a un buen hombre que busca venganza y la desaparición de la corrupción en su pueblo, y ella, a la perfecta malvada del asesino fallecido.

 

Turbo Kid

 

Terminábamos nuestra sesión del día con TURBO KID, galardonada en Sitges 2015. Nos fastidió no verla en el festival (escuchamos muy buenas críticas y nos enteramos de que se llevó el premio a mejor música, compuesta por JEAN-PHILIPPE BERNIER, JEAN-NICOLAS LEUPI y LE MATOS, además de un segundo premio Jurado Carnet Jove mejor película).

Esta cinta canadiense de ANOUK WHISSELL, FRANÇOIS SIMARD y YOANN-KARL WHISSELL nace del cortometraje T IS FOR TURBO. TURBO KID es un homenaje al cine de serie B y a los 80 centrado en las aventuras de un joven que se encuentra en 1997, un año en el que la situación de la Tierra está maltratada y el agua es un lujo preciado. Este chico, al que interpreta MUNRO CHAMBERS (EL ENVIADO), irá siempre con su bicicleta en busca de justicia, e intentará acabar con los malvados del lugar (el grupo liderado por Zeus) con Apple (LAURENCE CHARLOTTE, protagonista de LA PETITE REINE), una amiga que se cruzará por sorpresa en su camino.

Una cinta muy aplaudida en el festival (y ahora entendemos el porqué); además de su fantástica fotografía y sus recursos, totalmente ambientados en los 80 (bicicleta BMX, superhéroes, cómics, casetes…), su historia tiene puntos que harán que el espectador se desternille en la butaca, y aquel que haya pasado la niñez en esos años, volverá a la época con buenos recuerdos. Acción, lucha, un toque de gore (sangre y vísceras) y risas. Una combinación explosiva que ha dado lugar a TURBO KID.

Y ahora sí que sí: nos toca despedirnos de Sitges por este año (con todo el dolor de nuestro corazón) y esperar con ganas a que llegue octubre de 2016 para volver con mucho más terror.

 

 

María Páez 

No hay comentarios