Compartir

trash

 

Cuando STEPHEN DALDRY (BILLY ELLIOT) confirmó en 2011 que iba a dirigir un thriller en las favelas de Brasil a todos nos cogió un poco por sorpresa. El director británico, que siempre se había movido por los terrenos del drama convencional, se atrevía ahora a pasar al cine el libro de ANDY MULLIGAN: TRASH (REYES DE LA BASURA en castellano). La novela, que narra la historia de tres niños que trabajan en el vertedero de la ciudad y que, de forma casual, se encuentran con algo que pone en aprieto a un famoso político brasileño, contrasta totalmente con el estilo y el habitual registro de DALDRY. También es verdad que tampoco podemos caer en el error de encasillar a un director en un género y por supuesto hay que apoyar y premiar a aquellos directores que se atreven a plasmar su visión particular en distintos registros; bienvenidos sean todos los que lo hagan. Sin embargo, este no es el caso de STEPHEN DANDRY, que presenta algunas carencias en TRASH: LADRONES DE ESPERANZAS que evidencian esta falta de experiencia en el género del thriller/acción del que hablábamos.

Pero empecemos por el principio, la esencia del filme  y lo que hace de este una experiencia destacable. El trío protagonista de la película formado por los jóvenes RICKSON TEVEZ, EDUARDO LUIS y GABRIEL WEINSTEIN es absolutamente maravilloso; la naturalidad y el talento que imprimen a cada una de las escenas de la producción consigue plasmar como pocos repartos la desoladora situación que se vive en las zonas marginales (y no tan marginales) de Brasil; este innato talento junto a la  fotografía que se presenta, a medio camino entre el docudrama y el drama corriente, consiguen ambientar magistralmente el entorno callejero y rebelde de los entresijos de las favelas.

 

20141009072447843825u

 

 

Por desgracia, no todos los personajes que aparecen en TRASH funcionan tan bien como el mencionado trío, al contrario. Los personajes secundarios no están correctamente hilados en la trama y muchos otros relegados a un papel menor dan la sensación de únicamente funcionar como salvoconducto del desarrollo de la historia. Esto no implica que la interpretación de ROONEY MARA y SELTON MELLO sea pobre, de hecho cumplen su rol a la perfección,  pero sus papeles no están correctamente adaptados al film.

El hecho de que estos personajes secundarios se hallen tan perdidos en la película, no es más que un indicativo de los muchos agujeros que sufre el guión de RICHARD CURTIS, que traiciona el dramatismo tradicional en pos de un dramatismo de lágrima fácil que se asemeja más a un telefilme que a una película que se emite en los cines. Como principal consecuencia de esto, TRASH se convierte en una cinta terriblemente predecible que resta emoción a los acontecimientos que se suceden.

Más allá de los inconvenientes con los personajes y el guión, y enfocándolo desde una perspectiva mucho menos estricta y más desde el puro entretenimiento, si que es verdad que TRASH cumple con méritos este aspecto. El ritmo de la película, que sabe mantenerse durante toda la película, es bastante ameno. En ningún momento existe la sensación de que vaya a decaer ni de que haya escenas excesivamente alargadas por pura comercialidad. Hay que reconocer las cosas cuando se hacen bien y la película de DALDRY es cuanto menos notable en este sentido.

 

428497

 

Pasando por alto los errores que hemos comentado antes, TRASH es una cinta que por lo menos cumple el objetivo de entretener al público y mantener en suspense el desarrollo  de los acontecimientos. Su banda sonora y su dinámica fotografía hacen de ella una experiencia distinta a la vista en SLUMDOG MILLIONARIE y CIUDAD DE DIOS, y si bien no es tan gratificante como estas últimas, es una película agradable que merece la pena ver sólo por la belleza de su historia.

LO MEJOR:

  • El trío protagonista, su desparpajo no pasará desapercibido.
  • La fotografía, desoladora e impactante.
  • Dentro de lo que cabe es bastante entretenida

LO PEOR:

  • Los personajes secundarios,  que no encuentran su hueco en la historia.
  • La historia termina por ser demasiado predecible.
  • El guión no está del todo bien estructurado.

 

Víctor Camarero

 

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta