Artículos más recientes

EL TRAILER DE LA LLAMADA YA ESTÁ AQUÍ

Por fin está aquí. La adaptación cinematográfica de la obra teatral La llamada ha estrenado trailer esta semana y ha incendiado las redes sociales. La llamada es uno de los musicales españoles que más éxitos ha cosechado (tanto de crítica como de público) desde su estreno en 2013. El cada vez más solicitado tandem Javier Ambrossi y Javier Calvo (creadores también de la ya célebre Paquita Salas) se han encargado también de llevar a la pantalla grande la historia de un campamento cristiano en el que un Dios fanático de Whitney Houston se le aparece a una de jóvenes de “La Brújula”.

La cinta estará protagonizada por las actrices del reparto original de la obra teatral. De este modo tendremos a Macarena García (Goya a Actriz Revelación en 2012 por Blancanieves), Anna Castillo (Goya a Actriz Revelación en 2017 por El Olivo), la cada vez más omnipresente Belén Cuesta (Ocho apellidos catalanes, Kiki, Tenemos que hablar…) y la estupendísima Olaya Gracia (Musarañas) en los roles principales, acompañadas, entre otros, por Secun de la Rosa, Richard Collins-Moore o María Isabel Díaz.

Producida por Apache Films, Lo hacemos y ya vemos AIE y Sábado Películas, la película huele a taquillazo y su presencia en los Goya 2018 se da por sentada. DeAPlaneta será la encargada de su distribución y su estreno está previsto para el próximo 29 de septiembre.

Aquí os dejamos el divertidísimo trailer oficial:

 

Jose Cruz

SPIDER-MAN: HOMECOMING

Muchos queríamos ser Spider-Man de pequeños. Cuando Sam Raimi inició su trilogía, algunos teníamos la edad perfecta para cambiar de película favorita y dejar atrás la historia de juguetes que marcó nuestra infancia. Aunque Lobezno y los X-Men llegaron en el inicio del nuevo milenio para sentar las bases superheroícas en nuestras cabezas, fue Raimi quien nos enseñó que se habían acabado los vaqueros. Ya no queríamos ser Woody: Ahora queríamos ser ese jovenzuelo con pinta de pringado que se enfunda las mallas rojas y vuela a través de los edificios de Nueva York. Ese héroe que suelta chascarrillos malos antes de vencer a sus enemigos. El héroe imperfecto, el adolescente perpetuo, el fotógrafo de día y araña a tiempo parcial.

Había muy poco del Spider-Man que nos enamoró de pequeños en la versión de Marc Webb. Y es que diez años después de la original, Sony necesitaba utilizar el personaje para no perder sus derechos. The Amazing Spider-Man fallaba en muchas cosas, especialmente por carecer de un buen guion. El acercamiento a la adolescencia y el romance mal llevado no gustó a la mayoría de los fans, lo que acabo frustrando la realización de una tercera parte. Y así se cumplió el sueño de muchos. Sony y Marvel Studios hicieron un trato. Spider-Man, como reza el título de su nueva película, vuelve a casa.

¡Y de qué manera! Su aparición en la Civil War fue escueta pero brillante, demostrando para muchos que este era el mejor Spider-Man del cine. Y ahora que podemos ver a Tom Holland enfundado en el traje en un metraje más extenso, podemos confirmarlo. Tenemos al Spidey definitivo.

La importancia de Spider-Man es enorme. Se trata del personaje más famoso y reconocido de Marvel, por ello la primera decisión acertada del estudio ha sido ahorrarnos su origen. Nada de picadas ni de muertes de tíos, nada que hayamos visto dos veces en los últimos quince años. Peter Parker ya conoce sus poderes, y en Homecoming asistimos a su aprendizaje interior.

Estamos ante un Peter muy joven, de tan solo 15 años, por lo que está repleto de dudas tontas típicas de la edad. Eso conlleva una decisión potente y, según se vea, arriesgada. Marvel ha filmado su primera comedia juvenil, sin temor a ello y marcándolo mucho, especialmente en una primera hora que resulta cercana al cine de John Hughes (guiños incluidos). Este primer tramo es lo mejor de la película, con algunas secuencias verdaderamente divertidas gracias a la velocidad del guion para generar gags y el buen hacer de un Tom Holland que resulta enérgico y efectivo en lo cómico.

En la acción, por el contrario, la película se siente demasiado alejada del ambiente que la comedia ha conseguido crear. La obligación estipulada en Hollywood por añadir una escena espectacular cada quince páginas de guión le pesa demasiado a un Spider-Man que funcionaria mejor restándole acción. Se le añade a esta decisión el defecto habitual en el cine de Marvel, y es que de nuevo se carece de un villano a la altura. Michael Keaton ofrece una interpretación soberbia, y aunque es el personaje mejor construido de las últimas entregas del UCM y esconde un buen giro, sigue sin ser un villano a destacar.

No es el único error marca de la casa que comete Homecoming. De nuevo el metraje resulta excesivo, y sus 130 minutos de entretenimiento acaban siendo otro agotado ejercicio para el espectador.

En lo técnico cumple sin asombrar. Los efectos especiales apenas resultan vistosos (venimos de Guardianes de la Galaxia vol. 2, que en eso era superior) y la música de Michael Giacchino no tiene mayor objetivo que el de remarcar el sentimiento que muestran las imágenes. Uno de los errores habituales en Marvel es su uso de la música, que se aleja del riesgo y juega sobre seguro, sin llegar a marcar un tema propio y reconocible para cada superhéroe. Esto es algo que si hacia el Spider-Man de Raimi y si hace, por ejemplo, Wonder Woman (aquí un vídeo interesante sobre la música en Marvel).

Funciona mejor el trabajo artístico, donde presenta uno de los repartos más sólidos que hemos visto en las ultimas superproducciones. Tom Holland es Peter Parker, y punto, y lo es rodeado de un joven grupo de amigos. Destaca Jacob Balaton, que pasa directamente a uno de los mejores secundarios de Marvel, pero no quedan atrás el resto de compañeros del instituto. Tony Revolori (El gran hotel Budapest) presenta un Flash interesante y odioso, Laura Harrier ofrece la parte más romántica de la película y Zendaya se queda como secundaria, alejada de la trama y planteada como una introducción para la secuela. También hay que aclarar que no hay tanto Iron Man como nos habían intentado vender, lo que es sin duda una buena noticia.

Spider-Man: Homecoming es una buena película. Fresca, divertida y extremadamente entretenida. Pero es el tercer trepamuros que vemos en muy poco tiempo, por lo que la película acaba llegando a ciertos lugares comunes con sus antecesoras. La película funciona mejor cuando esquiva esta sensación de repetición y busca crear su propio (y adolescente) camino. Aun así, Marvel nos ha ido acostumbrado a cierta vaguedad, una falta de novedad o sorpresa en sus películas que las convierte a todas en películas demasiado similares. A Spider-Man le pesa esa falta de riesgo, tanto en guión como en la dirección de un Jon Watts que demostró mucho más talento en Coche Policial.

Homecoming no es ni la mejor película de Spidey ni la mejor de Marvel, pero es un buen inicio para el personaje que más evolución promete en el futuro. Y es que el mandamás de Marvel parece decidido a que sea Spidey quien comience y nos conduzca por la futura Fase 4 tras los eventos de Vengadores: Infinity War. No es casualidad que el mentor de Spider-Man sea Iron Man, el hombre que lo inició en un principio. Nos da la sensación que veremos muchos cambios en este nuevo Spider-Man, y nos morimos de ganas de ver cómo afronta la llegada de la madurez.

Al final, pese a sus errores, Homecoming ha conseguido que un servidor vuelva a querer ser Spider-Man. Y por esa vuelta a la infancia, por esta vuelta a casa, vale la pena acercarse al cine.

LO MEJOR:

  • La comedia juvenil le sienta muy bien, es realmente divertida.
  • Tom Holland. Tenemos el Spidey definitivo.
  • Tiene la mejor escena post-créditos de Marvel.
  • Michael Keaton ofrece una gran interpretación…

LO PEOR:

  • …pero su personaje sigue sin ser un gran villano.
  • No arriesga. Se parece demasiado a todas las películas del estudio.
  • Su duración es excesiva.
  • La sensación de repetición es demasiado grande.

Ignasi Muñoz

ATÓMICA

Atómica - Imagen Principal - El Palomitrón

Atómica - Lorraine machacada - El PalomitrónEn tierra de Madera Santa, donde el cine alterna entre remakes, refritos y segundas (y octavas) partes, una pequeña brecha en el techo artístico parece iluminar el cine de acción. Mad Max: Furia en la carretera (2015) o John Wick (Otro día para matar) (2014) son algunos ejemplos de ello, pero hay que remontarse a una película anterior para conocer el origen del cambio: Matrix (1999). Las hermanas (antes hermanos) Wachowski innovaron con su trilogía, ya que trajeron a Estados Unidos la técnica del cine de acción asiático. En el cine norteamericano, la acción se crea en el montaje. Se graban múltiples planos de una misma batalla y después es el montador el que se encarga de hacer numerosos cortes para falsearla. En el cine asiático, en cambio, la acción se consigue mediante trabajadas coreografías y planos largos y muchas veces estáticos que permiten al espectador ver lo que está ocurriendo. ¿Cuál es el problema? El tiempo y el presupuesto, ya que las escenas deben repetirse numerosas veces para llegar al resultado deseado y, a su vez, los actores deben estar entrenados, como gran parte del elenco de Matrix, que estuvo cuatro meses practicando kung-fu.

Esto nos lleva a 2014, cuando se estrenó la ya mencionada John Wick. Sus directores Chad Stahelski y David Leitch habían sido nada más y nada menos que dobles de acción en la trilogía de Matrix. De nuevo con Keanu Reeves, el cine de acción vio con esperanza este proyecto, que traía el arte asiático con más fuerza que nunca. Tras la película, los directores se embarcaron en dos proyectos cinematográficos distintos. Por una parte, Stahelski dirigió John Wick: Pacto de sangre, que se estrenó hace pocos meses y que superaba prácticamente en todo a su antecesora. Por otra parte, David Leitch dirigió Atomic Blonde (Atómica), que se estrena el próximo 4 de agosto y de la que os hablaremos a continuación. Si queréis saber más sobre las diferencias entre el cine de acción asiático y el estadounidense, os dejamos este vídeo de Tony Zhou y este artículo de Dena Pech, ambos muy esclarecedores e interesantes.

Atómica - Theron y McAvoy - El Palomitrón

¿Es David Leitch el bueno de los dos directores? No lo sabemos, o no queremos contestar, pero sí creemos que Atómica le ha ganado el pulso a John Wick: Pacto de sangre. En lo primero es en algo muy evidente: el argumento de Atómica es mucho más complejo y atractivo. Pau Jané lo definía muy bien en nuestra crítica de John Wick: La historia sigue siendo de serie B, pero el envoltorio es de primer nivel”. Atómica, basada en la novela gráfica The Coldest City, de Antony Johnston (escritor) y Sam Hart (ilustrador), nos sitúa en plena Guerra Fría, en Berlín, semanas antes de la caída del Muro. Lorraine Broughton (Charlize Theron, Mad Max: Furia en la carretera) es una agente encubierta que debe viajar a los dos Berlines para recuperar una lista de agentes dobles, ya que en caso de caer en las manos equivocadas podría costarle la vida y el puesto a mucha de la gente involucrada, incluida ella misma. David Percival (James McAvoy, Múltiple) será su contacto dentro del Berlín Oeste. Un juego de máscaras a la altura de las mejores películas de espías, si bien, cierto es, que en algún momento puede que el hilo argumental se enrede demasiado.

Uno de los aspectos más importante de Atómica son sin duda sus escenas de acción, pero la trama no se limita a entrelazar unas con otras, sino que tiene un marcado peso. Las batallas, como ya anunciábamos, están excelsamente rodadas y en prácticamente todo momento vemos qué está ocurriendo. Lorraine es un personaje con muchísima fuerza, mental y física, pero eso no significa que no sufra dolor. El personaje indestructible del cine norteamericano no tiene nada que ver con este, que bebe una vez más de cine asiático. Lorraine sufre, y mucho, todos los ataques de sus enemigos, pero su pericia y, sobre todo, su insistencia, la mantienen viva. Se nota muchísimo el entrenamiento de Charlize Theron, en el mismo gimnasio que Keanu Reeves, que, como decíamos, estaba preparándose para la secuela de John Wick. Theron explota sus coreografías de forma magnífica y, como su personaje, también sufre dolor, hasta el punto de romperse dos dientes durante el rodaje.

Atómica - Lorraine machacada - El Palomitrón

Lorraine es una mujer fuerte, pero es una mujer fuerte en un mundo de hombres. Y quizá sea eso lo único que no acaba de convencernos. Y es que si el personaje de la actriz sudafricana luchaba por la liberación de un grupo de mujeres en Mad Max: Furia en la carretera, aquí simplemente se comporta como una agente más, donde la explosión de su feminidad en algunas escenas resulta en realidad una cosificación. Quizá un giro a los patrones clásicos en ese aspecto hubiese sido deseable, pero ya es maravilloso ver a una protagonista femenina que no sea el trofeo de nadie. Y sí, supera los tres puntos del test de Bechdel (dos personajes femeninos, que hablan entre ellos, y no sobre hombres).

La película tiene, además, una música de infarto. Temazo tras temazo en una ambientación genial y con unas actuaciones espléndidas, tanto de la protagonista como de McAvoy, que lo borda una vez más. Una película que esperemos que dé que hablar, y que seguro que lo hará entre los amantes de la acción. No es una película perfecta, tampoco en su acción, que a veces tiene pequeños puntos por pulir. Pero eso no hace otra cosa que ilusionarnos, porque seguro que Leitch y Stahelski siguen subiendo por la Stairway to Heaven en pos de una renovación del cine de acción. John Wick 3 ya está confirmada y Lorraine Broughton está lista para liarse a tiros y patadas en Berlín el próximo agosto. ¿Estáis preparados?

LO MEJOR:

  • La acción, tanto intrínsecamente como respecto al género.
  • Las actuaciones, entre las que destaca el entrenamiento de Charlize Theron.
  • Otra protagonista mujer.
  • El trabajado argumento…

LO PEOR:

  • … que quizá acaba por enrevesarse demasiado.
  • Algunos puntos en los que se cosifica al personaje de Lorraine.

Eloy Rojano 

INFINITY WAR: LO QUE LA COMIC-CON NOS HA DEJADO

El pasado domingo día 23 concluyó la San Diego Comic-Con con uno de sus platos fuertes y más esperados de la mano de Marvel Studios. La convención tenía lugar una semana después de la D23 Expo de Disney, en la que ya se presentó un avance de Los Vengadores: Infinity War. Un teaser cuyo lanzamiento global se esperaba a raíz la Comic-Con. Sin embargo no hubo suerte, y dicho footage quedó reservado a los afortunados asistentes al evento. Claro que ancho es internet y el vídeo ya se ha filtrado.

Spoilers avance Avengers: Infinity War

En dicho vídeo, Thor aterriza sobre la nave de Star-Lord, vemos a Loki con el teseracto, la activación del sentido arácnido de Spider-Man y su nuevo traje (el que le regala Tony al final de Spider-Man Homecoming), y el resto de Vengadores aúnan fuerzas para enfrentarse a Thanos.

[collapse]

Lo que sí nos ha traído la SDCC es un póster que, después de publicarlo a cuentagotas y por partes, por fin podemos ver al completo. En él se confirma la lista de personajes que han ido reuniéndose hasta Capitán América: Civil War y Guardianes de la galaxia Vol. 2 (más Doctor Extraño). El centro de la imagen lo ocupan los villanos: Thanos (Josh Brolin) y su Orden Negra (compuesta por Corvus Glaive, Ebony Maw, Black Dwarf y Proxima Midnight).

Infinity War se sitúa cuatro años después de Guardianes de la galaxia Vol. 2, y por ello algunos de los personajes han cambiado de aspecto: Thor (Chris Hemsworth) luce pelo corto como en Thor Ragnarok; la Viuda Negra (Scarlett Johansson) ahora es rubia; Capitán América (Chris Evans) se ha dejado barba, y Groot es, como poco, adolescente. Esta película, que irá sucedida por Los Vengadores 4 (aún sin título y que llegará en 2019), será un evento culminante para el Universo Cinemático Marvel, iniciado con la primera entrega de Iron-Man en 2008. Después de los eventos de Capitán América: Civil War, los Vengadores quedaron divididos y tendrán que dejar de lado sus diferencias para salvar la Tierra de la amenaza de Thanos, cuyo objetivo será lograr las seis gemas del infinito para su guantelete, con el que pretende reequilibrar el universo.

Su fecha de estreno está prevista para el 4 de mayo de 2018, y sus directores, los hermanos Russo, ya han informado de que Infinity War tendrá al menos una duración de dos horas y media, teniendo en cuenta todos los personajes que deben manejar. La espera será larga, pero confiamos en que vayan dándonos pequeñas pistas en los próximos meses. Por ahora, un par de descuidos de directores y actores abren la posibilidad de que algún que otro personaje importante muera en la película, o que esta sirva de debut para Capitana Marvel (Brie Larson), que estrenará su película individual en 2019.

 Aitziber Polo

DIARIO DE GREG: CARRETERA Y MANTA

Los gameplays han llegado al cine. Probablemente ya se ha dado en otros casos, pero con Diario de Greg: Carretera y manta es la primera vez que vemos que un youtuber gamer cobre tanta importancia en la historia. Así que al fin ha ocurrido. En pantalla grande, planos de un móvil viendo a un hombre mirando otra pantalla mientras juega a un videojuego. La ecuación quedaría así: Pantalla del cine + Pantalla del móvil de Greg + Pantalla de la TV donde juega el youtuber. Tres pantallas, un solo plano. Lo próximo, probablemente, será ir al cine para ver a un personaje mirando un vídeo en el que el youtuber contesta a otro vídeo que es, a su vez, una respuesta a otro vídeo. ¿Serían cinco pantallas o nos hemos perdido ya? ¿Tiene algún sentido lo que estamos diciendo? Pues la existencia de una nueva película de Diario de Greg, tampoco.

Esta es la cuarta película de una franquicia que nunca ha destacado por su buen hacer, porque aunque la primera película fuera algo superior al resto, ninguna ha supuesto un gran logro fuera de la taquilla. Debido al paso del tiempo, en esta nueva entrega el estudio se ha visto en la obligación de cambiar el elenco por completo, pero sin considerarlo un reinicio de la franquicia y ahorrándose, por tanto, la presentación de los personajes, que mantienen su espíritu gamberro pese a haber cambiado de rostro.

Carretera y manta, basada en el noveno libro de la serie, se plantea como una road movie familiar en la que los Heffley deben hacer un camino de cuatro días en coche para asistir al 90 cumpleaños de la abuela. Pero Greg tiene otros planes y piensa escaparse a una convención de videojuegos para ver a un famoso youtuber. La premisa del cumpleaños no es más que un Macguffin para poder tener encerrada a la familia en el vehículo, donde se desarrolla el 80 % de la película. Hay algo curioso con esto, y es que las cosas que ocurren en el coche se construyen a base de gags tan inconexos entre sí que podrían montar las secuencias en cualquier otro orden y no pasaría nada. Es una buena forma de definir la importancia del guion, que maneja un esquema tan básico que sorprende por su brutal sencillez. Volviendo a las formulas: Familia en el coche + Greg comete un error = La madre está triste. Entonces el guionista se inventa un nuevo signo matemático para cambiar el final, tenga o no sentido, y la familia vuelve a sonreír. Esta operación se realiza en bucle durante hora y media.

La película resulta predecible en cuanto muestra sus cartas, aunque sorprende la vertiginosa cantidad de chistes de caca/pis/vomito que consigue incluir, algunos realmente grotescos y fuera de lugar. Curiosamente, las pocas veces que el humor funciona es cuando más se aleja de esta clase de comedia y decide apostar por una mucho más blanca y familiar. Contiene algún gag divertido sustentado en los enredos de la familia e incluso gracias a la música de las Spice Girls. Las canciones, de hecho, ayudan a darle una ligereza que le sienta bien a la película.

Diario de Greg: Carretera y manta en El Palomitrón

El nuevo reparto se ve bajo la sombra del anterior, que contaba con unos mejores adolescentes. Jason Drucker y Charlie Wright captan bien la rivalidad de hermanos, pero no funcionan tan bien por separado. Alicia Silverstone (Veneno en la piel) y Tom Everett Scott, por el contrario, sí superan a sus antecesores y ofrecen una divertida interpretación de estos padres frustrados. Quien no tiene que molestarse en superar a su antecesor es David Bowers, que dirige esta cuarta parte después de hacerse cargo de las dos anteriores. Juega sobre seguro y dirige de manera rutinaria, aunque consigue que las múltiples secuencias en el coche no se hagan especialmente densas pese a la limitación espacial.

En definitiva, Diario de Greg: Carretera y manta sufre un desgaste evidente en esta entrega, que parece un producto más adecuado para lanzarse directamente en el mercado doméstico. Puede que a los niños les resulte estimulante de alguna manera, pero no lo hará más que cualquier vídeo de YouTube.

Finalmente, los gameplays han llegado al cine. Y si esto se convierte en algo habitual, si esta moda se extiende por la gran pantalla y YouTube se extiende a través de los medios, solo queda decir una cosa. Lo más importante de todo esto: antes de que el mundo entero se vuelva loco… dale like a la crítica.

LO MEJOR:

  • Algún gag divertido.

LO PEOR:

  • La mayoría de la comedia no funciona.
  • El guion es predecible, parece una sucesión de gags inconexa.
  • El nuevo reparto es algo inferior a sus predecesores.
  • Hace 21 años del Wannabe de las Spice Girls. Esto no es algo malo de la película, pero nos lo recuerda.

Ignasi Muñoz

EL REGRESO DE WESTWORLD

Que el tema más hablado de esta semana sea la Comic-Con de San Diego no es de extrañar. El evento celebrado del 20 al 23 de julio reúne a fanáticos de todos los rincones de la tierra a lo largo de cuatro días donde las noticias seriéfilas no dejan de nacer. Cuesta creer que en sus comienzos apenas tuviera 300 asistentes dada la afluencia mediática y de público con la que cuenta en la actualidad. Desde la presentación de un nuevo tráiler de la segunda temporada de Stranger Things, pasando por lo nuevo de Riverdale, uno de los trailers más esperados era el de la continuación de la serie Westworld.

La producción de HBO es una de esas series con la capacidad de ser odiada o amada, como toda serie que enfrenta a la crítica. Su primera temporada no dejó a nadie indiferente, y gracias a lo que hemos podido ver de la segunda sabemos que seguirá sin hacerlo. Tras finalizar su anterior temporada en diciembre, la aclamada adaptación de la novela de Michael Crichton fue presentada por sus creadores Jonathan Nolan y Lisa Joy junto a sus protagonistas Ingrid Bolsø Berdal, Ed Harris, Thandie Newton, Rodrigo Santoro y Evan Rachel Wood.

A pesar de no tener fecha confirmada para su estreno (solo se ha dicho que será en 2018), podemos ir calentando motores con el tráiler que os dejamos a continuación.

Cris Domínguez

JUEGO DE TRONOS 7X02: STORMBORN

Lo que el tiempo te da, el tiempo te lo quita. Así podríamos resumir el capítulo de esta semana, al que por cierto hemos preferido conservar con el título original Stormborn, ya que la traducción en nuestro país rotula el 7×02 como “Bajo la tormenta”, título que no le va mal pero que pierde el verdadero matiz de a quién hace referencia: Daenerys Targaryen de la tormenta, o lo que es lo mismo, nacida de ella.

Se nota que esta temporada se reduce a siete capítulos. Si bien la mayoría del 7×02 ha estado dirigida a plantear los futuros movimientos de cada trama (aún con ese aire situacional del primer episodio), la última secuencia ha dado la vuelta a la tortilla de un modo que deja poco tiempo a la reflexión. Pero es que, como decíamos, solo disponen de cinco capítulos para cerrar la temporada. Así que vamos allá con el recap (con spoilers), esta vez dividido por personajes, ya que el movimiento de unos y de otros dificulta la división por localizaciones.

Atención: Contiene spoilers

Daenerys

La tormenta arrecia sobre Rocadragón, tal y como lo hizo la noche en que nació Daenerys. La legítima reina de Poniente no se siente en su hogar, pero como bien le dice Tyrion, no tendrá que permanecer en dicha fortaleza por mucho tiempo. Es tiempo de cambiacapas, y el número uno es Lord Varys, siempre ofreciendo los secretos de sus “pajaritos” al mejor postor, que ahora es Daenerys. Ella evidentemente no se fía del eunuco y le deja bien claro cuál será su destino si la traiciona: chamuscarlo al más puro estilo Targaryen. Y, como eran pocos, llega Melisandre, que ahora que se ha quedado sin Stannis viene a regalarle los oídos con sus profecías a la Madre de Dragones. Es ella quien le dice que Jon Nieve, ahora Rey en el Norte, también jugará un papel importante en el futuro y la alienta a reunirse con él.

Más tarde, Daenerys, que está demostrando ser bien consciente de su mandato, les dice a unos decepcionados aliados que no tomará Desembarco del Rey directamente. La rodearán los ejércitos de Dorne, las Islas del Hierro y Altojardín. Mientras tanto, y para no causar recelo de libertadores extranjeros en la ciudadanía, su ejército de dothrakis e inmaculados tomarán Roca Casterly, el verdadero emplazamiento de la Casa Lannister.

Por último, y dentro de esta trama, llega el momento de la despedida de Gusano Gris y Missandei (porque esto es Juego de tronos y hay que cumplir la cuota de destapes).

Jon

Los cuervos funcionan que ni Correos. Por un lado, llega a Invernalia la invitación a Rocadragón. Eso sí, para que Jon no albergue (tanta) desconfianza, la nota está expresamente redactada por Tyrion (a quien recordemos, Jon ya conoce).

Por otra parte, más adelante llega también la nota de Sam hablando sobre el vidriagón que precisamente hay bajo la fortaleza que ahora ocupa Daenerys. La reacción de Jon es lógica: ir a reunirse con ella, ya que no solo necesitarán el preciado material para derrotar a los Caminantes Blancos, sino también aliados. Sansa y el resto de señores no están de acuerdo con que Jon deje el Norte solo, pero él está decidido a ir a reunirse con Daenerys en persona, así que deja a su hermana al cargo. Antes de irse, eso sí, advierte a Meñique de que no le ponga a la pelirroja una mano encima, pues desde lejos se le ven las intenciones.

Cersei

En Desembarco del Rey, Cersei y Jaime siguen preparándose para lo que viene e intentando ganarse aliados para su causa. Su última víctima: Randyll Tarly, el padre de Sam. Este parece muy honorable en un principio, rehusando traicionar su juramento a los Tyrell, pero cuando le dejan caer que podría convertirse en Guardián del Sur si ayuda a los Lannister, se le pone cara de importarle muy poco la lealtad.

Por su parte, de los creadores de “Te ayudo a volar el Septo por los aires”, llega el maestre Qyburn, que se trae entre manos una especie de ballesta gigante con la que liquidar a los dragones de Daenerys cuando sobrevuelen la ciudad. Habrá que verlo.

Arya

De camino hacia Desembarco, Arya hace un alto en el camino en la posada de Pastel Caliente. Se entera por su amigo de que los Bolton ya no poseen Invernalia una vez Jon les ganó la guerra. Tras unos instantes de duda, Arya decide dar media vuelta e ir al Norte en busca de su familia. En una escena posterior la rodean los lobos, presididos por una enorme Nymeria que, aunque parece reconocerla, se va por donde ha venido en lugar de quedarse con la ya no tan pequeña Stark.

Sam

Parece que Sam aguantará un poco más en la Ciudadela. Al fin y al cabo, ya ha alertado a Jon sobre el vidriagón y ahora es la única opción para librar a Ser Jorah de la psoriagrís. Sam se aferra a la esperanza de que los métodos para enfermedades raras recogidos en el libro de un maestre que casualmente murió de lo mismo, puedan funcionar con Jorah. Son métodos peligrosos y prohibidos (y no cabe duda de que son dolorosos), pero por intentarlo que no quede.

Theon

Con la última escena del capítulo llega la acción. Los Greyjoy fieles a Daenerys ponen rumbo a su misión junto a las dornienses, cuando Euron aparece para asolar sus barcos. Recuento: dos Serpientes de Arena muertas y otra capturada junto a Ellaria y Yara (esta última hecha presa ante la atónita visión de Theon, que entra en pánico y se lanza al agua en lugar de enfrentarse a su tío para ayudarla).

Con esto acaba el repaso, y a Daenerys se le presenta un plantel muy feo. Creía tenerlo todo en contraposición a los Lannister, pero parece que Euron hablaba en serio cuando le dijo a Cersei que le haría un regalo que no podría olvidar. Por de pronto se ha llevado a dos de sus aliadas, y en la promo lo vemos llegar como un héroe a Desembarco del Rey. Confiamos en que Daenerys, haciendo caso de los sabios consejos de la Reina de Espinas, será una dragona y sacará las garras.

En cuanto a Jon, su esperado cara a cara con la Madre de Dragones está a la vuelta de la esquina, pero lo que verdaderamente debería preocuparle es cómo va a encontrarse la situación en Invernalia a su vuelta. Como ya comentábamos la semana pasada, Sansa y Meñique tienen mucho peligro, y más cuando les han dejado vía libre en el Norte.

Con estas reflexiones y muchas ganas de un reencuentro Stark que parece estar cada vez más cerca, nos despedimos hasta la semana que viene. Os dejamos con la promo del 7×03: La justicia de la Reina.

Aitziber Polo

HASTA LOS HUESOS. CÓMO SE RETRATA UN TRASTORNO ALIMENTICIO

Actualmente, un alto porcentaje de personas sufre algún tipo de trastorno, bien sea vinculado a la alimentación, al estrés o a la depresión, entre otros. Habitualmente, este tipo de desórdenes llevan una lenta recuperación y los que los padecen (dependiendo de la enfermedad) han llegado a ser invisibilizados y convertidos en tabú. Como veíamos en la serie Por 13 razones, abrir la veda y hablar de depresión y suicidio puede parecer beneficioso para unos e insultante para otros, porque no siempre llueve a gusto de todos. Lo que es indudable es que la serie consiguió abordar la problemática desde una perspectiva madura para intentar concienciar de los efectos y factores que condicionan la depresión.

El pasado 14 de julio de nuevo Netflix estrenaba su nueva película original dirigida por Marti Noxon (productora de Buffy, cazavampiros) y protagonizada por Lily Collins (La excepción a la regla) Keanu Reeves (Toc, toc) y Liana Liberato (Puedes confiar en mí) llamada Hasta los huesos (To the Bone). Esta dramedia retrata la historia de Ellen (Collins) y su lucha contra la anorexia mientras ingresa en un centro poco común dirigido por el Dr. William Beckham (Reeves).

La película nos presenta a una Lily Collins soberbia, aun estando el papel de Ellen algo encasillado. Con respecto a su vestimenta y tipo de maquillaje, nos transmite la sensación de una personalidad ruda, fría y conflictiva. Sin embargo, el vestuario, que podría parecer en un principio un simple cliché de “niña rebelde”, no es más que un reflejo de la realidad (referido en cuanto a llevar la ropa bastantes tallas más grande). La historia de Ellen se presenta in media res, dentro del problema. Sabemos cuál es el causante, pero no lo vemos en pantalla, no sabemos cómo ha llegado hasta el punto en el que está. Retrata de forma muy natural y cruda cómo vive y evoluciona esta chica de 20 años.

La edad también es un factor importante. En la pequeña y gran pantalla estamos acostumbrados a ver historias de adolescentes en torno a los 16 años. Es el caso de personajes televisivos como el de Cassie (Hannah Murray) en Skins (2007) y Vilde (Ulrikke Falch) en Skam (2015), o de personajes cinematográficos como el de Cielo (Eugenia Suárez) en Abzurdah (2015) o Janet (Angela Bettis) en Inocencia interrumpida.

Cómo se retratan los trastornos

Inocencia interrumpida (1999)

Inocencia interrumpida no solo aborda la anorexia durante sus 127 minutos, sino todo tipo de trastornos aplicados a adolescentes internados en un centro psiquiátrico. El retrato que se destaca en el largo es principalmente el del trastorno de personalidad borderline y la sociopatía, pero a través del personaje de Janet vemos otro ejemplo más de la enfermedad llevada al cine.

En Abzurdah, sin embargo, el núcleo de la película sí es un trastorno alimenticio. El problema es que no existe justificación y coherencia para hilar la historia de Cielo con este trastorno. Está forzado y muy estereotipado, haciendo creer que el patrón que sigue cualquier adolescente con este desorden sigue siempre las mismas directrices. Y no es así. No es una buena película para comprender este tipo de enfermedad, ya que está fuertemente romantizada e idealizada.

Skins (2007)

En Skins (serie de por sí muy estereotipada con arquetipos adolescentes preestablecidos) vemos un intento de descubrir lo que un trastorno alimenticio realmente es y cómo afecta no solo a la vida de una adolescente, sino a su entorno más cercano. En este caso, de forma destructiva y siempre contribuyente a la recaída de Cassie. Vemos la puesta en escena de la clínica donde la tratan y actitudes propias no de jóvenes con este trastorno concreto, sino de cualquier desorden mental. Un acercamiento más realista en el que se observa el día a día del personaje y cómo afecta a su vida.

En el caso de Skam, la más reciente de todas, se dan pinceladas del trastorno en el personaje de Vilde, pero no se llega a profundizar en él. A pesar de esto, al final de la última temporada se dan atisbos de su situación familiar, lo que permite poder crear un escueto mapa mental.

Tratamiento en Hasta los huesos

El mayor acierto de Hasta los huesos es el realismo con el que trata la enfermedad, convirtiéndose en ocasiones en algo incómodo para un espectador sensible. Las bromas entre las internas, las escenas en las que hay comida y las conversaciones entre los personajes no son una versión light para todo el público, sino más bien un llamamiento a lo real y a intentar sacar los desórdenes del tabú en el que se encuentran.

Es importante mencionar que Marti Noxon y Lily Collins han sufrido anorexia. No solo es el realismo que aporta esto a la cinta, sino la sensibilidad con la que se trata el tema desde el entendimiento y la vivencia personal. Otro valor añadido con el que cuenta el filme es la representación de los trastornos alimenticios en diversos tipos de personas. A pesar de ser Ellen la protagonista, vemos a los demás internos de la casa en un amplio espectro comprendido entre la adolescencia y la treintena. Y no solo retrata la diversidad de problemas y caras que puede tener el trastorno, sino que introduce un hombre en la enfermedad. Es bien sabido que el porcentaje no es tan alto como en el caso de la mujer, pero solo en Estados Unidos 1 millón de hombres combaten la enfermedad. Y esta visibilización es muy positiva, ya que, aunque afecta 10 veces más a la mujer, todos necesitan voz.

¿Por qué siempre se cae en lo mismo?

La película se desarrolla bien, con un guion consolidado y una humanidad innegables. Pero peca al final. Si bien hemos dicho que la introducción de un hombre es importante para visibilizarla, no es correcto cómo se desenvuelve el final del filme.

A continuación hay un análisis de una de las escenas fundamentales de la película, se considera spoiler. Sigue leyendo por tu propia cuenta y riesgo.

Punto de inflexión

Es muy complicado de por sí encontrar filmes con esta temática, pero más aún que no romanticen la enfermedad. Y Marti Noxon sale de este círculo vicioso, pero introduce una relación amorosa cuestionable. No es por el hecho de que ambos personajes interactúen, puedan compartir sus problemas y llegar a atraerse físicamente; el problema viene en una de las escenas finales, el punto de inflexión fundamental en la protagonista. El filme da a entender que, para abrir los ojos, Ellen necesita alguien que la ayude, alguien que la haga entrar en razón (cuando sabemos que el propio Dr. William sabe que Ellen tiene que llegar a su límite para darse cuenta de la gravedad de su situación). Y no es así. A pesar de recibir cualquier tipo de ayuda externa, Ellen es la que se tiene que salvar por sí misma. Es una flaqueza que a nuestros ojos devalúa una magnífica película que hasta ahora no había hecho más que crecer.

[collapse]

Retratar cualquier tipo de trastorno que afecta a la mente en la gran pantalla es muy jugoso, pero pocos directores lo han hecho alejados del estereotipo, con valor de concienciar y visibilizar el problema. Hasta los huesos cumple todos los parámetros consolidándose como un acierto en el tratamiento de una enfermedad invisibilizada que afecta a millones de personas y quita vidas. Eso sí, no es apta para todos los públicos y hay que hacer una lectura objetiva del problema para verdaderamente entender el porqué.

Cristina Domínguez