Compartir

 

SKYFALL CRITICA EN EL PALOMITRON

MARC FORSTER, responsable de QUANTUM OF SOLACE, debe de estar tirándose de los pelos por algún rincón; y no es para menos, porque con esta cinta SAM MENDES (AMERICAN BEAUTY, CAMINO A LA PERDICIÓN) le da todas las lecciones de cine que en su facultad seguro que se perdió. Así, después del mal sabor de boca que dejó el Bond de FORSTER, este último Bond funciona como un Listerine concentrado que nos devuelve la fe y el entusiasmo en esta saga, que parece no tener fin, y está condenada, como la publicidad, a ser un escaparate de modas, tendencias y símbolos generacionales.

50 años son mucha tela. Son 5 décadas junto a un agente que no ha dudado en subirse a todos los trenes que han pasado por su estación. Los conflictos en política internacional, desde la guerra fría hasta las grandes y oscuras corporaciones modernas, pasando por coreanos, rusos, chinos… han tenido su protagonismo en los villanos que han desfilado por la serie. Lo mismo pasa con los coches, con sus hábitos  (en ALTA TENSIÓN dejó de fumar…), con sus chicas Bond… Un doble cero que más que licencia para matar, se nos antoja como licencia para adaptarse a las corrientes de estilo que marcan cada época.

s4

SKYFALL supone un punto de inflexión mucho mayor que CASINO ROYALE porque, además de cultivar su estilo, supone un cambio generacional y la confirmación de que el futuro de la saga pasa por desterrar la figura del Bond clásico, para resucitarlo en un espía frío, con pasado, con limitaciones, y condenado a sudar para alcanzar sus objetivos y no perder la confianza de sus superiores. MENDES no se limita a reconducir al agente por los trazos que MARTIN CAMPBELL (CASINO ROYALE) dibujó en 2006. Va más allá.

s3

143 minutos no son moco de pavo, pero la agilidad y el ritmo que impone MENDES hacen que el espectador mire muy poquito el reloj. La estructura del relato es clásica y se divide en bloques fácilmente diferenciables. Es lineal, pero muy bien rodada. Es clásica, ¡qué gustazo!. Es oscura, ¡qué agradable sorpresa!. El arranque es perfecto, el desarrollo muy bueno (con  algunos formidables picos como el tiroteo en el tribunal), y el cierre es hipnótico (todo el tramo en Escocia parece un homenaje confeso a PECKINPAH).

En cuanto a los actores, pues lo de siempre: BARDEM muy bien, aunque ya sorprende algo menos, JUDI DENCH perfecta, y CRAIG ya es, sin lugar a dudas, el mejor actor en dar vida al agente. Lo que menos me gusta es cómo se plantea el relevo generacional, talón de Aquiles del filme. Nos encontramos con una floja NAOMIE HARRIS, y un Q que parece recién salido del hormiguero…

s5

Todos los que esperéis un Bond clásico que conduce coches sobre dos ruedas, que putea a los turistas, que se acuesta con buenas, malas, y toda la que pase delante de la puerta de su habitación, o que va hasta las orejas de gadgets, quedaos en casa viendo la sexta y disfrutando de MOORE, porque lo que MENDES propone es el Bond más humano de la historia, tan poco clásico que llama la atención; pero es que ya iba siendo hora de actualizar el personaje y resucitarlo, cual ave fénix, en un agente más contemporáneo, dejando atrás el personaje clásico, que ya empezaba a destilar un tufillo algo rancio.

 

LO MEJOR:

  • EL TRAMO FINAL. Cine clásico y fotografía realmente magistral.
  • BÉRÉNICE MARLOHE, enigmática y sensual como pocas,  y su conversación con CRAIG en el bar del casino chino.
  • JUDI DENCH, para despedirse, nos regala el mejor M de la saga. RALPH FIENNES se queda con un listón altísimo.
  • La oscuridad, LA HUMANIDAD del conjunto.

 

LO PEOR:

  • EL RELEVO GENERACIONAL, lo más flojo de la cinta. En especial Q.
  • EL PERSONAJE DE BARDEM no llega a alcanzar ese punto perturbador de maldad con el que es descrito por BÉRÉNICE MARLOHE.
  • DESILUSIONARÁ (indignará…) a los más acérrimos defensores del Bond clásico.

 

Alfonso Caro

Reseña Panorama
Nuestra valoración
Compartir
Artículo anteriorDISNEY COMPRA LUCASFILMS
Artículo siguienteGUERRA MUNDIAL Z
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

3 Comentarios

  1. Quisiera apuntar un detallito:estar atentos quien vaya ha ver la película , la herida de bala del pecho, donde unas veces la tiene a la derecha y otras a la izquierda, y para los que ya la han visto ¿nadie se ha dado cuenta?
    Por lo demás todo genial sobre todo cuando aparece con el coche antiguo cargado con todo tipo de detalles. Eso si fue un puntazo recordar lo fantástico que ha sido siempre.

  2. Efectivamente le dan dos tiros prácticamente al empezar, pero luego durante su convalecencia y cura frente al espejo ( si recordáis ), la herida ( solo una ) cambia de izquierda a derecha en varias secuencias. De todas formas que se quede en una anécdota de una buena película.