Compartir

 

runner

 

Entretenidas aunque corrientes producciones vendidas como algo más de lo que realmente son, y protagonizadas por un reconocido reparto. Sin duda, este parece ser el guión a seguir de BRAD FURMAN, que tras THE TAKE y EL INOCENTE, incorpora a su corta filmografía RUNNER RUNNER, un ambicioso thriller con tintes policiacos que nos traslada a Latinoamérica y a un hipotético cercano futuro basado en el juego, en apostar y, ante todo, en ganar, y que tendrá en GRAVITY a su principal obstáculo en la taquilla.

 

El nuevo sueño americano, la ambición de conseguir dinero rápido y fácil a través de internet y el juego se presenta en forma de una película rápida, con bajones intermedios y un previsible final en el que FURMAN apuesta sobre seguro. Y es que ante su más complejo proyecto, y no pudiendo ser de otra manera, el director apuesta, apuesta y apuesta para terminar ganando un proyecto con más luces que sombras y más aciertos que fallos.

 

RUNNER, RUNNER

 

Y es que FURMAN captura y nos presenta una película de contrastes y antagonismos, desde las diferencias sociales reflejadas en Costa Rica y producidas a raíz del juego y los paraísos fiscales ocasionados por estos, hasta la oposición entre sus dos personajes principales.

 

Richie Furst (JUSTIN TIMBERLAKE), resignado a apostar en el mundo de los casinos online para poder pagarse sus estudios tras su fracaso en el mundo laboral de Wall Street, es como el niño poseedor del golden ticket que encuentra en el idílico mundo de las apuestas online su particular fábrica de chocolate, siempre deambulando entre la ignorancia y el saber demasiado. TIMBERLAKE reinventa su Sean Parker de LA RED SOCIAL mientras AFFLECK, entre sus proyectos como director y su próximo traslado a la mansión Wayne, convence intermitentemente y va de menos a más como Iván Block, enriquecido poseedor de una importante parte de estos paraísos fiscales y la manipulación hecha persona. Juega y apuesta con todo aquel a su alrededor con la eficacia de un experimentado jugador y lleva a la práctica eso de que la casa siempre gana.

 

RUNNER, RUNNER

 

La poca profundidad del misterioso personaje e intenciones de GEMMA ARTERTON, la tercera en discordia de este reparto, no es sino un pequeño fallo dentro de los errores de este film de oscuridad y tensión creciente y buena temática. Y es que no se puede manipular al público con juegos mentales cuando el guión revela pronto unas intenciones evidentes. Y es que no se puede apostar todo por un poderoso thriller cuando lo que en realidad obtenemos es menos de lo que se nos promete y vende.

 
LO MEJOR:

  • La temática elegida así como la manera de enfocarla desde un punto de vista cercano y real, además de los continuos contrastes presentes a lo largo de la película.
  • El reparto y su creciente inmersión en la trama.

 

LO PEOR:

  • Un final previsible que se deja entrever tras un guion de pequeñas carencias.
  • Se queda a mitad de camino de ser el poderosísimo thriller que la campaña de marketing se ha encargado de vender.

 

 

Lydia Martínez

Compartir
Artículo anteriorEL OTRO CINE: LA ESPUMA DE LOS DÍAS
Artículo siguienteGRAND PIANO

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta