Compartir

nacida-para-ganar2

En un mundo cada vez más material e inhumano, es fácil perderse por el camino, u olvidarse de cuál es el destino de este. Nacida para ganar es una crítica reflexiva a un mundo egoísta que nos acaba pervirtiendo, mientras nos dejamos llevar por la estética y el materialismo y nos creemos las falsas promesas de éxito que traen consigo. La protagonista de la historia es Alexandra Jiménez (KIKI: El amor se hace), que da vida a Encarna, una chica sencilla de Móstoles cuya vida no evoluciona: el mismo trabajo, el mismo novio, el mismo peinado… Todo igual desde que tiene 17 años. Encarna quiere un cambio, pero no sabe por dónde empezar. Casualidad o destino, se encuentra con una antigua amiga de la infancia, interpretada por Cristina Castaño, que le habla de una oportunidad de negocio que la convertirá en una persona más feliz y exitosa. El negocio lo lleva la gran Victoria Abril, que en esta película saca su lado de diva para interpretar una versión de sí misma mucho menos adorable de lo que es en realidad. Encarna se verá pronto embaucada en un negocio fraudulento, con el que se dirige sin frenos hacia un destino tan tentador como dudoso. ¿Será capaz de reaccionar a tiempo? ¿O quizá tenga la suerte de salir airosa de tan difícil objetivo? 

51261

Vicente Villanueva ha sido el encargado de dirigir este filme, que, a diferencia de su anterior comedia romántica (Lo contrario al amor), enfoca toda la trama hacia un amor del que se habla poco: el amor propio. La protagonista no consigue encontrar su vocación y se siente estancada, incapaz de reaccionar. Le cuesta tomar la iniciativa y espera continuamente la aprobación de los demás. Y no es la única: bombardeados por la información distorsionada que los medios y el comercio lanzan al mundo, cada vez son más los que creen no encajar por no llevar la vida “perfecta” que se proyecta. Como si de buitres se tratara, muchos son los negocios que han aparecido, aprovechando el tirón mediático de temas como la autoestima, el éxito o la belleza, todo ello escondido bajo capas de psicología barata y populista que pretende hacernos creer en milagros, más enfocada a sacar dinero fácil que a ayudar realmente al que lo necesita. Finalmente, Encarna descubrirá que eso a lo que llaman “el poder de la mente” no tiene nada que ver con la magia; que la vida se dedica a darte lecciones, y que tener éxito no es hacer lo que todos hacen o te mandan hacer, sino lo que sale de ti de manera natural y espontánea.

fotonoticia_20160121190917_1280

 ¿Qué podemos esperar cuando juntan a la musa más diva de Almodóvar, a la cómica del momento y a la pelirroja más carismática de la pequeña pantalla? Pues posiblemente una de las comedias españolas más frescas y divertidas del año. Y es que el trío que se ha formado consigue eclipsar hasta a las Supremas de Móstoles, que en un guiño a la ciudad madrileña, interpretan a las tías de la protagonista, que, en ocasiones, se avergüenza de ser de ahí, perseguida por la fatídica broma de la empanadilla de Martes y Trece, grabada por siempre en la memoria de los mostoleños.

56d2a415a9f7a

LO MEJOR

  • El trío femenino.
  • Su tema, original e inexplotado.
  • La plantilla de actores.

LO PEOR

  • Los últimos 20 minutos (menos la última escena) resultan pesados y previsibles.

Naomi Barki

No hay comentarios