Compartir

Masters of Sex

Una elipsis constante. Así podríamos titular la tercera temporada de MASTERS OF SEX que, desde el inicio de la serie hasta esta tanda de episodios, nos ha llevado a recorrer más de diez años de la vida personal y profesional de William Masters y Virginia Johnson. Este vertiginoso ritmo de narración se ha visto acentuado en los nuevos capítulos. La temporada arranca en 1965, cuando los hijos de Virginia ya son adolescentes y Libby se ha acostumbrado a pertenecer a un trío amoroso del que no es juez ni parte.

Libby

Si bien estos saltos temporales evitan que el ritmo se ralentice, se echa de menos el desarrollo y resolución de algunas tramas como el affaire de Libby con el activista por los derechos de los afroamericanos, su leitmotiv en la segunda temporada. Lo único que MICHELLE ASHFORD, la creadora de la serie, nos ha ofrecido al respecto es un comentario desesperado y surrealista de la propia Libby sobre los negros tras sufrir un ataque de ansiedad, que nos hace pensar que su amante murió en una de las revueltas a las que asistía.

El primer episodio, escrito magistralmente por la propia ASHFORD, juega con los flashbacks y flashforwards para despistar a un espectador al que, entre los saltos en el tiempo de una temporada a otra y los del propio capítulo, le cuesta comprender la actual situación laboral y sentimental de los protagonistas hasta casi el final del mismo. Como cliffhanger para el segundo, el embarazo de Virginia.

Virginia Johnson

Una nueva serie de elipsis nos lleva a recorrer los nueve meses de gestación en menos de 55 minutos. El triángulo amoroso incorpora a un nuevo miembro, el ex marido de Virginia, y el embarazo de ésta contamina a todos los personajes y tramas.

La perspectiva feminista siempre ha estado presente en la serie, pero se acentúa con la nueva maternidad y el momento profesional de Virginia (la publicación, tras una década de trabajo, de su investigación con Will) mostrando cómo la conciliación resultaba un problema no sólo operativo sino moral para las primeras mujeres que triunfaban profesionalmente.

Will Masters

Showtime tiene (la mala) fama de no saber cerrar bien sus series y dejar que éstas pierdan su sentido original alargándose en exceso. En el caso de Masters of Sex nos preocupa que la trama principal de la serie, el estudio sobre el sexo de Masters y Johnson, no resulte tan atractiva una vez que el conflicto de su ejecución se ha resuelto en las dos primeras temporadas y actualmente se centre en la distribución del libro. A esto hay que añadirle la ausencia de personajes secundarios que han sido muy potentes años atrás y que no han tenido reemplazos a su altura. Confiamos en que la incorporación de JOSH CHARLES y el regreso de la gran ALISSON JANNEY levanten una temporada que comenzó muy en alto pero que nos ha dejado algo tibios después.

MASTERS OF SEX se puede ver los lunes a las 21.30 en Canal Plus Series.

 

Fon López

No hay comentarios