Compartir

Friends opening

 

Ay, los 90. Esa década en la que la modernidad llegó a España, o eso nos quisieron hacer creer, con la celebración de grandes eventos, construcción de infraestructuras, Felipe González aún pareciendo de izquierdas y ANA OBREGÓN duchándose cada viernes en Qué apostamos. Por aquel entonces ser actor de televisión tenía tanto prestigio como anunciar Actimel, y muy pocos valientes protagonizaban series en la pequeña pantalla mientras triunfaban en el cine. A nosotros nos daba igual, porque todavía no sabíamos quiénes eran DAVID SIMON o LENA DUNHAM.

Si hay un elemento que pueda describir a la perfección cómo era la ficción dos décadas atrás son sus cabeceras: muy personalistas, técnicamente mejorables (la mayoría) y acompañadas por melodías adictivas. He aquí, en orden ascendente, algunas de las más representativas:

 

COSAS DE CASA (1989-1997)

 

 

Nótese que la serie era tan graciosa que el actor de doblaje que traduce el título lo hace a media carcajada (segundo 00:03). Cómo no vas a regalarle 20 minutos de tu tiempo a algo tan tronchante desde los títulos de crédito. COSAS DE CASA se mantuvo en antena durante prácticamente toda la década y casi nadie recuerda que se trata del spin-off de la también archiconocida PRIMOS LEJANOS. Su principal mérito: hacer de un loser (Steve Urkel) el protagonista de la historia y uno de los personajes más icónicos de la televisión norteamericana. Eso sí: para conquistar a la protagonista tuvo que convertirse en guapo (el clásico recurso del patito feo).

 

SENSACIÓN DE VIVIR (1990-2000)

 

 

Si hay un referente de las series juveniles que, a su vez, tuvo una sintonía de cabecera absolutamente inolvidable, fue este. Esos ombligos, esos bíceps, esas copas de bikini, ese LUKE PERRY en moto, esa Andrea recordándonos en cada capítulo que era judía, SHANNEN DOHERTY y TORI SPELLING compartiendo planos… Décadas después nada ha sido capaz de superar a SENSACIÓN DE VIVIR, cuyo éxito supuso la creación de una franquicia que continuaron MELROSE PLACE y MODELS, protagonizadas por personajes más sórdidos e implicados en relaciones tormentosas, infidelidades, delitos leves, crímenes y sexo… mucho sexo. Para dejarte claro que estabas ante algo muy moderno, un rótulo en la cabecera te especificaba que podías ver la serie en estéreo.

 

DAWSON CRECE (1998-2003)

 

 

Entre tanta comedia y serie de enredo juvenil había una ficción, DAWSON CRECE, que no trataba a los adolescentes como idiotas hiperhormonados. El problema, en su caso, es que estaban demasiado atormentados. Si MICHELLE WILLIAMS hubiera sabido que acabaría siendo musa del cine indie (BLUE VALENTINE, BROKEBACK MOUNTAIN, PROZAK NATION), a lo mejor no habría sufrido tanto. El protagonista, JAMES VAN DER BEEK, no ha tenido tanta suerte en su carrera como sus compañeros de reparto, entre los que también se encuentran JOSHUA JACKSON (THE AFFAIR) o KATIE HOLMES (esta última ha tenido otro tipo de suerte, por decirlo de alguna manera). I don’t wanna wait, la canción folk de PAULA COLE, fue el tema escogido para los créditos iniciales.

 

SALVADOS POR LA CAMPANA (1989-1993)

 

 

Si no has cumplido la mayoría de edad, probablemente no sepas que hubo una época en la que nuestras cadenas de televisión programaban series juveniles por las tardes. En lugar de Rosa Benito podías encontrarte a TIFFANI-AMBER THIESSEN guardando su carpeta en la taquilla. Cierto es que hoy la actriz tiene el mismo reconocimiento interpretativo que la cuñada de Rocío Jurado, pero no es la que peor parada ha salido del mítico reparto de SALVADOS POR LA CAMPANA. No se ha convertido en una musa del destape como su compañera ELISABETH BERKLEY (SHOWGIRLS), pero tampoco ha acabado en la cárcel por apuñalamiento… Cuando los protagonistas crecieron, la cadena los sustituyó por una nueva generación  (la que aparece sobre este párrafo) que, como viene siendo habitual en este tipo de series, no supo mantener el éxito del reparto original. Su pegadiza canción es obra de MICHAEL DAMIAN.

 

7 VIDAS (1999-2006)

 

 

En los 90 EMILIO ARAGÓN fue tan omnipresente como un dios monoteísta que, no conformándose con presentar programas y protagonizar series de éxito, compuso la sintonía de cabecera de algunas de las ficciones estrella de Telecinco como las míticas PERIODISTAS y 7 VIDAS. La canción de la sitcom fue interpretada al principio por él mismo, siendo sustituido en otras temporadas por Raimundo Amador o El Canto del Loco.

La serie, que se mantuvo siete años en antena, contaba con un reparto de lujo (JAVIER CÁMARA, BLANCA PORTILLO, AMPARO BARÓ, CARMEN MACHI, ANABEL ALONSO…) que consiguió establecer una nueva forma de hacer comedia en España que, hasta el momento, parece haber muerto con su sucesora, AÍDA.

 

DOCTOR EN ALASKA (1990-1995)

 

 

¿Qué sucede cuando un joven médico urbanita es trasladado durante varios años a un remoto pueblecito de Alaska para ejercer su profesión? Con esta premisa nace una de las comedias más deliciosas de la televisión norteamericana. Sus peculiares personajes y escenas surrealistas mantuvieron enganchados a muchos noctámbulos de este país a las madrugadas de La 2.

 

LOS VIGILANTES DE LA PLAYA (1989-2001)

 

 

A pesar de comenzar a finales de los 80, Baywatch (título original) fue cancelada por su alto coste de producción. DAVID HASSELHOFF arriesgó su dinero y se convirtió en el productor ejecutivo de la serie a principios de los 90, propiciando su regreso y convirtiéndola en el fenómeno que llegó a ser después. Su mezcla de acción, presencia de starlets de la época (PAMELA ANDERSON, CARMEN ELECTRA) y los escenarios naturales de California hicieron de esta producción un símbolo de la televisión noventera. ¿Quién no ha imitado las carreras de los socorristas a cámara lenta por la playa? I’m always here, de JIMI JAMISON, fue el pegadizo tema escogido para la cabecera.

 

SEXO EN NUEVA YORK (1998-2004)

 

 

Las (innecesarias) secuelas cinematográficas de la comedia de HBO y el tono un tanto rancio de algunos parlamentos de Carrie Bradshaw han hecho que esta no envejezca demasiado bien. En cualquier caso, algunos capítulos de la serie siguen resultando divertidísimos. Una oda al consumismo, a la liberación sexual y a la ciudad de Nueva York en pequeñas píldoras de media hora. Ver cómo ha evolucionado el feminismo en televisión década y media después nos hace entender que SEXO EN NUEVA YORK no era ni tan moderna ni tan arriesgada como parecía, pero probablemente sin ella no habrían llegado las demás.

 

ALLY MCBEAL (1997-2002)

 

 

Pedimos perdón por adelantado por la desastrosa calidad de imagen del vídeo, pero estamos tan seguros de que recordaréis la melodía al dedillo que… Bueno, tampoco importará demasiado, ¿verdad? Así que vayamos a lo que importa: no habrá ser más agradecido en la tierra que VONDA SHEPARD cada vez que repongan ALLY MCBEAL. Tal fue el éxito de Searching my soul y el resto de temas que sonaban en los capítulos, que se editaron hasta cinco álbumes recopilatorios. ¡Y el nombre de la cantante incluso aparecía como uno más en la cabecera! La comedia legal, que en España emitió con gran éxito Telecinco, se mantuvo durante cinco temporadas. En algunas de ellas participaron estrellas como BON JOVI o el actual actor mejor pagado del mundo, ROBERT DOWNEY JR., que cotizaba menos al alza por aquellos tiempos debido a sus problemas con las drogas y la justicia. Tanto es así que el creador de la serie, DAVID E.KELLEY, y compañía se vieron obligados a modificar la trama por la imposibilidad del actor de continuar en ella… Niños, no os droguéis y algún día podréis ser IRON MAN.

 

EL PRÍNCIPE DE BEL AIR (1990-1996)

 

 

El doblaje de las series de Antena 3 en los 90 debería estar penado con cárcel. No satisfechos con traducir las bromas al humor castellano, con constantes referencias a personajes nacionales, algún iluminado decidió doblar este rap de WILL SMITH que, quince años después, sigue molando. En él se cuenta perfectamente el punto de partida de la serie que dio tantas alegrías a la propia Antena 3, a la NBC americana y a su protagonista, hoy rey Midas del cine.

 

EXPEDIENTE X (1993 – 2002)

 

 

Si hay una verdad ahí fuera es que la cabecera de EXPEDIENTE X acojonaba. Ni el más escéptico de los espectadores podía escapar al magnetismo de la música de JEFF CHARBONNEAU al comienzo de cada episodio de una de las mejores series de ciencia ficción de la historia. Los agentes Mulder y Scully volverán a investigar fenómenos paranormales en una nueva temporada cuyo estreno es más que inminente. ¿Mantendrá el nivel de sus primeras temporadas? We want to believe.

 

 

FRIENDS (1994-2004)

 

 

Se nos pone un nudo en la garganta cada vez que escuchamos I’ll be there for you, el archiconocido tema de The Rembrandts que sirvió para abrir durante 10 temporadas cada capítulo de, según muchos, la mejor comedia de todos los tiempos. No era la más arriesgada, la más innovadora (clásica sitcom con decorados planos y público en directo) ni la más atrevida, pero atrapaba a todo el mundo. Nos encantaría saber qué piensa Phoebe de todo lo que ha sucedido en el mundo desde que acabó FRIENDS. Nosotros, para honrarla eternamente, nos sentimos muy mal cada vez que compramos muebles en esa tienda sueca tan impersonal como lo era La mula coja.

 

Fon López

 

1 Comentario

  1. […] La temporada comienza con un resumen en la voz de Mulder (DAVID DUCHOVNY, CALIFORNICATION) de su vida (la desaparición de su hermana, su obsesión por lo paranormal…), de los EXPEDIENTE X (qué eran, qué investigaban…), de cómo llegó Scully (GILLIAN ANDERSON, HANNIBAL) a su vida, cómo terminó su trabajo en el FBI… Una forma de poner en situación tanto a los antiguos seguidores como a los nuevos espectadores de la ficción, algo que ayuda bastante, ya que han pasado 23 años desde que se emitió el piloto y 14 desde que terminó la serie, ahí es nada. Nos ha entusiasmado la decisión de mantener la antigua cabecera, con su característica música que nos daba tanto miedo, que presagiaba que estábamos a punto de ver algo fantástico y extraño y que se nos presentaría de tal forma que nos haría dudar de si era ficción o una realidad terrorífica que preferíamos no observar. Una desasosegante unión de extrañas imágenes y música inquietante que ya se comentó en el artículo LAS CABECERAS MÁS EMBLEMÁTICAS DE LOS 90. […]