Compartir

la invitacion 4

Aunque ya hablamos de ella cuando pasó por el Festival de Sitges (donde ganó el premio a Mejor película), hoy reseñamos La invitación con motivo de su estreno en las salas de nuestro país. Con apenas una localización, un presupuesto que se antoja reducido y unas correctas actuaciones, La invitación se presenta como una de las sorpresas de la cartelera. Una pequeña pero interesante propuesta de terror psicológico con menos promoción de la merecida, pero que viene avalada por el jurado del Festival de Sitges.

Como sucedía en la reciente Calle Cloverfield 10, los guionistas de La invitación (Phil Hay y Matt Manfredi) desarrollan la trama en apenas una localización para vertebrar una película de terror psicológico que funciona a la perfección. En este caso, la localización es la casa de Eden, que organiza una cena junto con su nuevo marido para reunirse de nuevo con sus amigos, a quienes no ve desde que perdiera a su hijo y desapareciera de la noche a la mañana. Will, exmarido de Eden y padre del niño fallecido, también está invitado, y mientras él sigue profundamente afligido por la muerte de su hijo, su exmujer parece encontrarse perfectamente. Sin embargo, desde el principio nota algo raro en su mujer y en el nuevo marido de esta. Que pasa algo lo nota Will y lo notamos los espectadores, pues la directora Karyn Kusama imprime a la cinta una atmósfera opresiva y asfixiante, que se ve reforzada por la banda sonora de Theodore Shapiro.

la invitacion 2

Sorprendentemente, hay momentos para la comedia, y la directora hace malabarismos con el tono para que no desequilibre con el conjunto. Los guionistas, por su parte, diseñan una serie de giros narrativos que sorprenden: se pasan toda la película jugando con la mente del espectador, que desde su butaca se pregunta si realmente hay algo extraño en esa reunión de amigos o solo son imaginaciones de Will, con quien compartimos punto de vista. Hasta el desenlace, seguimos rompiéndonos la cabeza, tratando de descubrir qué es realmente lo que pasa; entramos en el juego que proponen los guionistas, quienes han hilvanado una historia que, según avanza, se nos sugiere una dirección, para luego dar un tremendo volantazo narrativo y tomar un camino completamente diferente.

El filme de Karyn Kusama tarda un poco en arrancar, pero, cuando entremos en la película, no habrá marcha atrás, y seguiremos el desarrollo con interés, intrigados hasta el desenlace y siendo partícipes de la tensión que se respira —al menos desde el punto de vista del protagonista— en esa reunión de amigos. Aunque inquietante, La invitación no es el tipo de película en el que encontraremos sustos fáciles; es un filme que va desarrollando con inteligencia sus piezas hasta llegar a un final que sorprenderá a propios y extraños.

la invitacion 3

Podríamos objetar que los personajes están poco definidos, pero no se le puede pedir un complejo desarrollo dramático si la cinta transcurre en una única noche, y de hecho lo importante en La invitación no reside tanto en la construcción de los personajes como en la recreación de la tensión y de la atmósfera inquietante que requiere la obra. Por otra parte, el personaje de Will sí está bien construido y el filme se toma su tiempo en mostrar el dolor que padece el protagonista a causa del fallecimiento de su hijo, así como de su perplejidad ante la actitud de su exmujer, madre de su hijo, quien ya parece recuperada.

La invitación es una buena película de terror psicológico, una cinta inquietante aderezada con algún toque de humor y con una banda sonora al servicio de esa atmósfera asfixiante que tan bien transmite la directora Karyn Kusama. No es mala idea verla en el cine para vivirla de forma más intensa, aunque si buscáis algo liviano, agradable y tranquilo, mejor buscad otra cosa.

LO MEJOR:

  • Atmósfera inquietante.
  • Buenas interpretaciones.
  • Giros inesperados.

LO PEOR:

  • La poca promoción que recibirá.

 

Pau García

No hay comentarios