Compartir

mpBasada en el best seller homónimo escrito por Ransom Riggs, Burton regresa a la gran pantalla con esta adaptación donde la amistad, la aventura y los monstruos son protagonistas. Asa Butterfield encarna a Jacob Portman, un joven que, tras fallecer su abuelo en “circunstancias extrañas”, viaja a Gales en busca de respuestas. Allí conoce a Alma Peregrine (Eva Green), una excéntrica mujer que cuida en una mansión a un grupo de niños de lo más especial.

El cine de Tim Burton ha de llevar su sello de alguna forma, normalmente a través de la estética o de la selección de sus personajes. En este largometraje no ha sido menos. Una historia de aventuras con toques macabros y escabrosos, donde los niños son protagonistas, pero las muertes violentas también. A su comienzo, los primeros planos recuerdan a la estética que muchos años atrás, concretamente en 1990, tuvo en Eduardo Manostijeras: introducción de un lugar idílico y normal antes de presentar al protagonista, normalmente atormentado y diferente. En este caso, el elegido es Jake.

estetica_tim_burton_peregrine

Jake es un joven de 16 años bastante normal: vive en Florida con sus padres, tiene un trabajo aburrido y apenas amigos. El contrapunto se produce al morir su abuelo a manos de un ser monstruoso que solo él ve. Ante tales hechos, y preocupados por su salud emocional, sus padres deciden mandarlo al psicólogo, y aquí es donde comenzamos a ver uno de tantos personajes más cercanos al estilo Burton.

De igual forma, los contrapuntos de escenarios son notorios y, aunque no tan exagerados como pudieron ser antaño, sí recuerdan a esos árboles retorcidos que antaño adornaran bosques como los de Sleepy Hollow (1999). La ubicación de la historia (Gales) también ayuda a recrear esa estética lúgubre, tenebrosa y oscura que tanto nos gusta del director y que tantos años deseamos que vuelva. Claro que solo se distinguen ligeras pinceladas de lo que fue.

mp2Respecto a los personajes, juega mucho con lo excéntrico y rocambolesco, desde tirabuzones rubios y vestidos rosas impolutos hasta disfraces de arlequín de los años cuarenta de lo más espeluznantes. Es quizá otro de los puntos que más recuerdan al estilo al que siempre nos ha tenido acostumbrados.

La amistad y el amor se entrelazan intentando no ser el epicentro de la trama, pero siguen siendo fundamentales para el desarrollo de esta. ¿Qué sería de la historia sin la relación entre Jake y Emma (Ella Purnell) en el presente, y la carga emocional de la historia en el pasado, en 1943, entre Emma y Abe (Terence Stamp), el abuelo de Jake? Porque el tiempo se distorsiona constantemente mediante los llamados bucles: lugares aislados del paso del tiempo, seguros, donde se refugian los niños peculiares. Complicado a simple vista, bien explicado durante el filme.

mp3Otro de los puntos fuertes del elenco sin duda es Eva Green, conocida por sus papeles en series como Penny Dreadful (2014) o The Dreamers (2003). Una mujer poderosa, independiente, atenta, cariñosa y recta, que marca el compás de la película. Da tanta presencia que se echa de menos su aparición en más momentos.

A diferencia de otros largometrajes que contaban con la banda sonora de Danny Elfman, en este caso cuenta con los compositores Matthew Margeson y Mike Higham. Junto a la estética, la música siempre es uno de los puntos fuertes de cada una de sus películas, y en este caso acompaña perfectamente la narratividad de la historia.

 

Anecdótico el cameo que realiza el director en una de las escenas más surrealistas y cómicas de la película, donde los vestigios de Pesadilla antes de Navidad (1993) y Mars Attacks! (1970) son visibles. Una lucha a vida o muerte se convierte en un desfilar de esqueletos, monstruos invisibles y niños con poderes. De las escenas más poderosas de toda la película.

Un largometraje entretenido, visualmente atractivo, y cuya historia de aventuras te adentra en su universo. Respecto a la adaptación y a las diferencias con el libro, nos adentraremos en un análisis más exhaustivo en un próximo artículo.

LO MEJOR

  • La originalidad de la historia.
  • La escena de la lucha en el embarcadero.
  • La estética de historia de aventuras tenebrosa.

LO PEOR

  • Echar de menos el Tim Burton de los años 90.
  • Dar por hecho algunos elementos que un espectador que no ha leído el libro puede no entender.

Cris Domínguez

No hay comentarios