Compartir

 

FOOTNOTE

 

Llega tarde, pero con un pan bajo el brazo. PIE DE PÁGINA se exhibe al fin en nuestras pantallas bendecida con el mejor guión en el FESTIVAL DE CANNES 2011 y por una nominación a los OSCAR del año siguiente a mejor película de habla no inglesa. Y viene de perlas introducirla con su palmarés porque es precisamente un dichoso galardón y el fallo (sí, en sus dos acepciones) de un jurado lo que hace estallar la latente y abrasiva competitividad entre un padre y un hijo profesores, académicos y estudiosos del Talmud, obra clave para el judaísmo.

APIE1

Es una comedia ácida, reflexiva pero también juguetona, aupada por la lucha de egos de dos personajes repletos de excentricidades, de manías y fantasmas personales y profesionales; el hijo es aclamado por sus colegas mientras que el padre es un purista cargado de rencor que reniega de los métodos de su vástago. Contemplando a ambos en este interesante cuento moral, a uno le viene a la memoria aquellos personajes partidos entre familias disfuncionales del melancólico cine de WES ANDERSON o NOAH BAUMBACH. Y al igual que ellos consiguen generar esa media sonrisa cómplice con sus luchas personales. En este caso una competición por el reconocimiento, por el aplauso, por un hueco en la Historia, por el honor de una mención a pie de página, por un prestigioso aplauso en forma de premio.

Tenía que ser precisamente el apellido, la bendición o la condena más inmediata que regala un padre a su hijo, en forma de error burocrático el que provocará una serie de dilemas éticos potentísimos, a vueltas, cómo no, con un galardón en forma de caramelo envenenado. La aparición de este punto de giro se demora demasiado, pero desencadena un torrente de sentimientos encontrados y de decisiones apresuradas que otorgarán relieve tanto a los personajes como a la trama, sobre la que planea ese Saturno devorando a sus hijos por miedo a ser destronado.

APIE2

Por un momento uno teme que el autor JOSEPH CEDAR se deje llevar por los peores tics del cine independiente norteamericano (el abuso de los rótulos en pantalla y de la voz en off, la banalización de la trama…), pero decididamente no es así. Lo que al final nos regala PIE DE PÁGINA son dos personajes peleando de forma silenciosa por su propio espacio, y una lúcida reflexión sobre la autenticidad, los valores y la puesta en práctica de los mismos, todo ello teñido de un fino humor amargo y de acertadas punzadas de drama -esa madre en tierra de nadie entre la soledad de dos genios, y ese hijo sin ánimo ni perspectiva con la que afrontar su futuro-. Mejor tarde que nunca.

LO MEJOR:

  • Los absorbentes dilemas éticos de los personajes.
  • Las punzadas dramáticas.
  • Correctísimas actuaciones.

LO PEOR:

  • La trama tarda en despegar..
  • Que películas como esta tengan tantas dificultades para estrenarse en nuestro país.

 

 

José Comenarejo.

Compartir
Artículo anteriorASALTO AL PODER
Artículo siguienteCRUCE DE CAMINOS
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta