Compartir

dosm20

 

En una atmósfera extraña y emocional, la directora ANNE FONTAINE (COCO AVANT CHANEL), directora francesa con más de dos décadas de títulos a sus espaldas, se enfrenta a una historia sobre la amistad, la relación paterno-filial y el amor.

Roz (ROBIN WRIGHT) y Lil (NAOMI WATTS) son dos amigas íntimas desde la infancia, cuya vida ha sido paralela: casadas y cada una con un hijo de idéntica edad, los cuales también mantienen una estrecha amistad. Tras el desmoronamiento de sus respectivos matrimonios, ambas descubren nuevamente el amor de la mano de los hijos. Esta situación, llena de deseo y fogosidad, cada una con el hijo adolescente de la otra, coloca nuevos límites a su infranqueable, hasta ese momento, amistad.

 

DOS MADRES PERFECTAS. Crítica. Cien y estrenos en El Palomitrón.

 

Bajo una espectacular fotografía, FONTAINE recrea un drama sobre la relación entre estas dos mujeres, en la que su inquebrantable amistad se pone en juego con el deseo y el amor que cada una de ellas procesa al hijo de la otra. Estas amigas, interpretadas por las reconocidas por el gran público ROBIN WRIGHT (HOUSE OF CARDS, FORREST GUMP, MESSAGE IN A BOTTLE, MOLL FLANDERS…), y la australiana NAOMI WATTS (MULHOLLAND DRIVE, THE RING, 21 GRAMOS…), conducen con eficacia una cinta en la que los paisajes australianos cobran tal protagonismo que pueden considerarse un personaje más en la historia.

A pesar del buen trabajo de sus intérpretes, especialmente de sus protagonistas femeninas, no se logra crear una interacción con el espectador y la trama puede resultar en ocasiones chocante moralmente, dada la extraña relación de las dos mujeres con sus respectivos hijos, interpretados de forma convincente por unos jóvenes XAVIER SAMUEL (ECLIPSE) y JAMES FRECHEVILLE (ANIMAL KINGDOM). Con esta película dan su salto internacional desde su Australia natal, y a ambos se les augura un gran futuro profesional.

 

DOS MADRES PERFECTAS. Crítica. Cien y estrenos en El Palomitrón.

 

En cuanto al metraje, a FONTAINE se le va un poco la mano al alargar en demasía la historia al tratar de reabrir una y otra vez la herida de las emociones de sus cuatro protagonistas, llegando a resultar en un punto hasta repetitivo la vuelta sucesiva de sentimientos entre ellos. Tampoco ayuda a la película la escasa aparición de secundarios, que podrían haber dado otro punto de vista a la historia.

A fin de cuentas, ADORE o LAS MADRES PERFECTAS, resulta una película cuyo argumento resulta novedoso para los espectadores (está basada en la novela homónima de la escritora británica Doris Lessing), que juega su mejor baza en el planteamiento del amor hacía una mujer madura por parte de un joven, y la relación estre éstas. Sin embargo, FONTAINE no sabe cómo sacar jugo a esta historia y cae en una bucle de déjà vu que termina cansando al espectador al final del filme. Aún con todo, resulta una apuesta refrescante y original en cuanto a la cartelera tradicional.

LO MEJOR:

  • El argumento central de la película, de por sí novedoso y que no dejará indiferentes a los espectadores
  • La magnífica fotografía y encuadre mostrando espectaculares paisajes de la costa de Australia.
  • El eficaz trabajo de sus protagonistas principales, WRIGHT y WATTS, que conectan a la perfección con el de los jóvenes SAMUEL y FRECHEVILLE.

 

LO PEOR:

  • El metraje de la película, quizá demasiado largo para el argumento en sí que puede llegar a agotar al espectador.
  • El argumento, que pese a su originalidad, termina siendo un bucle repetitivo que parece no tener fin
  • La ausencia de secundarios que ralentiza el filme y no da apenas otras perspectivas al argumento central.

 

 Sonsoles Caro

No hay comentarios

Dejar una respuesta