Compartir

 

cruce

 

Caminamos tras la espalda de GOSLING por una destartalada feria hacia una actuación de motoristas. Dos minutos de metraje y DEREK CIANFRANCE ya ha conseguido marcarnos con su toque intimista, sumergirnos en una historia compleja e intensa, dolorosa, llena de matices, luces y sombras, y ante todo, emotiva. Porque ese es el cine de CIANFRANCE: Un cine plagado de emoción y reflexión, que te envuelve y asfixia, que ya demostró en su celebrada ópera prima BLUE VALENTINE y que vuelve a conseguir con su digna heredera, CRUCE DE CAMINOS.

 

Y es que la historia avanza, y CIANFRANCE nos va revelando sus intenciones. Una sóla película nos muestra 3 historias claramente delimitadas pero enlazadas por un hilo de tensión, reflexión sobre el crimen y emoción. Una emoción que transmite un impecable RYAN GOSLING desde la primera historia, y desde la primera escena. En un papel que recuerda mucho al de DRIVE, se confirma como uno de los mejores actores de su generación y consigue que el espectador sienta humildad y benevolencia por un motorista convertido en ladrón, que probablemente, siendo interpretado por otro sólo hubiera transmitido el sentimiento de criminalidad.

 

cruce1

 

Trama y diálogos poderosísimos en sus 140 minutos de metraje (excesivos), que dan lugar a historias que van no de más a menos, pero sí de más a “menos más”. Si bien GOSLING fue el encargado de engancharnos a esta historia de causa y efecto, COOPER consigue mantener la emoción en una trama policiaca plagada de culpabilidad, que le brinda la oportunidad de demostrar que lo de EL LADO BUENO DE LAS COSAS no fue sólo cosa de un día, y en su caso, de una película.

 

Plagada de pequeños saltos temporales, 15 años pasan hasta que nos sumergimos en la tercera historia, más floja pero aún así excelente, donde los jóvenes EMORY COHEN y DANE DEHAAN son los protagonistas de una lección de justicia poética, donde todo acto tiene su consecuencia, donde cada causa tiene su efecto. Un desenlace quizás un poco precipitado pero que sirve como punto final de una gran reflexión sobre la moralidad y el crimen.

 

CRUCE2

 

Y es que sí, aunque los secundarios son tan excelentes como los principales, EVA MENDES flojea en pantalla ante RYAN GOSLING. Y sí, quizás el papel de ROSE BYRNE, tan elegante y sutil, está poco desarrollado y desaprovechado. La película podría haber durado 15 minutos menos, y quizás la segunda historia suponga una pequeña desviación en la trama general o la tercera historia se alargue más de lo necesario, pero todos ellos son defectos menores en comparación con lo que nos ofrece CRUCE DE CAMINOS. Cine puro, que llega al corazón y te invade, con lecciones magistrales, elenco impecable y esperanza ante el drama. CIANFRANCE, lo has vuelto a hacer.

 

 

LO MEJOR:

  • Las grandes estrellas de la película, RYAN GOSLING y BRADLEY COOPER, brindando una de las mejores actuaciones de su carrera.
  • El toque Cianfrance: dolor, emoción e intensas reflexiones que te sumergen en la historia

LO PEOR:

  • La excesiva duración de la película, que bien podría haber durado 15 minutos menos.
  • Las diferencias entre las historias en cuanto a calidad. Todas excelentes, pero el film va de más a menos.

 

 

Lydia Martínez.

2 Comentarios

Dejar una respuesta