Compartir


12313

 

El apocalipsis tiburón que ASYLUM creó hace dos años y que, contra todo pronóstico, se convirtió en un éxito sonoro y ubicó en el mapa a esta desarrolladora de cine trash y versiones chuscas de éxitos comerciales, no parece haber podido rehuir a la propia industria, que demanda secuelas y más secuelas siempre y cuando el éxito esté asegurado. Así, se proyectaron dos nuevas películas, continuación de SHARKNADO. La última de las dos ha llegado a través del canal SYFY esta misma semana y por supuesto la fórmula es la misma, pero las intenciones no.

SHARKNADO 3 continúa las peripecias de Fin, el protagonista (al que da vida IAN ZIERING) y sus compañeros, interpretados TARA REID, RYAN NEWMAN, BO DEREK y el mítico DAVID HASSELHOFF. Y, por supuesto, alguna sorpresa más. En este caso deberán enfrentarse a una barrera de sharknados que amenaza toda la costa este de Estados Unidos.

 

1

 

Y aunque todo parece que sigue igual (mismos personajes, mismos conflictos e incluso la misma acción), algo ha cambiado: antes había comedia involuntaria, serie Z como un fin y no como un medio. Ahora se busca el chiste, el cameo y la cutrez porque se sabe que es lo que le gusta al público de la cinta. Y eso hace que pierda parte de su gracia. Si se sustituye la espontaneidad y la novedad por algo buscado para contentar a los más acérrimos fans de la saga, el efecto acaba siendo de repetición y de falsedad, si es que puede haber falsedad en una película así.

SHARKNADO 3 renuncia además a innovar en nada. Esto puede sonar contradictorio en una película así, pero es de vital importancia. Una saga que ya es conscientemente un fenómeno comercial puede estrellarse sino aprende a reinventarse. Reinventarse dentro de la propia serie Z, ojo. Es improbable que alguien le exija a SHARKNADO que se convierta en una película en la que la calidad sea su mejor característica. Sin embargo, sí que se debería exigirse, dado que los productores y el director (el mismo que las anteriores entregas, ANTHONY C. FERRANTE) han convertido los tornados de tiburones en márketing, que sepan darle un nuevo aire a una saga que empieza a oler a podrido, aun conservando gran parte de su encanto y talento para hacer reír con las situaciones más disparatadas.

 

AP_Sharknado2_ml_140731_16x9_992

 

Los cameos, principal fuente de carcajadas, alcanzan un nivel grandioso en algunos casos y decepcionante en otros como el papel de DAVID HASSELHOFF, el más esperado de la película, que realmente no acaba de arrancar. La auto parodia y la autor referencia son también las bazas de SHARKNADO 3 para contentar a su fiel público pero incluso aquí la repetición de fórmulas en cuanto a la acción se refiere acaba provocando que se caiga en la monotonía y esto, en una pelea de lo más disparatada, es preocupante.

La sutileza es necesaria incluso en el más burdo de los casos. SHARKNADO 3 lo da todo por contentar a su público, pero en ese camino se deja lo más importante: la esencia de ASYLUM.

 

 

LO MEJOR:

  • La diversión sigue intacta.
  • Algunos cameos son fantásticos.

LO PEOR:

  • Se ha buscado la gracia de forma voluntaria e irónicamente la ha perdido en muchas situaciones.
  • Parece más que nunca un producto pensado para contentar al público más que una película de serie Z.

 

 

Guillermo Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.