Compartir

El ultimo rey mono 2

Un árbol de la sabana africana es hogar y testigo de una simpática comunidad de primates que deberá enfrentarse a su propia evolución. Hablamos de El reino de los monos, una interesante propuesta ubicada hace dos millones de años que entretendrá a los más pequeños y no aburrirá a los adultos.

Cuando Eduardo llega al mundo, es considerado un error de la naturaleza debido a la extraña forma de pies, y por esta razón es sentenciado a muerte (una condena que no llegará a producirse gracias al ineludible destino). Este simpático error no es nada menos que el primer ser humano, un ingenioso espécimen que descubrirá la hermosura del mundo mientras lidia con diferentes problemas que surgen en su desagradecida y retrógrada comunidad.

El último rey mono 3

La cinta toca los mismos puntos que la mayoría de películas animadas: familia, amor y amistad. Si la familia posee gran peso, y la ausencia de ella, los celos o el ansia de aceptación quedan reflejados de forma precisa, pero no emotiva, el amor es retratado con ternura y genialidad: compara el sentimiento con un descubrimiento científico, un hallazgo en toda regla que debemos cuidar y preservar. En su caso, la amistad quedará relegada a un segundo plano conforme el protagonista evolucione, olvidándose de personajes que han sido claves durante el desarrollo de la trama. La película tiene notables influencias del ya clásico El rey león, pero no alcanza su nivel de brillantez.

El título original (Pourquoi j’ai pas mangé mon père, literalmente ¿Por qué no me he comido a mi padre?) refleja su tesis mejor que la versión traducida. El mensaje que nos envía la película es claro: la tradición no debe anteponerse al progreso. Hay que erradicar los mitos y costumbres de índole bárbara, a pesar de que lleve años con nosotros. Ciencia, tradición, misticismo y religión sufren encontronazos durante todo el metraje (tales valores son personificados por Eduardo y una vieja hechicera que actúa como antagonista).

La historia posee magia y transmite un buen mensaje, pero no lo lleva a buen termino: los chistes y frases de los simios no cuajan, varios secundarios sueltan tópicos a la ligera, un protagonista habla de barrios contemporáneos que, bajo ninguna circunstancia, podrían haber existido en la jungla… Todo este batiburrillo de frases no consigue sacar carcajadas, y es imposible evitar imaginar cómo hubiera sido la película si hubiesen limitado el sonido a música y onomatopeyas (eso sin olvidar a un simpático secundario que es expulsado del relato sin dilación y apenas explicación). Una pena que el guion afee la propuesta.

Sin embargo, la técnica de la película es sobresaliente. Una frenética cámara nos desliza por los árboles o ralentiza la imagen con precisión, con movimientos acertados que dramatizan las escenas e imprimen dinamismo. Un lujo disponible en tres dimensiones. Y es que modelado, color y texturas de paisajes y personajes también son excelentes, resulta sencillo sentirse en la jungla con semejantes acabados. La banda sonora está compuesta por temas pegadizos y actuales, pero también deja espacio para sonidos primigenios.

el ultimo rey mono 4

La sensación que deja al finalizar es positiva: no sientes que hayas visto una película con mensaje nocivo y es bastante improbable sufrir el síndrome del bostezo crónico. Aun así, es inevitable pensar cómo podría haber sido el resultado final si hubiesen sabido llevar a buen término los personajes y estos tuviesen diálogos ingeniosos y eficaces, vitales a la hora de crear una película de estas características. Con un gran ritmo y una buena tesis consiguen salvar la totalidad del producto. Una película que enseña a observar, razonar y, después, actuar.

LO MEJOR:

  • El mensaje que transmite.
  • Su acabado, fruto de una buena técnica.

LO PEOR:

  • El guion.

 

Isabel García

No hay comentarios