Compartir

 

Quad En Tercera Persona 98x68

 

Expectativas. Casi como en la vida, en el cine nos alimentamos también de ellas. Y, quizá, en más ocasiones de las que deberíamos. La decepción que nos queda tras el visionado de una película de la que esperábamos más de lo que finalmente nos ha dado es, a grandes rasgos, uno de los sentimientos más comunes que un espectador puede experimentar cuando sale de una sala de cine. La molestia y, para aquellos a los que la cólera les embriaga de forma más concreta, el enfado por una supuesta pérdida de tiempo, casi vienen de la mano de esa esperanza puesta en una historia que, en su desenlace, ha resultado algo casi totalmente opuesto a lo esperado. Cierto es que este es un suceso aislado, un hecho que nosotros mismos nos empeñamos en fomentar y que, a pesar de todo, no siempre resulta una decepción total, sino una pequeña incomodidad que se crea a partir de una cinta que no cumple todas las expectativas (de nuevo) que nuestra mente había creado.

 

timthumb

En este caso, ALEJANDRO AMENÁBAR podría rebajar, en cierta medida, las expectativas que se han alimentado alrededor de su vuelta a la gran pantalla. REGRESIÓN es, a grandes rasgos, un experimento que se queda un tanto a medias; no tanto por su forma o su contenido, sino por la manera de plasmar ambos elementos en un largometraje en el que la promesa de un impactante relato dejará al espectador con (bastantes) ganas de más. El contraste entre un montaje en gran medida brillante y un guion que se desinfla hasta llegar a límites un tanto irracionales, hace de la propuesta un pequeño intento de sorprender sin llegar a lograr realmente los objetivos que se propone. A pesar de lo inevitable, de la búsqueda de referencias pasadas que conecten en algún sentido con este regreso a la gran pantalla, AMENÁBAR se aleja casi por completo de lo que en el pasado fue. Y esto, por supuesto, no resulta un impedimento para el funcionamiento del largometraje. Lo que sí supone un obstáculo es que, en este sentido, la ambición juega en contra y actúa como un tropiezo más que como un acierto necesario. Así, REGRESIÓN es, básicamente, un thriller pretencioso en el que el estilo narrativo va degenerando en nuevas y desconocidas pautas cinematográficas en el cine de ALEJANDRO AMENÁBAR.

 

regression

 

Y, sin embargo, no por ello resulta una cinta incoherente ni se separa en lo más mínimo de las evidentes intenciones que parece tener desde el inicio. Estas, con toda probabilidad, pasan por dar al espectador un punto terrorífico a una historia lejana que para muchos resultará desconocida y que, a pesar de todo, supondrá sobre todo una forma de dar una nueva visión al trabajo que los protagonistas de REGRESIÓN realizan. Así, EMMA WATSON es sin duda la mayor de las sorpresas que puede ofrecer esta película. No sólo su calidad interpretativa alcanza cotas que en el pasado parecían lejanas para ella, sino que supera con creces todo lo esperado, haciendo que su personaje provoque en el espectador sensaciones que quizá otra intérprete no sería capaz de lograr. WATSON no pierde la coherencia en ninguna de sus escenas, consiguiendo así un trabajo impecable que no pasará desapercibido. Por otro lado, y de manera un tanto diferente, ETHAN HAWKE aporta a su personaje cierta experiencia que, en ocasiones, resta esa frescura que incluso se echa en falta. No por ello resulta incorrecto. Al contrario. Su manera de dar vida al policía protagonista resulta bastante coherente y la química interpretativa con EMMA WATSON es uno de esos puntos fuertes que difícilmente se podrán pasar por alto.

La vuelta de ALEJANDRO AMENÁBAR a la gran pantalla hará de REGRESIÓN una película que resultará, incluso, necesaria. Será prácticamente imprescindible para aquellos seguidores de la filmografía de un director al que restar talento sería un error, aunque no por ello se convertirá en la mejor obra que nos habrá regalado. Su forma de despertar una historia que parecía escondida y que se enterró hace años quizá despierte la curiosidad de muchos espectadores ansiosos de un terror que no lograrán encontrar aquí. Lo que sí pueden esperar es un suspense casi clásico, una forma de entender la tensión que no será desconocida, pero sí, en gran parte, gratificante y satisfactoria.

 

 

LO MEJOR:

  • Las interpretaciones protagonistas y la química que se despierta entre ellas.
  • El montaje resulta coherente y efectivo.
  • La historia en la que REGRESIÓN se basa.

LO PEOR:

  • El paso del suspense al terror resulta fallido.
  • El guion falla a la hora cumplir con las intenciones que tiene.
  • Su ambición es el mayor de sus defectos.

 

 

Sheyla López

No hay comentarios