Compartir

 

PECES_GATO_01

 

Una nueva forma de relatar ha nacido México, y LOS INSÓLITOS PECES GATO es un maravilloso ejemplo de las alegrías que podemos esperar de la cinematografía centro-americana.

Esta historia es la historia de Claudia (XIMENA AYALA), una chica con una vida solitaria, que se basa en trabajar en un supermercado y descansar en una diminuta y precaria habitación. Pero lo que más llama la atención sobre Claudia es la profunda tristeza que habita en su mirada y inunda todo su alrededor. Esta situación nos invita a pensar en la frágil posición que afronta toda una generación de jóvenes que se ven con un futuro incierto. En este caso en concreto, todo cambiará cuando unos fuertes y dolorosos pinchazos ataquen el abdomen de la muchacha. Una vez ingresada en el hospital se descubrirá que no tiene más que una simple apendicitis, pero allí conocerá a Martha (LISA OWEN) y su existencia tomará un giro de 180 grados. Martha sufre las terribles consecuencias del VIH y también debe hacerse cargo de sus cuatro hijos de edades muy dispares (de los diez a los veintipocos). Poco a poco Claudia irá introduciéndose en la estrambótica familia y hará a su vez de cuidadora ocasional, de madre, de hermana mayor o de amiga. Un viaje lleno de altibajos emocionales que nos muestran como, aunque de manera excepcional, puede funcionar lo de un ciego guiando a otro ciego.

 

PECES_GATO_02

 

La directora CLAUDIA SAINTE-LUCE se estrena con firmeza en el formato largometraje y deja grandes destellos de calidad que nos hacen pensar en lo mejor. La planificación denota inteligencia desde la primera de las secuencias. Tiene sensibilidad y sabe aprovechar las posibilidades que le ofrece un presupuesto ajustado. De las óperas primas podríamos decir que son casi un género a parte; son una carta de presentación que muchas veces aparece con subidas y bajadas y una irregularidad que suele ser molesta. Pero SAINTE-LUCE bebe directamente de las nuevas tendencias del cine mexicano y es indudable su intención de aprovechar los recursos que tanto están funcionando a sus compatriotas. Los planos secuencia que tan bien han usado ALEJANDRO GONZÁLEZ IÑÁRRITU (en BIRDMAN) o ALFONSO CUARÓN (en HIJOS DE LOS HOMRES) se observan aquí dentro de una casa rodeada de caos y desorden. También se deslumbra un excelente trabajo de dirección de actores, pues sabiendo que casi todos los intérpretes son noveles, es asombroso el alto nivel que demuestran. El dueto AYALA – OWEN se desenvuelve con solvencia, pero también los secundarios demuestran un talante inusual. SONIA FRANCO, WENDY GUILLÉN, ANDREA BAENZA y ALEJANDRO RAMÍREZ-MUÑOZ, que encarnan a los cuatro hijos del clan, bordan unos papeles que, aunque escuetos, son de vital importancia.

 

PECES_GATO_03

 

La ética y la estética son dos conceptos que van de la mano en LOS INSÓLITOS PECES GATO. Una historia de mujeres, contada por mujeres y sin esos molestos prejuicios de género que suelen ensuciar estos relatos. La veracidad con la que se transmiten los sentimientos luce con una delicadeza digna de admirar. El tratamiento del sonido y el montaje son dos claros ejemplos de esta atmósfera que se genera. Aunque ambos departamentos nos llevan a un ritmo a veces pesado, saben crear el espacio necesario para entender los dilemas que habitan en la mente de la protagonista. Una protagonista que con los silencios y las miradas sabe transmitir lo que las palabras normalmente no logran conseguir. Cuando un equipo de creativos se ve delante del reto de dar la información evitando los pesados e intrascendentes diálogos y aprovechando las imágenes y el estilo, siempre aparecen múltiples obstáculos. Es una obviedad que siempre es más sencillo hacer hablar a los personajes y que sean ellos, y no el creador, el que avisa al espectador de los pasos internos que se van produciendo. Pero la valentía aparece cuando un equipo de técnicos se propone crear un mundo tan frágil e íntimo a base del verdadero lenguaje cinematográfico.

No es una casualidad que LOS INSÓLITOS PECES GATO haya maravillado a los jurados de medio mundo (San Francisco, Gijón, Toronto, Locarno). Aprovechen esta fabulosa oportunidad de descubrir el futuro del cine mexicano.

 

 

 

LO MEJOR:

  • La solvencia con la que se estrena CLAUDIA SAINTE-LUCE.
  • La intimidad que nos regalan los personajes y los intérpretes.

LO PEOR:

  • Un tempo cuya cadencia suele llevar a la pesadez.
  • Una cierta previsibilidad que consigue que algunos fragmentos queden mal hilados entre ellos.

 

 

 

Adrià Naranjo

No hay comentarios

Dejar una respuesta