Compartir

 

Grandma-962840242-large

 

Existen directores cuyas películas giran alrededor de una temática concreta con una ambientación muy similar, lo que se llama el sello personal, como si de una firma sobre la esquina inferior izquierda en un lienzo se tratase. Por otro lado, se encuentran cintas variopintas que, a medida que se hace memoria sobre los trabajos anteriores del susodicho cineasta, sorprenden al espectador debido a la poca similitud entre unos y otros. En este segundo pack aparece PAUL WEITZ, director que comenzó su andadura cinematográfica con la clásica comedia adolescente AMERICAN PIE y, posteriormente, fue capaz de llevar a la gran pantalla la novela ABOUT A BOY del escritor británico NICK HORNBY, conocida por todos como UN NIÑO GRANDE, encumbrando en su mejor papel, hasta la fecha, a HUGH GRANT. Las sorpresas y enriquecimientos que proporciona PAUL WEITZ vienen dados a través de elegir al intérprete idóneo para, así, conseguir un protagonista perfecto gracias a sus imperfecciones. Para ello, cuenta con la veterana actriz LILY TOMLIN, quien asume todo el peso que el personaje exige en GRANDMA. Pocos han sido los trabajos reseñables que en la última década ha tenido (contando además que es su primer papel protagonista desde hace 27 años), por lo que este nuevo trabajo le permite engrandecerse gracias a un registro nada convencional como abuela norteamericana.

Elle es una mujer independiente y atípica, dada su edad, que comienza el relato de esta historia con un final: la ruptura con su pareja, décadas más joven que ella, Olivia (JUDY GREER, TOMORROWLAND), que fue su alumna. Viviendo una vida monótona y sosegada este suceso llegará acompañado de la mano de su nieta Sage (JULIA GARNER), la cual le pedirá una considerable suma de dinero para llevar a cabo un aborto. Es el comienzo de un día que empieza mal, va a peor y al cual hay que poner solución inmediatamente antes del atardecer. El problema que se le presenta a través de su nieta no hará olvidar la fría ruptura sentimental matutina; sin embargo, le servirá para evadirse y entregarse en cuerpo y alma a la causa. Debido a su estilo de vida, en la cual las tarjetas de crédito y las facturas no tienen cabida, ambas mujeres recorrerán la ciudad en busca de la cantidad de dinero necesaria. De este modo, Elle conducirá hasta encontrarse con aquellas personas que un día fueron importantes en su vida, enfrentándose a los fantasmas del pasado, todo ello con el intento de que no se entere su hija, y madre de Sage, Judy, interpretada por una afable y divertida MARCIA GAY HARDEN.

 

Grandma-879784749-large

 

Se trata una historia de generaciones de mujeres y de cómo las acciones que se llevaron a cabo en un pasado, por mucho que pasen los años, siguen pesando en el presente y hacen mella en la personalidad de cada individuo. Gracias a una breve intervención del actor SAM ELLIOTT se observa la vulnerabilidad del ser humano y el dolor que un amor no correspondido, e infectado de mentiras, puede llegar a proporcionar. Un hecho que cala en la cinta debido al portento del que es la imagen clásica del cowboy estadounidense, dada su constitución física y su voz grave, que le convierte en un niño indefenso a ojos de la protagonista.

WEITZ, quien además es el responsable del guion, lleva a cabo una narrativa poco convencional con unos tintes hilarantes que despertará en el espectador múltiples sensaciones y conjeturas. La duración de setenta y nueve minutos de metraje será crucial para que GRANDMA cuente lo necesario, sin andarse con rodeos (el rodaje fue tan solo de diecinueve días contados), y su estructura, dividida en capítulos, crea la sensación de estar escribiendo la historia en un diario, otorgando un peso específico en cada episodio a un personaje en concreto, sin quitar el protagonismo absoluto a TOMLIN y a la relación con GARNER. La unión de los dos personajes, abuela y nieta, crea una brecha generacional que va desde Simone de Beauvoir hasta X-Men, pero que se forjará cada vez más gracias a la autoaceptación y a la influencia de la otra.

 

In this image released by Sony Pictures Classics, Lily Tomlin appears in a scene from "Grandma." (Glen Wilson/Sony Pictures Classics via AP)

 

GRANDMA podría estar catalogada como una road movie cómica con puntos dramáticos concretos, llevados a cabo en un período corto de tiempo sin llegar ni siquiera a rozar el melodrama. Divertida, amena y reivindicativa, cosechará éxitos y buenas críticas como ya lo hizo en su estreno en pantalla en la pasada edición del Festival de Cine de Sundance.

 

 

LO MEJOR:

  • La interpretación de LILY TOMLIN es perfecta, propia de ser considerada para llevarse más de un galardón importante y merecido.
  • Su duración es necesaria, cuenta lo esencial y permite seguir el hilo argumental de forma amena. Se agradece.
  • La temática de GRANDMA entremezcla diversos asuntos nada convencionales en el cine estadounidense, por lo que proporciona una sensación de frescura e innovación en este tipo de géneros.

LO PEOR:

  • La producción, propia de una película de cine independiente, y los problemas que ha tenido con respecto a su estreno, debido al vaivén de fechas, podría suponer que pasase desapercibida, tanto por los expertos como por los espectadores.

 

 

Josué Castellano

No hay comentarios