Compartir

Igual que no es imprescindible ser afroamericano para desarrollar series sobre la comunidad negra (véase DAVID SIMON), tampoco lo es ser mujer para crear buenos personajes femeninos. No hay más que ver cuántas actrices han encarnado gracias a WOODY ALLEN al personaje de su vida. O cómo PEDRO ALMODÓVAR ha logrado captar la esencia de mujeres de todas las edades y estratos sociales en su filmografía. Aún así, siempre es necesaria una mirada afroamericana de la esclavitud y la segregación racial al igual que una perspectiva femenina para tratar cuestiones de género.

Según la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), sólo un 8% de las películas rodadas en España tuvieron como directora a una mujer y la participación femenina en tareas de guión y producción no llega al 20%. En televisión la situación es incluso peor, y la mayoría de nuestras series están firmadas exclusivamente por hombres. La industria de Estados Unidos, que nos lleva décadas de ventaja, ha entendido en los últimos años que no se puede ignorar a más del 50% de la población y que la creación de historias no puede estar exclusivamente en manos de los hombres.

Si bien la batalla del cine aún está por ganarse, algunas de las series de televisión más relevantes de la última década vienen firmadas por mujeres. Y la crítica y el público les han acompañado. SHONDA RHIMES es la actual reina Midas de la televisión en abierto. Rhimes, que además es afroamericana, tiene el privilegio de contar con tres series en emisión en el prime time de los jueves, la noche de mayor consumo televisivo en Estados Unidos: ANATOMÍA DE GREY, SCANDAL Y HOW TO GET AWAY WITH MURDER. Las tres tienen en común la cadena en la que se emiten, ABC, y el género de sus protagonistas. De las tres mujeres dos son, además, afroamericanas, algo impensable hace no demasiado tiempo.

shonda-rhimes-el-palomitrón

-Aquí, en el fútbol, todo gira en torno a los entrenadores, los chicos y los papás. Yo me encargo de las meriendas hoy -le dice una madre a Libby la primera vez que ésta acompaña a su hijo a un partido de fútbol en MASTERS OF SEX.

-¿Y hay alguna lista donde apuntarse para las meriendas? -pregunta Libby.

-Sí, y si no estás en la lista de los turnos de meriendas, eres una mala madre. Tienes que venir a los partidos porque es lo que se espera, no porque a nadie le importe que estés aquí. Pero si te quedas en casa, te das un baño y te dedicas cinco segundos sagrados a ti misma pues nada, vuelves a ser una mala madre.

Libby (Caitlin Fitzgerald), la perfecta e infeliz ama de casa en Masters of Sex
Libby (Caitlin Fitzgerald), la perfecta e infeliz ama de casa en Masters of Sex

Esta serie es obra de MICHELLE ASHFORD y cuenta, además, con varias mujeres como productoras ejecutivas. Gracias a la perspectiva feminista, ésta y otras ficciones nos plantean la imposibilidad de las mujeres de representar el estereotipo de trabajadora incansable y luchadora, madre coraje y ejemplar y esposa atenta y dedicada. Alicia Florrick (JULIANA MARGULIES) es el paradigma de esto en THE GOOD WIFE, creada por ROBERT Y MICHELLE KING.

Alicia, que ha pasado todo su matrimonio como ama de casa, tiene que afrontar tras un escandaloso divorcio (su marido es Fiscal del Estado)  la humillación de una infidelidad pública, su reincorporación al mundo de la abogacía y la crianza de dos hijos adolescentes. Las abogadas más exitosas de Chicago con las que Alicia se relaciona han renunciado a la maternidad, como su jefa Diane Lockhart (CHRISTINE BARANSKI).

Diane Lockhart (Christine Baranski) y Alicia Florrick (Juliana Margulies), dos mujeres empoderadas que luchan contra el sistema patriarcal
Diane Lockhart (Christine Baranski) y Alicia Florrick (Juliana Margulies), dos mujeres empoderadas pero sometidas al sistema patriarcal

THE GOOD WIFE ha conquistado a la crítica americana, cosechando numerosas nominaciones para sus intérpretes en los Emmy y los Globos de Oro. Curiosamente, la mejor actriz dramática en la última edición de estos premios fue RUTH WILSON por su papel en THE AFFAIR, que también se llevó el galardón a Mejor Drama. Creada por SARAH TREEM Y HAGAI LEVI, la ficción cuenta el romance entre un hombre y una mujer que son infieles a sus respectivas parejas desde dos puntos de vista, el de sus dos protagonistas. Con esta interesante forma de narrar la serie, jugando mucho con la memoria y la interpretación de la realidad de los personajes, Treem y Levi consiguieron trazar una historia de misterios y emociones de la que esperamos con ansias la segunda temporada.

the-affair-el-palomitrón

Algunas de las mejores comedias actuales también tienen a una mujer como autora. JENJI KOHAN, que venía de sorprendernos con WEEDS, esa serie sobre una madre de familia que vendía marihuana, es la creadora de ORANGE IS THE NEW BLACK. La dramedia, un tanto irregular en su tercera temporada, está protagonizada por un enorme elenco femenino y se muestra abiertamente tolerante, feminista y pro-derechos LGTB. Pero si hay un nombre de mujer asociado a la comedia en los últimos años es el de LENA DUNHAM. GIRLS, de la que es creadora, guionista, productora, directora y protagonista, le ha supuesto comparaciones con el mismísimo WOODY ALLEN, quizá un tanto exageradas, aunque con lo joven que es aún es difícil ver todo su potencial. La serie de HBO, centrada en las aspiraciones de cuatro jóvenes post-universitarias, prepara ya su quinta temporada aunque estamos deseando conocer qué será lo próximo de esta neoyorkina a la que aún le queda rato para cumplir los treinta.

las cuatro protagonistas de Girls, la comedia de HBO
Las cuatro protagonistas de Girls

Muchas veces la ficción va por delante de los avances sociales. Los creadores LGTB han conseguido mucha visibilidad y normalización para el colectivo: desde ALAN BALL y su David Fisher (MICHAEL C. HALL, DEXTER) en A DOS METROS BAJO TIERRA hasta RYAN MURPHY y el 80% de sus repartos. El año pasado TRANSPARENT, creada por JILL SOLOWAY y protagonizada por una mujer transexual (interpretada por el magnífico JEFFREY TAMBOR) consiguió hacer más perceptible la cuestión trans. De ahí al caso de Caitlyn Jenner y a la contratación de la primera funcionara transexual en la Casa Blanca sólo han pasado unos meses. Del mismo modo, la presencia de mujeres creadoras y la aparición de personajes femeninos empoderados (la propia Alicia Florrick, Claire Underwood en HOUSE OF CARDS e incluso Carrie Mathison, a su manera, en HOMELAND) pueden contribuir a que acabemos definitivamente con los techos de cristal y que un mayor número de mujeres accedan a puestos de responsabilidad, incluyendo la industria audiovisual.

SARAH GERTRUDE SHAPIRO (UNREAL), LANA WACHOWSKI (SENSE 8) o las españolas VIRGINIA YAGÜE (LA SEÑORA) y GEMA R. NEIRA (GRAN RESERVA) son miembros de una lista que, por suerte, cada vez es más extensa y reconocida.

 

Fon López

2 Comentarios

  1. […] Ay, los 90. Esa década en la que la modernidad llegó a España, o eso nos quisieron hacer creer, con la celebración de grandes eventos, construcción de infraestructuras, Felipe González aún pareciendo de izquierdas y ANA OBREGÓN duchándose cada viernes en Qué apostamos. Por aquel entonces ser actor de televisión tenía tanto prestigio como anunciar Actimel y muy pocos valientes protagonizaban series en la pequeña pantalla mientras triunfaban en el cine. A nosotros nos daba igual porque todavía no sabíamos quiénes eran DAVID SIMON o LENA DUNHAM. […]