Compartir

 

385949

 

Inevitablemente, y a pesar de lo que ha supuesto un periodo de unos cuantos días, el FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN poco a poco ha ido llegando a su fin. Evidentemente. No todo lo bueno dura para siempre ni todo el cine puede concentrarse en tan sólo diez días. Y así, lo que la semana pasada parecía un hecho lejano, algo a lo que no lograríamos ver el final, aquello que comenzó como un evento al que aquel enganchado al séptimo arte debería asistir sin ningún tipo de condición, finalmente se ha convertido en una experiencia que, sin lugar a dudas, debería ser recomendada a cualquiera. Quizá el volumen de películas parezca incluso excesivo. Nada más lejos. Lo que San Sebastián al final ofrece no es únicamente una forma diferente de vivir el cine, sino un modo distinto de empaparse de una lluvia que constantemente cae para recordarnos que no solo estamos aquí para sentarnos en una butaca.

 

11230784_903480159745707_8007571978507829786_n

 

La resaca de la proyección de FREEHELD el día anterior fue suficiente para levantar una (esperada) expectación en torno a la rueda de prensa celebrada en esta séptima jornada. Con una asistencia mínima del equipo, ELLEN PAGE fue el blanco de casi todas las preguntas que la prensa tenía preparadas y que centraron la atención en una actriz que parece haber encontrado en el papel que interpreta junto a JULIANNE MOORE una razón más para tenerla en cuenta en el futuro. A pesar del tratamiento de una historia real y cruda que busca, en cierta medida, la reacción del público a través de imágenes y de recursos que, quizá, resulten un tanto sentimentales, lo cierto es que las interpretaciones no pueden ser más sobresalientes, lo que supone un gran punto a favor para una película que peca de apariencia de telefilm.

Tras la intensidad de la rueda de prensa, el visionado de EL CLAN resultó, incluso, necesario. Dicho largometraje ha ido cosechando poco a poco unas críticas que no hacen más que aumentar la expectación en torno a una familia en la que el modo de vida que sus miembros llevan resultan altamente cuestionable. Muchos no esperaban encontrarse con un largometraje en el que el tema principal resultante tan serio y en el que el tratamiento del mismo fuese de un modo cómico, lo que parece restar importancia a la gravedad de los asuntos que se proyectan en pantalla. Sin embargo, es esta misma visión la que hace especial a la película de PABLO TRAPERO, que no olvida en ningún momento que lo que su historia cuenta no dejará indiferente a quien la disfrute.

 

1430933020555_0960x0285_1431002061300

 

La séptima jornada, pues, ha acercado al público al cierre de un acontecimiento que, a falta de conocer qué y quiénes serán los premiados, ha ido dando pistas sin quererlo de la resolución final. Si aquí prácticamente todo parece estar ya decidido, no somos conscientes de que, quizá, todavía nos aguarde alguna sorpresa inesperada. Así ocurrió con SON OF SAUL, dirigida por LÁSZLÓ NEMES, largometraje ganador del Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes, que sorprendió de forma muy grata a una sala totalmente abarrotada de espectadores. La sensibilidad del tema central de la propuesta realmente maravilló a los asistentes, muchos de los cuales no dudaron en calificarla como una de las grandes favoritas de las visionadas en el festival. La dureza del tratamiento de la historia invita a una reflexión posterior que algunos se empeñaron en obviar y que, al final y de forma inevitable, termina sucediendo en esas conversaciones posteriores a la proyección de la cinta.

Y así, a pesar de que el final de un evento esperado por muchos esté llegando a su fin, y a pesar de lo que parece, todavía quedan unos cuantos largometrajes que, si bien no podemos asegurar que darán que hablar en un futuro próximo, si mantenemos esa esperanza de que más de uno merezca realmente la pena. Y de eso, querido lector, estamos más que seguros.

 

 

Sheyla López

No hay comentarios