Compartir

 

 

zero81

 

En la jerga militar ZERO DARK THIRTY informa de la hora, (“dark” se utiliza para informar que son las doce y media, pero de la noche), hora en la que se supone se sació el apetito de venganza, después de una década, de más de uno en  Estados Unidos.

BIGELOW arranca con un fondo negro  y un audio que recrea llamadas a servicios de emergencias el S-11, efecto tremendamente eficaz para que el espectador defienda lo que va a ver a continuación como algo perfectamente justificable. Con esto la directora consigue, no defender los métodos, y no voy a entrar yo aquí en el debate obigatorio, sino poner bastante complicado al espectador cuestionarse los derechos individuales de cada uno de los personajes que es sometido a interrogatorio.

 

zero82

 

Lo que BIGELOW consigue es ofrecer una narración bastante objetiva, flirteando con el estilo documental muchas veces, donde será el espectador el que llegue a sus conclusiones, si es que éste se acuerda de, o debe, meditar sobre el tema. Esto ocurre porque está tan bien filmada que 2 horas de interrogatorios e investigaciones pasan a gran velocidad, desembocando en una operación, inmaculadamente dirigida, que nos mete en la piel de los comandos especiales norteamericanos, en este caso los SEALS. Bufff, que lograda esta última parte de la película…veraz es poco…un diez para la documentación que han tenido que consultar y plasmar.

Sólo PAUL GREENGRASS podría rodar a este nivel una historia de espías con el terrorismo árabe como telón de fondo, y con esta temática BIGELOW se confirma (como ya lo hizo en su día FINCHER con su RED SOCIAL) como uno de los mejores directores de la actualidad. No es nada fácil condensar diez años de trabajo en tan poco tiempo, y mucho menos establecer una línea argumental que de forma al relato en éste caso.

 

zero83

 

Los actores son un acierto de casting, desde JESSICA CHANSTAIN, que este mes la vemos en cartelera por partida doble gracias a CORIOLANUS, hasta JAMES GANDOLFINI. Todos realmente bien. JESSICA CHANSTAIN no haría del todo mal si ensayase algún discurso para la gala de los Oscar, por si acaso…

El único pero de todo esto es algo que ya resulta cotidiano, su duración. Sus casi 160 minutos pueden acabar cansando a mucha gente, sobre todo a los espectadores que no comulguen con éste tipo de géneros. Los que habéis disfrutado con 24 o HOMELAND vais a salir del cine con un subidón bastante serio.

Cine con mayúsculas.

 

 

LO MEJOR:

  • EL RITMO de la película, sustentando por unas actuaciones ejemplares.
  • La ÚLTIMA MEDIA HORA, el BLACK OPS más realista que se ha rodado nunca.
  • La CONSEGUIDA OBJETIVIDAD con la que se aborda el tema.

LO PEOR:

  • SU DURACIÓN, para algunos.
  • NADA MÁS.
Compartir
Artículo anteriorAGENDA ENERO 2013
Artículo siguienteEL OTRO CINE: AMOR
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

1 Comentario

  1. Al fin ayer la pude ver.
    Aunque yo siempre he sido defensor de que las películas que duran mas de 120 minutos son porque algo les sobra, he de decir que los tiempos de ésta son muy correctos. Muy de acuerdo con la última media hora.
    No recordaba ninguna otra película con esta actriz (Jessica Chastain), pero he de decir que es una firme candidata al oscar

    Un saludo!!

Dejar una respuesta